Audi Q5 55 TFSIe quattro lo último en electrificación de Audi

Audi Q5 55 TFSIe quattro lo último en electrificación de Audi

Protagonista: Bloque motor

El nuevo concepto de propulsión utiliza un motor 2.0 TFSI de cuatro cilindros de gasolina turboalimentado, que rinde 252 CV y 370 Nm de par, combinado con un motor eléctrico síncrono de excitación permanente (PSM) con una potencia de 105 kW y un par de 350 Nm.

El motor eléctrico y el embrague de acoplamiento se integran en la caja de cambios S tronic de siete velocidades, que utiliza la tecnología ultra para transmitir el par a la tracción quattro.

El SUV híbrido tiene una potencia conjunta de 367 CV y un par máximo de 500 Nm desde prácticamente el ralentí, a 1.250 rpm. Para acelerar de 0 a 100 km/h apenas necesita 5,3 segundos; la velocidad máxima es de 239 km/h.

Según el ciclo de homologación estándar para vehículos híbridos enchufables, el consumo de combustible varía entre 2,6–2,4 l/100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO2 de 57–54 g/km.

La autonomía en modo eléctrico, según el ciclo WLTP, supera los 40 km y puede alcanzar los 135 km/h.

Batería de iones

Está ubicada bajo el piso del maletero y compuesta de 104 celdas prismáticas que almacenan 14,1 kWh de energía, con una tensión de 381 voltios.

Para una gestión óptima de la temperatura, su circuito de refrigeración está conectado tanto al sistema de refrigeración del climatizador del vehículo, como al circuito de refrigeración de baja temperatura utilizado para refrigerar el motor eléctrico y el módulo electrónico de potencia.

El control de la climatización cuenta con una bomba de calor altamente eficiente, que utiliza el calor residual de los componentes de alto voltaje. Con 1 kW de energía eléctrica, es capaz de generar hasta 3 kW de energía de calentamiento térmico.

Tracción quattro

Con el Q5 55 TFSIe quattro, por primera vez Audi utiliza la tracción total de eficiencia optimizada con tecnología ultra en combinación con un motor eléctrico.

El sistema de control inteligente de la tracción a las cuatro ruedas funciona de forma predictiva, mediante sensores y el análisis de los datos recopilados sobre la dinámica de la conducción y el comportamiento del conductor.

La tracción a las cuatro ruedas se desactiva siempre que no sea necesaria, pero permanece disponible en todo momento. Su activación de forma rápida y automática sigue una estrategia en tres etapas: proactiva, predictiva y reactiva.

Con el Audi drive select, el conductor puede ajustar no solo el carácter del motor, sino también las características del sistema de tracción, para adaptarlo a sus preferencias individuales.

Modos de conducción

El Audi Q5 55 TFSIe quattro gestiona de forma inteligente los diferentes modos de conducción. El asistente predictivo de eficiencia ajusta el funcionamiento del sistema de recuperación a cada situación.

Para ello, utiliza los datos predictivos de ruta del sistema de navegación, y monitoriza la distancia al vehículo que circula delante utilizando la cámara de vídeo y el radar.

Dependiendo de la situación, el sistema elige de manera predictiva entre el modo de marcha por inercia con el motor desconectado y el modo de recuperación de energía, es decir, la recuperación de energía cinética y su conversión en energía eléctrica.

Cuando el control de crucero adaptativo está activo, el PEA asiste al conductor frenando y acelerando de forma automática, con el objetivo de mejorar la eficiencia y el confort.

Sin embargo, si el conductor conduce con el ACC desactivado, una señal háptica en el pedal activo del acelerador y una señal visual en la instrumentación y en el head-up display indican el momento adecuado para retirar el pie del acelerador y utilizar así la mayor cantidad posible de energía cinética.

Al mismo tiempo, distintos símbolos en la instrumentación indican el motivo de la reducción de la velocidad. Existen indicadores para límites de velocidad, señales de ciudad, curvas y pendientes, rotondas, intersecciones, salidas de autopista y tráfico circulando por delante.

El conductor es libre de elegir si interviene, y la forma de hacerlo, en la interacción entre los dos motores. Existen tres modos de conducción para elegir:

Modo híbrido

Se activa automáticamente junto con la guía de ruta en el sistema de navegación. También se puede activar manualmente utilizando el botón Mode.

En este modo, la carga de la batería se distribuye de forma óptima a lo largo de la ruta para reducir el consumo de combustible, principalmente primando la conducción eléctrica en áreas urbanas y en situaciones de tráfico con paradas continuas.

El sistema elige entre el modo de marcha libre por inercia con el motor desconectado o el modo de recuperación de energía, que puede recuperar hasta 25 kW.

El motor eléctrico es el responsable de la deceleración del vehículo hasta 0,1 g, es decir, en la mayoría de las situaciones de frenada en conducción diaria. Con desaceleraciones de hasta 0,2 g, el sistema genera un máximo de 80 kW de energía eléctrica a través del sistema de frenada regenerativa.

Si la guía de ruta está activa en el sistema de navegación MMI, la estrategia de funcionamiento predictivo intenta aprovechar la energía de la batería para llegar al último tramo urbano de ruta en modo totalmente eléctrico.

Modo EV

El vehículo se impulsa utilizando únicamente la electricidad almacenada en la batería, siempre que no se pise el acelerador más allá de un punto de presión claramente perceptible. El modo EV es el ajuste que se activa por defecto cada vez que se arranca el vehículo.

Modo Battery Hold

Se mantiene la batería en su nivel actual para utilizar la energía almacenada posteriormente.

Equipamiento

El Audi Q5 55 TFSIe quattro incluye una amplia dotación de serie, entre la que se incluyen los faros Audi Matrix LED, los asientos deportivos, el climatizador de tres zonas, la llave de confort, el FIS con pantalla a color, pantallas específicas PHEV y llantas de 19″ con cinco radios y diseño Dynamic.

Los asientos traseros se pueden desplazar longitudinalmente y cuentan con ajuste del ángulo de inclinación del respaldo.

Detalles deportivos del paquete exterior S line realzan su apariencia dinámica: paragolpes delantero y trasero S, difusor con doble cierre en la zona posterior y un diseño exclusivo para la rejilla de la parrilla Singleframe, con varios elementos en cromado oscuro.

Carga de la batería

El Audi Q5 55 TFSIe quattro incluye de serie el sistema de carga Compact, más un cable Modo 3 con enchufe Tipo 2 para su utilización en estaciones de carga públicas.

Audi también ofrece de forma opcional un soporte de pared con cerradura para el sistema de carga. En una toma de corriente industrial CEE con 400 voltios y 16 amperios, la carga de la batería lleva tan solo 2,5 horas.

El cargador integrado en el vehículo recarga la batería de iones de litio con una potencia máxima de 7,4 kW. Pero incluso en una toma de corriente doméstica a 220 voltios, la batería completamente descargada puede recargarse durante la noche en aproximadamente unas seis horas.

El servicio de carga Audi e-tron Charging Service proporciona acceso a unos 100.000 puntos de carga en Europa. Para utilizarlos, únicamente es necesario disponer de una sola tarjeta, independientemente del proveedor.

myAudi

La aplicación myAudi permite a los clientes utilizar los servicios de Audi connect en sus smartphones, lo que resulta particularmente práctico en el caso de los modelos electrificados.

La aplicación puede utilizarse para verificar el estado de la batería o la autonomía restante, iniciar el proceso de carga, programar el temporizador o consultar las estadísticas de carga y de consumo.

Además, el planificador de ruta tanto en la aplicación como en el MMI Navegación en el vehículo muestran las estaciones de carga disponibles.

Otra función de la aplicación myAudi es la de la climatización previa del habitáculo antes de la salida. En este caso, el compresor del sistema de control del climatizador y el calefactor auxiliar son accionados eléctricamente.

El usuario puede determinar cómo debe calentarse o enfriarse el interior del vehículo mientras se lleva a cabo el proceso de carga de la batería.

En función del equipo opcional elegido, esto mismo también se aplica para la calefacción de los asientos y el volante, el parabrisas y la luneta trasera calefactados, los espejos retrovisores y la ventilación de los asientos.

Precio

Audi ya admite pedidos para el Audi Q5 TFSIe quattro, que tiene un precio base de 66.060 euros. Su introducción en el mercado está prevista para el tercer trimestre de 2019.

Cada uno tiene su pasión. La mia desde pequeñito era leer las revistas de coches, ahora soy yo el que escribe de lo que se, para que otras personas puedan aficionarse a este mundo como yo lo hice en su día, ademas de mantener informados al resto de lectores.
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *