Prueba: Toyota RAV4 el SUV con mayúsculas

TestDrive - Toyota RAV4 el SUV con mayúsculas

SUV esa palabra tan de moda actualmente y que sin la que no se puede explicar el mercado actual automovilístico. Toyota, el pionero de esta moda con su modelo RAV4.

Pues para terminar el año y con ello la temporada de pruebas de este 2021, hemos tenido el placer de conducir el Toyota RAV4 Electric Hybrid, la última evolución, más actualizada, más tecnológicamente avanzada y más segura de este modelo de éxito.

Además gracias al RAV4 Electric Hybrid, cuando hablamos de sistemas híbridos (del que son auténticos pioneros y expertos), llevan incorporada una etiqueta (ECO) que tiene una serie de ventajas como, evitar pagar el impuesto de matriculación, acceso al centro de las grandes ciudades, circular por el carril bus VAO, abaratamiento del 50% en coste del aparcamiento público regulado, etc…

Precios

RAV4 Electric Hybrid Advanced 4×234.544 euros
RAV4 Electric Hybrid Advanced 4×436.467 euros
RAV4 Electric Hybrid Style 4×238.272 euros
RAV4 Electric Hybrid Style 4×440.196 euros
RAV4 Electric Hybrid Luxury 4×241.231 euros
RAV4 Electric Hybrid Advanced 4×443.155 euros
RAV4 Electric Hybrid Business 4×235.458 euros
RAV4 Electric Hybrid Business 4×438.344 euros

Exterior elegante a la par que robusto

El Toyota RAV4 presenta una imagen muy elegante con un color denominado Urban Khaki que resalta esa elegancia, pero sin perder su ADN de SUV remarcados por esos plásticos en negro que recorren toda la carrocería.

El frontal marca la línea a seguir por los diferentes SUV de la marca como el Toyota Yaris Cross que tuvimos la ocasión de probar, con una gran parrilla y protecciones en los bajos.

La línea lateral presenta un diseño de pilar “C” de tipo flotante (que puede ser pintado en un color diferente al del resto de la carrocería), pasos de rueda remarcados así como toda la carrocería en su parte baja a modo de protección.

En la trasera, un portón de grandes dimensiones que parte los faros en dos, que van unidos por un fina línea metalizada que le da ese toque elegante. Para los bajos, protecciones para nuestras aventuras off-roñad.

Mucho espacio interior

El acceso al Toyota RAV4 es muy cómodo, la verdad es que casi todos los SUV tienen ese punto a su favor del acceso a las plazas tanto delanteras como traseras, que le confiere ese elevación, así como la manipulación de sillas d ellos mas pequeños.

Probamos todos los asientos antes de ponernos en marcha y los primero que notamos es comodidad y sobre todo amplitud y es en la parte trasera donde más destaca y se hace notar este espacio.

Los materiales son muy buenos al tacto y transmiten sensación de calidad, al igual que los ajustes y terminaciones, muy de agradecer en este tipo de vehículos que tienen que soportar todo tipo de trato.

Asientos delanteros

Los asientos delanteros son configurables al gusto, son eléctricos, calefactables, además de tener ajuste lumbar, y se alcanza una posición de conducción perfecta gracias también a la regulación en profundidad y altura del volante; da igual el trayecto, la duración, la comodidad está asegurada.

Todos los mandos se ubican a la vista y muy a mano, con lo que es fácil de manejar cualquier botón que queramos usar sin distraernos de la conducción.

Asientos traseros

Como os hemos comentado anteriormente aquí lo que se ve y se nota, es el espacio que hay. Es que incluso 3 adultos pueden ir con comodidad y no solo para ir comprar el pan o al cole, sino que para viajes más largos no están nada mal, además la posibilidad de reclinarlos, aumenta la comodidad.

El espacio para las rodillas, sobresaliente, la altura libre al techo da más que de sobra para gente de más de 1,90 cm, esta parte trasera, ni una pega, porque además el túnel central no es muy intrusivo y dispone de salidas de aire y tomas USB.

Maletero para todo

Por muchas maletas, bultos o trastos que lleves, difícil será que seas capaz de llenar el maletero. 580 litros de capacidad tienen la culpa además de sus formas regulares y un piso plano configurable en 2 alturas. Además el portón es de apertura y cierre eléctrico,

Como plus, desde Toyota incorporan 4 anillas de sujeción, toma de corriente a 12V y un punto de luz al lado derecho.

Un salpicadero tecnológicamente a la última

El cuadro de instrumentos cuenta con una zona central formada por una pantalla en color, en la que se muestran los datos del ordenador de viaje y el velocímetro.

Me gusta el indicador de uso de la potencia, lo que me permite sacar mayor partido al sistema híbrido, la aceleración que le puedo dar sin pasrme para que se anule el modo EV,.. e incluso cuánto debo frenar para hacer un uso óptimo de la frenada regenerativa.

La pantalla central multimedia es táctil de 8” (aunque conserva botones físicos) donde podemos encontrar toda la información del vehículo, navegador, bluetooth, radio,.. y que gracias a su posición y tamaño, evita que tengamos que desviar la mirada de la carretera. Además desde aquí tenemos acceso a Apple Car Play y Android Auto

Inmediatamente por debajo están los mandos del climatizador, de generoso tamaño, que facilitan su manejo.

Entre ambos asientos encontramos el pomo del cambio, junto con los botones del selector de modos de conducción. A continuación 2 huecos portabotellas y una guantera muy voluminosa, donde cabe casi de todo (en su interior hay 2 conexiones USB).

Motorización potente y eficiente

El Toyota RAV4 incorpora una única motorización 220H que puede ir con tracción delantera 4×2 o con tracción total AWD-i y todos van asociados a un cambio automático e-CVT.

El RAV4 combina un motor de gasolina de 2,5 litros de ciclo Atkinson y con doble inyección, directa e indirecta que genera 177 CV de potencia a los que se suman los 88 kW de su motor eléctrico, lo que da una potencia total conjunta de 218 CV.

El RAV4 Electric Hybrid incorpora el sistema híbrido autorrecargable, donde el motor eléctrico se recarga por el motor de combustión y por las retenciones y frenadas, que se aprovechan sin apenas pérdidas en forma de calor.

Su pequeña y ligera batería de pequeña capacidad, de 1,59 kW/h, no se recarga enchufándola, sino por la corriente generada por un alternador eléctrico (movido por el motor de gasolina) o la que se transforma al frenar o retener, recuperando la energía cinética en eléctrica.

Eficiencia y rendimiento en cifras

Homologa un consumo de 5,8 L/100 km, y en nuestra prueba por ciudad se ha movido en torno a los 7,1 L/100 km y en autopista conseguimos una media de apenas 5,4 L/100 km.

Gracias a la batería que incorpora el Toyota RAV4 es capaz de recorrer en modo EV unos 5 km, una muy buena cifra que reduce los consumos.

Un vehículo de este tamaño, de gran peso, con una potencia superior a los 200 CV de potencia, con 55 litros de depósito de combustible, que tenga casi 600 km de autonomía es un gran logro.

Cambio e-CVT, mejorado en todos los aspectos

Partiendo de la base que no me gustan mucho este tipo de cambio por convertidor de par, he de decir que el cambio e-CVT que incorpora el RAV4 deja de ser tan progresivo, lineal y aburrido, para convertirse en un más que buen cambio. La mejora desde las primeras versiones es notoria.

Las aceleraciones son enérgicas, y es verdad que el ruido a bordo se hace notar, pero el coche sube de vueltas y acelera de verdad. Tras el volante hay unas pequeñas manetas que hacen la función de simular el cambio, pero es apenas imperceptible.

Lo más llamativo y que ayuda mucho en el descenso del consumo de combustible es el botón EV con el que el RAV4 va en modo en eléctrico hasta algo más de 50 km/h, siempre que la carga de la batería esté bien cargada y no aceleres bruscamente y durante un par de kilómetros, algo que para trayectos cortos, supone un ahorro considerable.

En los demás modos de conducción, e incluso a altas velocidades, también podremos circular en este modo EV, (por ejemplo, bajar puertos, en llano a velocidad constante), sino pisamos el acelerador y dejamos que el coche vaya en un tipo “modo vela”, aunque se desactiva al momento de sentir el acelerador.

Sobre los modos de conducción Sport y Eco, comentar que cambian ciertos parámetros para su optimización de uso, como son la respuesta del acelerador, la potencia del climatizador o el endurecimiento de la dirección.

SUV para todos y para todo

Nuestra ruta ha discurrido principalmente por tramos de autovía y autopista y en ciudad. ¿Y porqué? Buscábamos experimentar esa comodidad en la conducción y yendo de “paquete” y tambi´én queríamos ver si de verdad ese modo EV reduce tanto el consumo en ciudad.

La conducción la hicimos principalmente de manera suave, aunque como os hemos contado, también lo aceleramos a fondo, para ve si de verdad ese cambio CVT había mejorado.

El coche se comporta de lujo en autopista, parece más una berlina del confort interior que se consigue; la insonorización a bordo es sobresaliente y las suspensiones blanditas facilitaron esa comodidad.

Además contamos con la potencia suficiente para realizar adelantamientos rápidos y seguros. Y esto vale también para carreteras de doble sentido, que aunque hicimos pocos kilómetros, el RAV4 respondió siempre de manera segura y precisa.

En la ciudad procuramos empezar con la batería cargada y pisando con suavidad es cierto que un par de kilómetros te los hace en 0 emisiones (Modo EV), y al rato, salta el motor térmico, ya sea porque has pisado “algo” más el acelerador, porque superes los 50 km/h o porque te quedes sin batería.

Puede parecer una tontería pero ahorras combustible y más si tus trayectos son cortos, al cole, al parking disuasorio, etc,…

Y aunque pueda su tamaño no invita a circular por la ciudad, ya que nos decidimos, no desentona. Se mueve bastante bien, con soltura, la dirección responde con rapidez y los frenos clavan el coche.

El cambio automático y los diferentes sensores y ayudas a la conducción nos facilitan la vida en todos los sentidos, ya sea para tener una mayor seguridad, ya sea para aparcar,…

Equipamientos muy completos

El RAV4 Electric Hybrid tiene 3 niveles de equipamiento: Advanced, Style y Luxury y un equipamiento para flotas denominado Business.

Desde el acabado de acceso el Toyota RAV4 va muy bien equipado tanto en materia tecnológica como en materia de seguridad.

Nuestra unidad iba bastante bien cargada, y entre otros elementos incorporaba faros LED por proyector en lugar de parábola, la alerta de tráfico trasero, cámara de visión trasera, soporte inalámbrico de carga de móviles y sensores de aparcamiento, entre otros elementos.

Elementos de confort como el climatizador dual, 4 elevalunas y espejos externos eléctricos, entrada sin llave o el portón con apertura eléctrica, hablan a las claras que es un vehículo pensado en la comodidad de los ocupantes.

Toyota Safety Sense

Toda la gama RAV4 trae de serie el pack de seguridad Toyota Safety Sense, el conjunto de sistemas de seguridad y asistencia a la conducción que incluyen entre otros:

  • Control de crucero activo
  • 9 airbags
  • Frenada precolisión con detección de peatones y ciclistas
  • Reconocimiento de señales de tráfico
  • Alerta de cambio de carril
  • Asistente de mantenimiento de carril
  • Control inteligente de luces de carretera

Además incorpora el AVAS (Acoustic Vehicle Alerting System), la alerta sonora que avisa a los peatones cuando el vehículo circula en silencio (en modo 100% eléctrico), y que actúa a menos de 20 km/h y al hacer marcha atrás (obligatorio en breve en todos los híbridos y eléctricos).

avatar
20 años a los mandos
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *