Alfa Romeo Giulia, amor a primera vista

AMOR A PRIMERA VISTA

Introducción

Nos ponemos a los mandos del Alfa Romeo Giulia, el heredero del Alfa 159, pero con un nuevo concepto de berlina, un diseño más deportivo, menos cuadradote que sus rivales alemanes, y con un rendimiento propio de un deportivo compacto.

Y si encima a esto le añadimos un corazón de 180 CV, cambio automático de levas en el volante y la posibilidad de ir en modo deportivo, las sensaciones pueden ser únicas. Centrándonos en los precios, para la versión de acceso Giulia los motores diésel 2.2 litros, parten de los 33.561€, el de 136 CV, llegando a los 37.465€ del motor de 150 CV y cambio automático. El motor de gasolina de 200 CV con este acabado parte de los 38.915€.

El siguiente acabado “Súper”, parte de los 37.736 de la motorización diésel 2.2 de 150 CV, llegando a los 40.240€ de la versión de 180 CV y cambio aut. En gasolina los precios parten de los 41.690€ del motor Turbo de 200 CV.

El acabado Veloce tan solo tiene 2 modelos, el Turbo 210 CV en diésel y Turbo 280 CV en gasolina con precios de partida de 51.890€ y 54.740€ respectivamente. Por último, el acabado Quadrafolio, Respecto a motores gasolina, 2.9 V6 Bi-Turbo de 510 CV, precios parten de los 89.900€

El Alfa Romeo Giulia con motor diésel de 180 CV cambio automático de 8 velocidades y acabado Super que hemos probado está disponible desde 42.036€, sin duda una de las configuraciones más interesantes de la gama Giulia, aunque también puedes optar por el cambio manual de 6 relaciones por 39.536€.

 09-03-2018\\ Agustín Conde

Diseño exterior

Para conseguir un vehículo equilibrado, berlina Premium, y aspecto deportivo, se ha desarrollado sobre una nueva plataforma en la que se basan el exitoso Stelvio, con el que además comparte un gran número de componentes.

Se trata de una berlina de 4,64 metros de longitud con una excelente batalla de 2,82 m, con el diseño inconfundible de Alfa, claramente deportivo, elegante, musculado, pasos de rueda marcados, altura muy baja y ópticas afiladas. Estéticamente es el de las mejores berlinas que ha creado la marca italiana, y enamora a primera vista.

En su frontal, la parrilla en V enmarcada en aluminio, lo domina todo, tiene un gran tamaño y está flanqueado por dos tomas de aire también muy generosas; las ópticas afiladas le dan esa mirada agresiva. El capó también esta moldeado. Cuenta con salidas de ventilación gemelas en las aletas delanteras, aunque estas solo se dan en la versión más deportiva de la gama Giulia.

Visto de lateral, lo primero es su sorprendente altura (muy baja), y con una línea más propia de un coupé que de una berlina. La parte de atrás es compacta, con unos pasos de rueda anchotes, dando cabida a unos neumáticos con llantas de 18”. En la trasera, destaca los dos escapes cromados iguales a ambos lados.

Diseño interior

Pasamos al interior, y como os hemos comentado, la batalla de 2,82 m, que es la más amplia de todo el segmento, configura un vehículo muy amplio. El interior del Alfa Romeo Giulia es elegante, deportivo, italiano 100% y muy enfocado a la conducción.

El puesto de conductor es bajo, los asientos son cómodos y agarran a la perfección. El acceso puede ser algo difícil, si tienes una altura por encima de la media. El botón de arranque se sitúa en el volante de pequeño tamaño (tipo Ferrari), y además incorpora tras el volante, dos grandes las manetas para poder cambiar de marcha manualmente.

Los materiales de nuestro acabado eran agradables al tacto y con una percepción de calidad. Un aspecto sorprendente del interior es la falta de los últimos elementos que se dan en los coches del futuro (coche conectado) y que en ocasiones abruma al conductor, y que, en el Giulia, es justa, y en ocasiones escasa en comparación con sus rivales.

Presenta una pantalla en el salpicadero de 6,5”, integrada por completo en el mismo y de manejo muy sencillo. Incorpora detalles como el indicador de temperatura del aceite y se han integrado en sólo dos mandos todo el control de los sistemas del coche y los modos de conducción.

El DNA de Alfa sigue estando presente con modos Dynamic, Natural, Advanced Efficient y Racing – este último, sólo disponible en la versión Quadrifoglio. En la parte trasera, asientos muy cómodos y amplios, aunque el túnel central trasero es demasiado alto y la persona en el asiento central va incómoda en trayectos largos.

Y aquí llegamos a un punto que nos ha gustado poquito, el maletero tiene una capacidad de 480 litros, y aunque es un espacio diáfano, el portón de apertura, y la imposibilidad de abatir la banqueta trasera, limita mucho su capacidad de carga y lo que se puede cargar.

Prestaciones y comportamiento

Aquí es donde probablemente el Giulia destaque respecto a sus competidores, es una auténtica delicia conducir este coche. ¿Te quieres divertir? Éste es tu modelo.

Con un peso de apenas 1500 kilos, un chasis de acero de alta resistencia, el DNA Alfa y un bloque turbodiésel de 2.2 litros y 180 CV de potencia asociado a un cambio automático por convertidor de par ZF con 8 relaciones con levas en el volante, prepárate para nuevas sensaciones.

El cambio automático destaca por su gran suavidad, funcionamiento rápido y permitiendo sacar mejor provecho del motor diésel. Hemos estado en consumos en ocasiones por debajo de los 6 l/100 Km, si bien la media global de la prueba se va hasta los 6,8 L/100 km.

 Ponemos el motor en marcha y al ralentí, notamos que es algo ruidoso. También hemos notado estando por ciudad que el sistema Start&Stop, es algo brusco en comparación con otros.

Nos ponemos en marcha y elegimos el modo de conducción A, ahorro de combustible, cambio automático funcionando para conseguir la máxima eficiencia, y sin brusquedades; ideal para devorar kilómetros por carretera. El trayecto de casi 250 km el consumo marcaba en algunos momentos medias de 5,5 L/100 km!!

Cuando colocamos el mando selector en la N, el coche gestionaba por sí solo los ajustes, dando más capacidad reactiva al pedal o al cambio si así lo demandamos

Ahora, si colocamos el selector en la posición D, la cosa cambia amigos. Lo primero que notamos es el cambio de color a rojo de la pantalla central, y el coche se vuelve más brutal y pega un pequeño tirón como avisando de lo que se avecina. Si pisas el acelerador a fondo la respuesta es contundente, y muy rápida. Las reacciones en este modo son más de GTi que de una berlina al uso.

Por carretera la cosa cambia, ya desde los primeros kilómetros notamos una dirección muy directa, que no tardas en acostumbrarte pero que hay que coger con tino, porque el coche se mete a saco; eso unido a una suspensión firme (sin ser incómoda) y a un chasis claramente enfocado a la deportividad, hace que el Giulia se comporte de manera ágil y rápida.

 Si nos metemos a “apretar” el Giulia, esos 180 CV de potencia unidos a un par motor de 350 Nm que actúa desde muy abajo, tan sólo a partir de las 1.500 rpm, hacen que se nos esbocen sonrisas a cada entrada o salida de curvas. No hay posibilidad de desconectar el control de tracción (ESP), pero tampoco es muy intrusivo y deja diversión al volante. El coche es una gozada de conducir, porque tampoco es muy intrusivo. Y qué decir de los adelantamientos, jejeje.

Las levas del cambio automático de 8 relaciones, nos facilitan el manejo del Giulia en cualquier situación y el diferencial electrónico (Torque Vectoring) y la tecnología Integrated Brake System, que combina la potencia del servofreno con el control de estabilidad, nos da ese plus de frenada y control para no irnos largos.

Niveles de equipamiento y Seguridad

Sus rivales; BMW Serie 3, Audi A4 y Mercedes Clase C, entre otros, son capaces de albergar una casi infinita lista de gadgets, asistentes y sistemas, cosa que el Alfa no puede hacer ni tirando del listado de extras.

La gama del Giulia está formada por cuatro niveles de equipamiento: Giulia, Giulia Super, Veloce y Quadrifoglio Verde, siendo el súper el más equilibrado y probablemente el que sea más demandado en el mercado.

El Giulia emplea como mejor sistema de iluminación los biXénon, mientras que todos sus rivales son capaces de montar LED.

Respecto a las asistencias de conducción incorpora frenada automática de emergencia, aviso de salida involuntaria de carril, sistema de acceso y arranque sin llave, el control del ángulo muerto y un conjunto de sensores de aparcamiento y cámara trasera.

En cuanto al equipo de infoentretenimiento el sistema Alfa Connect, es el encargado de gestionar la mayoría de sistemas asociados a la conectividad, son suficientes, aunque como todo, si lo comparamos con la competencia pueden resultar hasta escasos.

A FAVOR
-Diseño Exterior.
-Dinámica de conducción, aceleración , frenada, recuperación y consumo ajustado.
-Comodidad y espacio dentro del habitáculo.

EN CONTRA
-Apertura portón maletero
-Falta de Equipamiento (coche conectado, red wifi, etc.)
-No se abate banqueta trasera

Escrito por

Una obsesión, los coches; y desde hace unos cuantos años, una realidad que tuvo su comienzo hace más de 10 años de la mano de un grande, Emilio de Villota, en Car&Driver. Y espero que esto dure mucho más. Intentaremos manteneros informados al minuto, con las opiniones y comentarios más objetivos.

Sin comentarios.

Deja una respuesta

Mensaje