Prueba: BMW 118d ahora tracción delantera

TestDrive - BMW 118d ahora tracción delantera

La tercera generación del BMW Serie 1, apareció en 2019 con importantes novedades mecánicas y tecnológicas. Ha cambiado su esquema totalmente y de ser un modelo de propulsión trasera y motor delantero longitudinal se ha pasado a motor transversal tracción delantera.

Con este “sustancial” cambio, el nuevo BMW Serie 1 se enfoca a todo el público en general. Además esta Serie 1 de BMW solo está a la venta con carrocería de cinco puertas y no se contempla comercializar la de tres. 

Sorprendentemente más corto, pero aún así, más grande

pues sí, el la nueva serie 1 de BMW es más corta que la anterior, eso sí, solo 1 centímetro. La longitud es de 4,319 metros, sin embargo, la anchura es mayor, 1,799 metros y la altura también crece para alcanzar los 1,434 metros.

El BMW Serie 1 transmite la sensación de ser más coche y está mejor terminado. Nuevas ópticas, líneas más fluidas, paragolpes de nueva factura con faldones integrados en tono negro, los característicos riñones unidos por el centro, llantas más grandes… todo, para aportar una imagen fresca y juvenil.

Diseño exterior

En el frontal, además de la enorme parrilla destacan los enormes faros full led adaptativos, que proporcionan una excelente iluminación y que se complementan con unos antiniebla.

La vista lateral deja claro que el puesto de conducción está ahora más adelantado que en la serie precedente, con un parabrisas menos inclinado. Esto beneficiará al espacio interior, más aprovechable.

Interior más confortable y habitable

El diseño interior es muy agradable, todos los mandos están en su sitio y la calidad de acabado es altísima, con multitud de plásticos blandos; todo bien ajustado y sin ningún ruido.

Aunque está mejor equipado que antes, hay muchas opciones de personalización y podemos aumentar el equipamiento casi tanto como queramos, eso sí, a costa de subir la factura un buen montón de euros.

Parte delantera

Gracias a los asientos, a la columna de dirección regulable y al excelente volante, la postura de conducción es muy buena y es muy fácil encontrar el punto óptimo de puesto de conducción.

Los mandos están bien distribuidos y se manejan con facilidad. La instrumentación es completa y fácil de leer, aunque se echa de menos un poco más de atrevimiento en el diseño y más variedad de formas de presentarla, ya que es digital.

Las plazas delanteras resultan muy cómodas y el espacio es agradable para viajar incluso por la noche, con una agradable iluminación ambiental.

Asientos traseros

El espacio para los ocupantes en el habitáculo ha mejorado, tanto delante como detrás. Principalmente, hay que destacar la zona para las piernas de los ocupantes de los asientos traseros, que ahora disfrutan de 33 milímetros más, y la altura libre al techo, que se ha incrementado en 19 milímetros, cuando se incluye la opción de techo panorámico.

El acceso a las plazas posteriores es uno de los puntos que se ha mejorado. Antes, resultaba algo angosto y difícil, debido a la forma de la carrocería y era necesario prestar atención para no golpearse en la cabeza. 

Maletero

El maletero tiene una capacidad de 380 litros e e incorpora un suelo plegable que se puede poner a dos alturas para modular la carga.

Tiene un acceso muy cómodo gracias al portón y a que las formas son muy regulares. Si necesitamos más espacio podemos abatir los respaldos traseros, pero no dejan un suelo plano. 

Motorización muy equilibrada

La plataforma y mecánica son idénticas a las del BMW X1 y Mini, así que no hay demasiadas sorpresas en este apartado. Se trata de un propulsor de 2 litros y 150 CV de potencia asociado a una transmisión manual de 6 velocidades, con un rendimiento muy bueno, y con una muy buena relación entre prestaciones y consumos.

Transmisión manual de 6 velocidades

El BMW 118d está equipado con una caja manual de 6 velocidades de accionamiento preciso y recorrido corto, lo que facilita su manejo.

Dinámicamente es un BMW

En ciudad es un coche muy fácil de conducir gracias a la dirección, que es muy rápida, aunque al ser cambio manual es un poco más pesado de llevar (es lo que tiene también no haber cogido un manual en meses).

En lo referente a la acústica no va mal para ser un motor diésel y apenas se nota, aunque no llega a los niveles de insonorización de alguno de sus rivales.

En carretera la dirección funciona a la perfección, el coche se muestra muy preciso en las trazadas y entra muy bien en curva. Si bien es cierto que los más puristas echarán en falta la tracción trasera, el nuevo BMW es muy divertido de conducir.

Esos 150 CV de los que presume, son más que suficientes para hacer adelantamientos con seguridad, para mover el coche por curvas o para subir puertos de montaña sin despeinarse.

En autopista y autovía es un coche muy agradable para viajar. La suspensión filtra muy bien y en su conjunto transmite seguridad y confianza y mucho aplomo incluso a velocidades elevadas.

Consumos ajustados

Es un vehículo cuyos consumos son muy comedidos, en ciudad si te lo curras un poco estás cerca de los 5 l/100 importa encima, y en carretera aunque es prácticamente imposible que consigas esos 3,7 l/100 km como anuncia el fabricante, hemos conseguido una media de 4,3 l/100 km en un trayecto de 700 km todos hechos en autopista.

Con estos consumos, pese a que el depósito de combustible es de apenas 42 litros, es fácil que con el BMW 118d superes los 800 km.

Equipamiento

Entre su equipamiento principal podemos encontrar llantas de aleación de 16 pulgadas, pintura negra, sensores de aparcamiento, climatizador, volante multifunción de cuero, control de crucero, maletero con doble fondo, faros y pilotos led, faros antiniebla led, asistente de cambio involuntario de carril, instrumentación digital, pantalla central táctil de 8,8 pulgadas y mando iDrive, 4 elevalunas eléctricos o freno de estacionamiento eléctrico.

El listado de opciones es extensísimo, y como hemos comentado antes si te pones a configurar tu BMW, puede que el precio suba por encimade los 5.000€.

Entre los opcionales encontramos pinturas metalizadas, molduras interiores, tapicerías, paquetes de acabado (Sport o M Sport), llantas de diversos diseños y tamaños, paquetes de equipamiento (Travel, Executive Plus, Connectivity o Innovation), packs de opciones, techo panorámico, head-up display, portón del maletero eléctrico, equipos de sonido de alta fidelidad, equipos multimedia de mayores prestaciones, asientos eléctricos, deportivos o con calefacción…

Seguridad y asistencia a la conducción

A los controles de tracción DTC y estabilidad DSC, el control de crucero adaptativo Active Cruise Control con función de frenado Stop & Go o el asistente en frenadas de emergencia en ciudad con detección de peatones y ciclistas, se pueden añadir controles activos de la dirección, para evitar el cambio involuntario de carril Lane Departure Warning o invadir el carril contiguo, cuando hay otro vehículo en el ángulo muerto Change Departure Warning

También podemos incorporar el control de eficiencia predictivo Proactive Driving Assistant que funciona junto al sistema de navegación y tiene en cuenta el trazado y el estado de la circulación.

Si nuestra unidad va equipada con la transmisión automática, con la cartografía del navegador y las señales que recibe del radar del control de crucero adaptativo y la cámara del sistema de reconocimiento de señales, evita cambios de marcha innecesarios. 

En resumen

Este propulsor de 150 caballos del BMW 118d, es una muy buena alternativa para aquellas personas que necesitan recorrer muchos kilómetros y hacerlo con un coste de utilización muy razonable.

Como también es una opción muy buena para aquel tipo de cliente que adquiere su vehículo mediante un renting.

Os traemos las ultimas noticias recien sacadas del horno, para que no os perdais nada de este mundo tan apasionante de las cuatros ruedas
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *