AUDI SQ5 TDI, tecnología Mild-Hybrid al servicio del rendimiento

AUDI SQ5 TDI, tecnología Mild-Hybrid al servicio del rendimiento

Diseño exterior

El Audi SQ5 TDI presenta un llamativo paragolpes frontal con entradas de aire acentuadas con un fuerte contorno y en la parte trasera, un difusor con rejilla de panal.

La parrilla Singleframe tiene láminas dobles de aluminio y elementos de contraste en color gris mate. El logo S con rombos rojos está presente en numerosos lugares como un detalle destacado adicional.

Los faros y las luces traseras del Audi SQ5 TDI tienen de serie tecnología LED; los intermitentes dinámicos delanteros y traseros envían señales inconfundibles.

Las carcasas de los retrovisores exteriores y la fijación del difusor cuentan con un acabado deportivo en aluminio brillante. Las molduras en las puertas en el color de la carrocería son otros elementos que destacan la deportividad del Audi SQ5 TDI, para el que se reserva en exclusiva el color de carrocería negro pantera.

Interior

El interior de tono oscuro acoge al conductor y a los pasajeros con los umbrales de las puertas iluminados y con el logo S. Las costuras de contraste en el volante deportivo de cuero y en los asientos deportivos crean un ambiente elegante y dinámico.

Los asientos deportivos S, tapizados en cuero y Alcántara, se pueden realzar con una tapicería en nappa fina con un patrón de rombos y función neumática de masaje. Son de serie los guarnecidos de aluminio pulido, con la opción de elementos de madera o los más exclusivos de carbono.

Las levas de cambio en el volante tienen un acabado de aluminio, los pedales y el reposapié son de acero inoxidable.

El asiento trasero plus opcional en el nuevo Audi SQ5 TDI está dividido en tres segmentos. Opcionalmente tiene ajuste longitudinal y del ángulo del respaldo. El maletero ofrece una capacidad básica de 550 l, que se puede incrementar hasta 1.550 l si se abaten los respaldos traseros.

Bloque motor

El motor 3.0 V6 destaca por generar una potencia sobresaliente e instantánea con una gran eficiencia. 347 CV de potencia y 700 Nm de par está disponible de forma continua en un margen muy amplio de régimen: de 2.500 a 3.100 rpm.

El V6 diésel acelera de 0 a 100 km/h en 5,1 s, con una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h. En el ciclo NEDC el consumo combinado es de 6,6 – 6.8 l/100 km, lo que equivale a unas emisiones de 172 – 177 g/km de CO2.

El sistema eléctrico principal de 48 V incluye un compresor eléctrico (electric powered compressor, EPC) y un sistema Mild-Hybrid. La energía se almacena en una compacta batería de iones de litio con una capacidad de 10 Ah, situada bajo el piso del maletero. Un convertidor de corriente continua (CC/CC) conecta el sistema eléctrico convencional de 12 V.

EPC, nuevo complemento para el turbocompresor

El compresor eléctrico es un complemento ideal para el turbocompresor. Lo ayuda siempre que el flujo de escape proporcione una energía demasiado pequeña para mover la turbina, por ejemplo, al arrancar y al acelerar en una gama baja de régimen, hasta 1.650 rpm.

Siempre que se necesite, hay disponible una gran cantidad de par inmediatamente y sin retraso de respuesta del turbo, al acelerar o en la salida de una curva. En condiciones de circulación cotidiana, la entrega de par instantánea y rápida que permite esta tecnología hace posible mantener el régimen del motor y el consumo en valores bajos.

El compresor eléctrico está situado en el circuito de aire más adelante que el intercooler y cerca del motor. Si hay una demanda de carga grande mediante el acelerador, pero la presión del turbocompresor todavía es demasiado pequeña, entra en funcionamiento el EPC. Un compacto motor eléctrico con 7 kW de potencia acelera este compresor hasta 65.000 rpm en apenas 300 milisegundos, lo que genera una presión de 1,4 bar.

Tecnología MHEV

El sistema MHEV del nuevo Audi SQ5 TDI puede reducir el consumo de combustible en condiciones reales de circulación en hasta 0,7 l/100 km. Su elemento central es un alternador que hace las veces de motor de arranque, movido por una correa (belt alternator-starter, BAS) y conectado al cigüeñal.

Durante la deceleración, puede recuperar hasta 12 kW de potencia. Esta energía eléctrica se almacena en la batería de iones de litio, desde donde se distribuye dinámicamente hacia los dispositivos que la consumen.

Si el conductor deja de pisar el acelerador a una velocidad de entre 55 y 160 km/h, el nuevo Audi SQ5 TDI puede recuperar energía o avanzar en modo de marcha por inercia, bien con el motor desembragado al ralentí o bien apagado, hasta un máximo de 40 segundos.

La tecnología MHEV permite que la función start/stop se produzca desde una velocidad de 22 km/h. Si el vehículo está equipado con el control de crucero adaptativo (ACC), el motor se pone en funcionamiento tan pronto como el coche precedente inicie la marcha.

Caja de cambios tiptronic

De la transmisión de la potencia se encarga una caja tiptronic de ocho velocidades, que cambia de forma rápida y suave. Sus marchas inferiores tienen relaciones cortas y deportivas, mientras que las superiores son largas para reducir el régimen del motor y el consumo.

Si el SUV está en movimiento mientras el motor permanece al ralentí o está completamente apagado, un embrague en el centro de la caja de cambios se abre para interrumpir la transmisión de fuerza.

Mientras el coche avanza por inercia, una bomba de aceite eléctrica hace posible que la caja tiptronic engrane una marcha para volver a impulsar al coche.

Tracción quattro y diferencial sport

El nuevo Audi SQ5 TDI incorpora de serie tracción total permanente quattro. En condiciones de circulación normales, su diferencial central autoblocante distribuye el par entre los ejes delantero y trasero con una relación 40:60. Si se detecta un deslizamiento excesivo, dirige la mayor proporción de par hacia el eje con mejor tracción.

Dependiendo de las condiciones, puede enviar hasta un máximo de un 70% de par hacia el eje delantero y hasta un máximo de un 85% al trasero.

El control de par selectivo en las ruedas es una función inteligente de software que complementa a la tracción quattro; está activo en todo tipo de superficies. Durante una conducción rápida por carreteras viradas, frena mínimamente las ruedas interiores de la curva antes de que comiencen a deslizar.

De esta manera se envía directamente la fuerza, a través del diferencial, a las ruedas con mejor tracción, y el SUV deportivo se inscribe aún más fácilmente en la curva. Su comportamiento autodireccional permanece neutro durante más tiempo y su trayectoria resulta más estable, precisa y ágil.

Los clientes también pueden encargar el SQ5 TDI con un diferencial deportivo en el eje trasero. Distribuye activamente la potencia entre las ruedas traseras durante una conducción dinámica en carreteras de curvas. El diferencial deportivo literalmente fuerza al coche a trazar la curva, eliminando de raíz el subviraje. Envía más par a la rueda exterior cuando se acelera en curvas de radio reducido, lo que mejora la agilidad.

Nuevo Chasis deportivo y preciso

Audi también ofrece la dirección dinámica opcional, que utiliza un engranaje de transmisión de onda para variar la relación de la dirección, en función de la velocidad y el ángulo de dirección, dentro de un margen muy amplio.

La suspensión con control de amortiguación es de serie en el nuevo SQ5 TDI. Reduce la altura de la carrocería 30 mm con relación al Q5 con suspensión estándar y ofrece un ajuste particularmente amplio entre confortable y dinámica.

Junto con el diferencial deportivo, el motor, la dirección y la caja tiptronic, los amortiguadores están integrados en el sistema de conducción dinámica Audi drive select. Con este sistema, el conductor puede variar la respuesta de estos elementos a través de múltiples perfiles.

Audi también ofrece como opción la suspensión neumática adaptativa específica para la versión S. No solo adapta la amortiguación a cada condición de marcha, también el equilibrio de la carrocería.

El nuevo Audi SQ5 TDI equipa de serie llantas de aluminio fundido de 20″ y neumáticos en formato 255/45. Como opción están disponibles las llantas de 21″. También hay una gama de tres diseños diferentes de llantas de 21″ de Audi Sport GmbH. En el eje delantero las pinzas de freno de aluminio son de seis pistones, con unos discos de 375 mm de diámetro. Estas pinzas acabadas en color negro, u opcionalmente en rojo, portan el logo sport S.

Sistemas de asistencia a la conducción

El nuevo Audi SQ5 TDI ofrece una amplia selección de sistemas de asistencia a la conducción. El asistente de eficiencia predictivo proporciona indicaciones precisas para ayudar al conductor a ahorrar combustible.

El Audi active lane assist facilita permanecer en el carril propio y puede realizar algunas correcciones con la dirección si el tráfico es lento. El monitor de distancia de seguridad (distance warning display) alerta al conductor cuando la distancia con el vehículo precedente es inferior al nivel de seguridad. Estas funciones y otras se integran en el paquete de asistentes Tour opcional.

Opcionalmente

Los sistemas opcionales como el asistente de tráfico cruzado trasero, el sistema de aviso al abandonar el vehículo, el asistente para evitar colisiones y el asistente en giros también mejoran la seguridad en la conducción cotidiana.

Sistemas Audi Pre Sense

El Audi pre sense city es un equipamiento de serie. Avisa al conductor de la presencia de peatones o vehículos y, si fuera necesario, inicia una frenada automática de emergencia, dentro de los límites del sistema. El asistente en aparcamiento (park assist), la cámara con reconocimiento de señales de tráfico y el control de descenso también están dentro de la oferta de funciones opcionales.

Audi connect

El concepto de control del MMI en el Audi SQ5 TDI es fácil de entender y posee la función inteligente de búsqueda de texto libre. El control por voz con lenguaje natural también reconoce el lenguaje cotidiano.

El tercer nivel de control es el volante de cuero multifunción, que controla el sistema de información para el conductor o el Audi virtual cockpit, que es opcional. Dependiendo del ajuste, su pantalla de 31,2 cm (12,3″) muestra un modo específico S dispuesto alrededor del tacómetro. Audi lo complementa con un head-up display.

La gama de sistemas de infotainment en el Audi SQ5 TDI sigue un concepto modular. La versión superior es el MMI Navegación plus con MMI all-in-touch y una pantalla de 21,1 cm (8,3″). Uno de los componentes incluidos en esta versión superior es el Audi connect, que conecta al SQ5 TDI a Internet a través de LTE (4G) y es capaz de proporcionar, opcionalmente, un punto de acceso Wi-Fi para los dispositivos móviles de los pasajeros.

El Audi phone box enlaza el teléfono móvil con la antena del coche y, simultáneamente, permite la carga de forma inductiva mediante el estándar Qi. La interfaz Audi smartphone interface lleva hasta el coche Apple CarPlay y Android Auto. Para los aficionados más apasionados a la alta fidelidad, está disponible el equipo Bang & Olufsen Sound System con sonido 3D.

Precios

El nuevo Audi SQ5 3.0 TDI comenzará a llegar a los concesionarios en Alemania en verano de 2019, con un precio base de 67.750 euros.

avatar
20 años a los mandos
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *