La eficiencia del Hyundai IONIQ Hybrid a prueba

La eficiencia del Hyundai IONIQ Hybrid a prueba en carretera y ciudad

INTRODUCCION

Nos ponemos al volante del nuevo Hyundai IONIQ, el primer vehículo del mundo que ofrece tres sistemas de propulsión eléctrica.. La gama se compone del IONIQ Híbrido, el IONIQ Eléctrico y el IONIQ Enchufable (llegara en breve al mercado español), poniendo al alcance de todos los usuarios una movilidad con niveles de emisiones reducidos o cero.

El innovador enfoque de Hyundai Motor con el nuevo modelo Ioniq, ofrece un diseño y una experiencia al volante extraordinarios, las últimas funciones de conectividad y seguridad, y un paquete de garantías mejorado, líder en el sector.

El nuevo IONIQ de Hyundai es un hito importante en la estrategia de sostenibilidad de Hyundai Motor, ya que refleja el nuevo enfoque de la marca con tecnologías nuevas e innovadoras, y amplía la gama de productos de la empresa de vehículos con niveles de emisiones reducidos o cero, que ya cuenta con el primer vehículo eléctrico con pila de combustible fabricado en serie del mundo: el ix35 Fuel Cell.

Después de esta pequeña intro, pasaremos a contar nuestras impresiones a bordo del primer híbrido de Hyundai, que cuenta con una mecánica que combina un motor de gasolina y otro eléctrico, una combinación conocida de sobra en cuanto a motores híbridos.

Los precios del nuevo Hyundai Ioniq parten de los 24.000€ del motor gasolina 1.6 litros GDI de 141 CV de potencia DCT y acabado KLASS, llegando a los 30.000€ de la misma motorización  con el acabado tope de gama denominado Style.

Estos precios no llevan los descuentos que pueden llegar a superar los 4.000 €, con lo que estamos hablando de que por apenas 19.800€ nos podemos llevar a casa el nuevo Hyundai Ioniq Hibrido.

 Por avanzaros un poquito más acerca de los diferentes modelos del Ioniq, deciros que el eléctrico está disponible desde los 23.150€ con unos descuentos de hasta 11.450€; y que el modelo Ioniq Plug In está en camino y su precio de partida rondará los 26.000€.

 Nuestra unidad de pruebas viene con el acabado Style, la más completa, que arranca en 30.000 euros y con los descuentos se queda en 26.450€. Y otro puntazo para el nuevo Hyundai Ioniq es que el sistema cuenta con 8 años de garantía o 200.000 km mientras que el resto del vehículo cuenta con 5 años de garantía sin límite de kilómetros.

 21-07-2017\\ Agustín Conde

 

 DISEÑO

La estética del nuevo Hyundai Ioniq no pasa desapercibida, llama mucho la atención por lo novedoso de su diseño destacando sobre todo el frontal; Y es que me parece todo un acierto su diseño con una enorme parrilla y en el centro el logo de Hyundai en un formato diferente, ¿porqué? Porque no es el típico logo hecho en metal, relieve, como va en la trasera, sino que va en una pieza de plástico pegado, en un recuadro que hace que cambie el color de la parrilla, y que por lo visto es así porque esconde tras de sí el sensor de proximidad del coche.

Visto de lateral se trata de un coche muy aerodinámico (Cx de 0,24) de formas redondeadas, y pegado al suelo, y donde llaman la atención las llantas de 17”.  Nos vamos para atrás y nos encontramos a primera vista con un alerón que parte la luneta trasera en 2 y unos faros enormes con luces LED integrados. La mezcla del azul de la carrocería (unidad de pruebas) y de los plásticos en negro le da carácter a la trasera, aunque nosotros hubiéramos prescindido del alerón.

Nos metemos en el interior del Ioniq y nos da una sensación de calidad que sorprende. Nada tiene  que ver con los primeros Hyundais que llegaron al mercado español. Los actuales sorprenden por la calidad de sus materiales y por los ajustes de estos. Además transmite una sensación de holgura, de espacio a bordo muy notable y de agradecer. Los materiales son muy agradables al tacto, apenas hay plásticos duros, y los pocos que hay están disimulados. Una calidad que ya notamos en la prueba del Hyundai Tucson.

La regulación eléctrica de los asientos permite encontrar la postura perfecta para la conducción; los acabados del salpicadero y de las puertas tienen un poco de mullido que mejora el tacto, los botones, pulsadores y tiradores de las puertas tienen un acabado más que correcto, y es desde aquí desde donde regulamos nuestros asientos.

La distribución de los botones situados en la consola central es buena y de acceso rápido a las diferentes funciones del sistema multimedia; la pantalla táctil de 7” está a la altura perfecta, evita distracciones y es de fácil manejo.

La ubicación del cambio está a la altura perfecta, así como algunos botones confort. Las tomas USB y de 12V, están algo más complicadas de acceder, y la bandeja que hay por delante de la palanca de cambios, permite la recarga del móvil de manera inalámbrica. Una peculiaridad que nos encontramos antes de ponernos en marcha, es que el freno de mano es de pedal (hacía tiempo que no veía esto).

Las plazas traseras son espaciosas incluso para gente alta, cómodas, y aunque la plaza central como ocurre en el 90% de los coches es algo pequeña, no es muy incómoda, pero no es aconsejable para adultos en largos trayectos. El maletero parte de una capacidad de 422 litros hasta los 1.500 si abatimos los asientos. Otra peculiaridad, es un tirador, que se encarga de abrir el depósito de gasolina (por si acaso) se bloquea el sistema. Algo que en principio parece una tontería pero que te puede salvar de un apuro.

PRESTACIONES

Cuando hablamos de automóviles híbridos nos viene a la cabeza los taxis y su gran utilidad en ciudad, pero con un rendimiento en carretera que tiene que mejorar mucho, dado su aumento de consumo, respecto al trayecto urbano. Con el nuevo Hyundai Ioniq, esto cambia, durante una semana de pruebas el consumo medio ha sido de 5,4 l/100 km y principalmente hemos hecho carretera y sin conducir de una manera exageradamente eficiente, con lo que será situarte en los 5 l/100 km.

Tiene un pequeño hándicap, y es que es difícil arrancar en modo eléctrico, ya que necesitas tener más de ¾ de carga para ello, aunque rápidamente se pone en eléctrico. Hemos echado de menos un botón EV, para así poder ponerlo en modo 0 emisiones. Así como levas en el volante, pero bueno no se puede tener todo.

El Ioniq Hibrido combina un motor de gasolina de 1.6 litros GDI de 105 CV de potencia con un motor eléctrico que ofrece el equivalente a 44 CV y que se alimenta de una batería de iones de litio. Cuando ambos trabajan a la par, la potencia máxima que se consigue es de 141 CV.

Las baterías del Ioniq están situadas en la parte baja del chasis, justo debajo de los asientos traseros. De esta forma los de Hyundai han logrado mejorar el reparto de pesos, bajar en el centro de gravedad y no restar la capacidad del maletero. Otra de las ventajas de situar las baterías en esta posición es que han podido montar una suspensión multibrazo en el eje trasero, que mejora el confort de marcha y resulta más estable cuando se quiere practicar una conducción un poco más dinámica.

Como os hemos comentado la prueba principalmente a sido en carretera, y nos hemos encontrado con un vehículo sobresaliente en su manejo, que va muy fino, silencioso, cómodo y que encima tiene unos consumos muy bajos, a diferencia de la mayoría de los vehículos híbridos del mercado.

Hemos probado en algunos momentos a hacer la conducción eficiente a tope, y en alguna ocasión hemos logrado superar los 100 km/h en eléctrico y además en bajadas, el motor de impulso era el eléctrico y el térmico iba recargando la batería, algo que no pasa en otros híbridos de esta categoría o de categoría superior.

La dirección es precisa, directa, y la estabilidad es participe de tener un buen paso por curva. Además y como punto a destacar está la transmisión automática de doble embrague, mucho más agradable en la conducción, más rápida y sin comparamos con los híbridos que montan CVT (caja de cambios de variador continuo) les deje en evidencia.

Podemos elegir entre dos modos de funcionamiento: SPORT o ECO. La función SPORT mantiene las marchas bajas más tiempo y combina potencia del motor de gasolina y eléctrico para conseguir las mejores prestaciones posibles. Consigue una aceleración bastante enérgica para adelantar y realizar incorporaciones con mucha seguridad.

En el modo ECO, el sistema DCT optimiza la selección de marchas para obtener el mínimo consumo de combustible posible, pasando rápido a marchas más altas; por momentos pudimos bajar el consumo de los 5 l/100 km

Su comportamiento en ciudad es como cabría esperar de cualquier híbrido convencional. Aunque aquí sí que hemos notado algo más sus carencias. A parte de lo del arranque, la visibilidad trasera es algo escasa, ya que la ubicación del alerón nos parte por la mitad la visibilidad de la luna trasera. Y el tema del pedal del freno, si nos toca movernos mucho por la ciudad, terminan resultando pesado.

A parte de todo esto, rodando y rodando, estuvimos probando el Control de Crucero Inteligente mediante el cual mantuvimos una velocidad constante y una distancia respecto al coche que nos precedía. La velocidad se ajusta a la del vehículo anterior si es menor, y mantiene una distancia de seguridad y si es mayor, circula a la velocidad que le indicamos. Y todo ello sin pisar ni acelerador ni freno. Bienvenidos a la última generación de conducción casi autónoma.

SEGURIDAD Y EQUIPAMIENTO

 Por último vamos a comentaros el tema equipamiento y por supuesto, el tema seguridad. El Hyundai Ioniq Hibrido se ofrece con tres niveles de acabado: Klass, Tecno y Style. Los equipamientos son cerrados, lo que implica que no se les puede añadir ningún accesorio excepto la pintura, y en el caso del acabado Klass el navegador.

Entre los elementos que trae de serie nuestro Ioniq se incluyen asientos eléctricos, calefactables y ventilados, volante calefactable, faros de xenón, llantas de 17”, sistema multimedia con navegación y pantalla de 7”  y sensores de aparcamiento delantero y trasero con cámara de marcha atrás.

En seguridad incluye elementos como airbags para conductor, acompañante, de cortina y laterales delanteros, ayuda al arranque en pendiente, alerta de aproximación de tráfico trasero, control de crucero con limitador de velocidad, Sistema de Asistente de Mantenimiento en el Carril (LKAS), sensor de lluvia, sistema de alerta de cambio de carril involuntario (LDWS), sistema de aviso de colisión frontal, detector de ángulos muertos en el retrovisor y  frenada autónoma de emergencia AEB entre otros.

En confort, el acabado Style eleva los niveles del Hyundai Ioniq a cotas muy altas, con elementos como la calefacción y refrigeración para los asientos, volante calefactable, Bluetooth, cargador inalámbrico para el móvil, climatizador bizona, conexiones USB y AUX, 6 altavoces, retrovisor interior con oscurecimiento, kit antipinchazos, llave inteligente con botón de arranque, mandos en el volante, parrilla cromada, pedales deportivos de aluminio, techo solar practicable, toma de corriente auxiliar y cuero para el volante y el pomo, entre muchos otros.

A FAVOR

-Comportamiento dinámico, sobre todo el justado consumo que saca en carretera.
-Nivel de acabado y materiales empleados.
-Cambio de doble embrague

EN CONTRA

-Visibilidad trasera
-Plaza central trasera

25-07-2017\\ Agustín Conde

Escrito por

Una obsesión, los coches; y desde hace unos cuantos años, una realidad que tuvo su comienzo hace más de 10 años de la mano de un grande, Emilio de Villota, en Car&Driver. Y espero que esto dure mucho más. Intentaremos manteneros informados al minuto, con las opiniones y comentarios más objetivos.

Sin comentarios.

Deja una respuesta

Mensaje