Conducimos el nuevo Ford Edge

Conducimos el nuevo Ford Edge

ADN Americano 100%

INTRODUCCION

El Ford Edge es la nueva apuesta de la marca Ford en el segmento de los SUV. El Edge se sitúa por encima del Ford Kuga por tamaño y por nivel de acabados, dado que el nuevo Ford Edge se plantea como una alternativa a los Suv del segmento Premiun, en donde se sitúan el Volkswagen Touareg o BMW X3 entre otros.

A primera vista el Ford Edge se nota su ADN Americano, gran parrilla en el frontal y silueta muy musculosa. Muy atractivo además de poco visto por las calles de ciudades españolas.

Su precio parte desde 35.886€ con el motor diesel de 180CV y nivel de acabado Trend, y 42.886€ el 210 CV con nivel de acabado “Titanium”. Desde 48.090€ para el nivel de acabado “Vignale” en su motorización bi-turbo de 210 CV de potencia.

Muy grande a primera vista, veremos a ver si caballo grande o no ande, no es solo apariencia. Para ello vamos a probar este nuevo Ford Edge.

26-06-2017//José Ruiz Moreno

DISEÑO

El Ford Edge supera al Ford Kuga en 25 cm de longitud, situándose como el Suv grande la marca del ovalo.

La línea exterior es de tendencia estadounidense, y la verdad ante gustos colores, pero a nosotros nos resulta bonita y especial, decimos especial, porque se sale de lo corriente que puedes ver en sus rivales más directos, o en los coches que ves por las calles de las ciudades europeas.

El frontal transmite una sensación de poderío. Esto se debe a su gran parrilla y su prominente paragolpes. Por otro lado su zaga transmite empaque y solidez.  Su abultado paragolpes y esos faros (uno a cada extremo) que quedan unidos por una línea delgada de luz roja, conjunto a su difusor trasero, alerón trasero (continuación del techo) y doble salida de escape, son los elementos trasero que aportar esa sensación descrita anteriormente.

Los materiales, de alta calidad y última generación confieren al interior del Ford Edge una sensación Premium desde el momento en que se abren las puertas. Componentes funcionales tales como las manillas de las puertas, los controles del volante, los conductos de ventilación o los portavasos cuentan con un acabado metálico satinado, que en el caso de la consola central se ha realizado en negro piano. Se han utilizado materiales suaves para los componentes que usan de manera rutinaria los ocupantes del vehículo. Los reposabrazos, el volante y el mando de la palanca de cambios están cubiertos de cuero.

La instrumentación central –situada tras el volante- está formada por tres displays digitales (de serie a partir del nivel de acabado Titanium) muy claros en cuanto a la información que ofrecen.

En su interior monta un salpicadero presidido en la parte central por una pantalla táctil de 8 pulgadas en donde quedan integrados muchos de los botones que estábamos acostumbrados a ver en modelos de la marca Ford. El Edge prescinde de esa botonadura y se hace mucho más fácil e intuitivo acceder a la información contenida en esta pantalla.

Cuando abrimos sus puertas para acceder al interior, vemos que sus puertas tienen un gran ángulo de apertura, lo que facilita el acceso a sus futuros ocupantes.

El habitáculo goza de mucho espacio, par que viajen 5 adultos holgadamente. Hay mucho espacio en las plazas delanteras y mucho espacio en las traseras, es decir, no tocaras con las rodillas en la parte posterior del asiento delantero, ni aunque la persona que conduzca mida 1,90m de altura. Tampoco personas de esta talla tocaran con la cabeza en el techo de las plazas traseras. Como decíamos el habitáculo es muy amplio y sobra espacio por todas partes.

Además de amplio también la marca ha pensado en la seguridad de sus ocupantes. Sse ofrece en opción para las plazas laterales traseras plazas laterales traseras unos cinturones de seguridad con airbag. Por otro lado cuenta con muchos huecos portaobjetos, especialmente grande el que se sitúa bajo el reposabrazos delantero.

Por último nos queda ver el maletero al que se accede mediante un portón eléctrico. Una vez abierto este vemos que también cuenta con una gran capacidad, más concretamente 601L. Quizás no es muy alto pero tiene gran profundidad para meter todas las maletas de los ocupantes de su interior.

En resumen una línea exterior poco vista y de aspecto muy robusto, al que se une un interior con mucha amplitud, que no solo se encuentra en el habitáculo sino que también continúa esa amplitud en el maletero. Buenos acabados y buenos ajustes, parece que el Ford Edge se lo va a poner difícil a coches de su segmento que son más caros y tienen menos cualidades que este nuevo modelo de la marca Ford.

PRESTACIONES

Las mecánicas que monta el Ford Edge son dos diesel. Con el mismo bloque de motor (2.000cm3) hay una versión de 180 CV con aceleración 0-100 km/h en 9.9 segundos y una velocidad punta de 200 km/h, o una versión de 210 CV biturbo que alcanza una aceleración de 0-100 en 9.4 segundos y una velocidad máxima de 211 km/h. Ambas mecánicas tienen tracción a las cuatro ruedas (4WD), no existe con tracción a 2 ruedas (2WD).

Los modelos Edge TDCi de 2.0 litros y 180 CV están equipados con un cambio de marchas manual de seis velocidades, y los modelos de 210 CV con una versión automática Powershift de seis velocidades que puede operarse mediante levas instaladas de serie en el volante. Todos los motores están equipados con el sistema de Tracción Total Inteligente de Ford que ofrece una transición de par ininterrumpida entre las cuatro ruedas para conseguir una sujeción más segura a la carretera, especialmente en terrenos resbaladizos. El sistema recoge datos de 25 sensores diferentes para medir el agarre de las ruedas a la superficie de la carretera y pueden ajustar el envío de par hasta un 50/50 entre las ruedas delanteras y traseras en menos de 20 milisegundos, 20 segundos más rápido de lo que se tarda en parpadear.

No solamente la tecnología de vanguardia va solo en el equipamiento sino también en las prestaciones mecánicas. El Ford Edge cuenta con Carga Regenerativa Inteligente, que activa el alternador de manera selectiva y carga la batería cuando el vehículo va en punto muerto o frena para recapturar energía que, de otra manera, se perdería, reduciendo la carga de motor por una mejor utilización de combustible. Además también monta  el Sistema de Control de Ruidos Activo, que reduce la cantidad de ruido no deseado en el habitáculo. Por medio de unos micrófonos detecta las frecuencias molestas y a través de los altavoces del equipo de sonido emite un sonido que las neutraliza. Así, los desplazamientos a bordo del Edge son silenciosos y placenteros.

Nuestra unidad de prueba montaba el motor de bi-turbo de 210CV y cambio automático de 6 velocidades.

A simple vista se ve que es un coche grande aunque cuando te sientas a sus mandos y llevas un rato conduciendo el Ford Edge no te da la sensación de llevar un coche enorme entre tus manos. No muestra torpeza en curvas, es más podríamos decir que es ágil, tiene buenos puntos de apoyo y para ser un Suv de estas dimensiones su carrocería se mantiene basta estable sin apenas notar balance de la misma.

Después de rodar con el 300Km  sin parar la sensación vivida es de confort. La marca ha conseguido un perfecto equilibrio en la suspensión entre deportividad y confort. Pero no solo la suspensión hace que nos encontremos muy cómodos al paso de los kilómetros, también su gran aislamiento acústico tiene mucho que ver, con esta sensación transmitida tras su volante.

Tanto en carretera como en ciudad llama la atención que siendo un diesel no hay vibraciones en su interior. La paz reina en el habitáculo de manera exagerada.

En ciudad vemos como el Ford Edge saca su genio por encima de las 1.800rpm, también en este trayecto vemos que el uso de la cámara trasera para aparcar es necesario para un coche de estas dimensiones. También resulta de gran ayuda la dirección con desmultiplicación variable —a baja velocidad hay que girar menos el volante que a alta para conseguir un mismo ángulo de giro de las ruedas.

La respuesta es contundente a cualquier velocidad y su capacidad para subir de ritmo con facilidad es consecuencia del par máximo de 450Nm. Este para también contribuye a que tenga unas recuperaciones fantásticas.

Al terminar la prueba vimos que el ordenador de a bordo marcaba una media de 7,8L/100Km, lo que no es tampoco un gasto excesivo, si tenemos en cuenta que debajo del motor llevamos más de 200 CV de potencia y que su peso se acerca las 2 toneladas.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD

Está disponible con cuatro niveles de equipamiento distintos: Trend, Titanium, Sport y Vignale.

De serie desde el acabado más básico forman parte del equipamiento elementos como: el airbag de rodilla para el conductor, el asistente de colisión con frenado automático de emergencia, el sistema de cambio automático de luces, la alerta por cambio involuntario de carril, la cámara trasera de ayuda al estacionamiento, el detector de señales de tráfico y el sistema multimedia SYNC2 con pantalla táctil de 8″.

Del nivel de acabado Titanium cabe destacar dentro de su equipación de serie elementos como: asientos deportivos calefactados, sistema multimedia Ford SYNC 3 con pantalla táctil de 8″ y equipo de audio con 9 altavoces, llantas de 19″, sensores de parking delantero y trasero, etc.

Si nos decidimos por el nivel de acabado Sport, saber que hay un coste adicional de 1.500€ respecto al Titanium. Estos 1.500e están más que bien pagados ya que llevara de serie: suspensión deportiva incluye las llantas de aleación de 20 pulgadas con neumáticos 255/45, el kit deportivo exterior y la dirección adaptativa.

La tecnología está presente en el Ford Edge, con sistemas como:
-Park-Out Assist ayuda a los conductores a salir de un espacio de estacionamiento en paralelo. El sistema opera el volante, mientras que el conductor maneja el acelerador y el freno

-Ayuda de Estacionamiento Lateral emite alertas sonoras e indicadores de distancia en pantalla con obstáculos que rodean al vehículo

-Alerta de tráfico Cruzado avisa a los conductores que están maniobrando para salir de una plaza de estacionamiento de vehículos que pueden estar aproximándose por detrás.

-Sistema de Cámara de Visión Frontal, que puede ayudar a los conductores a ver a través de esquinas. En un cruce con poca visibilidad o al salir de un garaje, la cámara permite a los conductores detectar vehículos que se aproximan de manera fácil, peatones o ciclistas.

-Limitador Inteligente de Velocidad que escanea señales de tráfico y ajusta la velocidad para que los conductores se mantengan dentro de los límites legales de velocidad y eviten multas.

-Otras tecnologías de asistente del conductor ofrecidas con el nuevo Edge incluyen el Sistema de Información de Puntos Ciegos (BLIS), el Reconocimiento de Señales de Tráfico, el Asistente de Mantenimiento de Carril y la Alerta al Conductor.

Para cerrar y como anécdota tiene un diseño en las puertas que no dejan mancha  en su umbral, y eso hace que la ropa no se manche sobre todo en días lluviosos, algo que agradecerán las mujeres con sus vestidos largos.

 Otro elemento a tener en cuenta es la garantía que ofrece Ford en el Edge. Garantía de 7 años o 100.000 km.

A FAVOR:

-Amplitud del habitáculo y materiales empleados en la realización de este.
-Imagen distinta y poco vista.
-Prestaciones mecánicas.  Aceleración, confort de rodadura, y bajo consumo.

EN CONTRA:

-Maletero con poca altura.
-No hay posibilidad de siete plazas.
-Poca oferta de motores, solamente cuenta con dos opciones.

Cada uno tiene su pasión. La mia desde pequeñito era leer las revistas de coches, ahora soy yo el que escribe de lo que se, para que otras personas puedan aficionarse a este mundo como yo lo hice en su día, ademas de mantener informados al resto de lectores.
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *