MERCEDES BENZ SLC

Mercedes Benz ha evolucionado su roadster biplaza SLK,  y lo ha denominado adatando la nomenclatura a los últimos modelos comercializados por la marca germana.

El Mercedes Benz SLC tiene nuevos paragolpes, faros y pilotos, al habitáculo, con nueva instrumentación, nuevas molduras y tapicerías. La capota se puede plegar o desplegar en movimiento hasta a 40 km/h. Una novedad es que hay una función que discrimina si el separador de carga del maletero está en la posición de «maletero vacío» o de «maletero lleno», permitiendo esconder el techo solo en el primer caso, y dando un mensaje de aviso en la instrumentación en el segundo.

Mercedes-Benz ha cambiado el diseño de las molduras del habitáculo y ofrece nuevas combinaciones y tapicerías para los asientos, que pueden estar cubiertos de tela, de microfibra o de piel. La iluminación también ha sido rediseñada y, opcionalmente, puede ser ampliada a la zona de los pies de los pasajeros. Los sistemas multimedia y de navegación del SLC han sido actualizados con funciones adicionales, se manejan a través de una pantalla nueva de siete pulgadas —antes de 5,8 pulgadas— y disponen de acceso a internet, bluetooth con funciones de audio y lectura de mensajes o USB. La instrumentación también cambia, e incorpora una pantalla de 4,5 pulgadas entre los marcadores. Opcionalmente puede haber un reloj analógico adicional.

La gama de motores la componen cuatro motores de gasolina y uno Diesel, todos sobrealimentados por turbocompresor. Los de gasolina son uno de 1,6 litros de 156 CV de potencia (SLC180), otro de 2,0 litros con dos niveles de potencia de 184 y 245 CV de potencia (SLC 200 y SLC 300) y un motor de seis cilindros en V de 3,0 litros de 367 CV de potencia (AMG SLC 43, de la que hablaremos más adelante). El motor Diesel es un 2,2 litros y da 204 CV (SLC 250 d).

La transmisión puede ser una manual de seis relaciones o una automática de nueve denominada 9G-TRONIC. Esta última es de serie en las versiones SLC 250 d, SLC 300 y SLC 43 AMG, y opcional para los SLC 180 y SLC 200, que tienen de serie la caja manual. Mercedes-Benz anuncia un consumo medio homologado de 5,6 l/100 km para la versión de gasolina SLC 180, de 5,8 l/100 km para el SLC 300 9G-TRONIC y de 4,4 l/100 km para la variante de motor Diesel. El Mercedes-AMG SLC 43 consume 7,8 l/100 km y acelera de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos.

Las versiones SLC 300 y SLC 250 d disponen del sistema DYNAMIC SELECT y se puede equipar como opción en los SLC 180 y SLC 200 si tienen transmisión automática. Este dispositivo modifica la respuesta del motor, la transmisión, la dirección y la suspensión mediante la selección de diferentes modos de conducción: Comfort, Sport, Sport+, Eco e Individual. Los SLC 300 y SLC 43 disponen adicionalmente de un sistema de escape deportivo, cuyo nivel de sonido se regula en función del modo de conducción seleccionado. En el SLC 200, el escape deportivo es opcional, obligatoriamente en conjunción con la transmisión 9G-TRONIC y el paquete AMG Line/Sports.

Opcionalmente también existe un paquete denominado Dynamic Handling package que rebaja la altura de la carrocería 10 milímetros, con el que los amortiguadores son de dureza regulable, la dirección es más directa y el control de estabilidad tiene una función adicional denominado Dynamic Cornering Assist, que emula el funcionamiento de un diferencial autoblocante. Las llantas pueden ser de entre 16″ y 18″ de diámetro.

El equipamiento de seguridad incluye faros de LEDs con iluminación adaptativa, cambio automático de luces, un paquete de asistentes que ya existe en otros modelos de Mercedes-Benz denominado COLLISION PREVENTION ASSIST PLUS, que incorpora servofreno de emergencia con detección de obstáculos, alerta por cambio involuntario de carril y una función de detección de tráfico cruzado cuando se sale de un aparcamiento marcha atrás, que complementa al asistente de aparcamiento.

Y ahora hablamos del Mercedes-AMG SLC 43 que se diferencia de los demás SLC por su paragolpes delantero específico, llantas AMG de 18″, alerón trasero y las cuatro salidas de escape. En el interior, asientos y volante AMG fabricados en alcántara, con las molduras en fibra de carbono, la nueva instrumentación y claro, todo un amplio repertorio de costuras en rojo.

Presenta un bloque motor V6 biturbo de 3 litros de 367 CV de potencia (menor que su predecesor) entre las 5.500 y las 6.000 rpm y un par máximo de 520 Nm disponible entre las 2.000 y las 4.200 rpm. Tiene un consumo medio de 7.8 l/100 km, una aceleración en el 0 a 100 km/h en 4.7 segundos y una velocidad máxima de 250 km/h. Asociado únicamente monta el cambio automático 9G-Tronic.

Para el rendimiento de este AMG, nos encontramos con dos posibles conjuntos de suspensiones, una de serie y una opcional regulable, la AMG Ride Control, así como rótulas para la dirección más rígidas y una mayor caída negativa para los neumáticos. Incorpora  un sistema de frenado de altas prestaciones a la altura, con frenos mayores y una dirección afinada para la ocasión. Además cuenta con la posibilidad de desconectar el ESP totalmente.

Para el Mercedes-AMG SLC 43 existen una serie de opciones destinadas a mejorar el manejo en conducción deportiva. Hay un paquete denominado handling package, que añade un diferencial trasero de deslizamiento limitado de tipo mecánico. Hay dos tipos de suspensión deportiva y dureza variable, una de serie y otra opcional de mayor rendimiento denominado AMG RIDE PACKAGE.

Estará disponible en los concesionarios a partir de mediados de enero de 2016.

17-12-2015\\ Agustín Conde

MB-SLC-04MB-SLC-07MB-SLC-08MB-SLC-02 MB-SLC-03MB-SLC-01MB-SLC-05 MB-SLC-06MB-SLC-09 MB-SLC-10 MB-SLC-11 MB-SLC-14MB-SLC-15 MB-SLC-12 MB-SLC-13MB-SLC-16

avatar
20 años a los mandos
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *