Renault Talisman Initiale, sin límites

BERLINA CON MAYUSCULAS

INTRODUCCION

Renault hace su incursión en el segmento de las berlinas con el Renault Talisman, esperando hacerse un hueco en un segmento dominado primordialmente por las marcas Premium de AUDI con su modelo A4, Mercedes con el Clase C y BMW con el Serie 3, además de las nuevas incorporaciones en los últimos tiempos de Opel y su Insignia, Mazda con su Mazda 6 o VW con el passat. Y para ello ha presentado un producto muy equilibrado y que augura bastantes éxitos.

Según acabados, los precios parten de los 22.828€ para el Life con el único motor diésel de 110 CV; a continuación, en el acabado Intens los precios parten de los 24.827€ y motor diésel de 110 CV, llegando a los 28.650€ de motor gasolina TCe de 150 CV. Respecto al acabado Zen los precios parten de los 28.390€ con el motor diésel de 130 CV, hasta los 32.561€ del motor Enegy TCe de 200CV y cambio EDC.

Por último, los precios del acabado tope de gama (Initiale Paris) parten de los 35.950€ para el motor diésel y 37.688€ del motor Energy Tce de 200 CV.

Nuestra unidad de pruebas, el Renault Talismán dCi 160 Initiale Paris, 4Control, tiene un coste de 39.950 €, algo elevada a sus competidores, aunque es algo superior en equipamiento al Passat o Mazda 6.

Nuestra unidad monta el motor diésel Biturbo de 160 CV con cambio automático. Decir, que el exclusivo acabado – Initiale Paris-, está disponible sólo en los dos motores más potentes diésel y gasolina con cambios automáticos y con un sobre coste de 5.900 euros respecto al acabado denominado Zen, pero también con ventajas respecto al trato que se le da a un cliente que elige este acabado.

02-03-2018\\ Agustín Conde

DISEÑO EXTERIOR E INTERIOR

Se trata de una berlina de 4,85 m de longitud, 1,87 m de altura y 1,46 m de altura, que sustituye a los modelos Laguna y Latitude, quedando en una posición intermedia, pero siendo mucho más avanzado tecnológicamente y estando a años luz en materiales, acabados y remates interiores que cualquiera de sus antecesores.

Respecto a su diseño, coge los rasgos estéticos de los últimos modelos de Renault donde se destacan principalmente los faros delanteros Full LED, y los traseros extendidos a lo largo de la boca del maletero, dando sensación de aplomo y firmeza.

Líneas fluidas, pasos de rueda que albergan llantas de hasta 19” y un perfil ligeramente ascendente y alargado; y en la parte posterior, un pequeño saliente al final de la tapa del maletero a modo de pequeño alerón y una doble salida de escape perfectamente integrada en el paragolpes trasero.

El Talisman cuenta con detalles interesantes como la detección de la tarjeta llave, al acercarse al coche las luces de día (Day Running Light) y las luces traseras se encienden, o al alejarse del coche se cierra solo, sin tener que apretar ningún botón.

En el interior, una de las claves del Renault Talismán es la mejora de la calidad percibida, destaca sobre manera la enorme pantalla de 8,7” dispuesta de forma vertical y toda la tecnología que es capaz de incorporar. Al abrir la puerta, la pantalla digital se activa con una animación sonora y visual. El asiento retrocede automáticamente 50 mm (en los asientos eléctricos) para facilitar el acceso a bordo, y una vez sentado, el asiento vuelve a la posición memorizada.

En los asientos delanteros, su tapicería de cuero (unidad de pruebas) cuenta con multitud de combinaciones de regulaciones posible, lo que hace muy sencillo encontrar el puesto de conducción perfecto. Además, incorporan función masaje regulable para conductor y acompañante, contando también con calefacción y ventilación de asiento y respaldo. De esta posición del conductor lo que menos me gusta y es una constante en los modelos de Renault es la ubicación del botón de limitador / Control de velocidad, y es que su ubicación para accionar nos hace que tengamos que quitar la vista de la carretera.

Las alfombrillas son específicas para esta versión y los umbrales de las puertas son cromados con la denominación Initiale.

El salpicadero como os hemos contado antes, está presidido por esa gran pantalla táctil, desde donde se maneja prácticamente todo el coche y donde destacan dos sistemas de los que os hablaremos más adelante, R-LINK 2 y Multi-Sense. Los relojes son todos digitales, y configurables en forma y visualización a través de la pantalla central.

El aislamiento acústico es notable incluso con el techo solar eléctrico, y eso es una muy buena noticia.

El Head up Display que equipaba nuestra unidad nos ha ayudado a no desviar la vista de la carretera y poder estar al tanto de algunos elementos como la velocidad o la dirección a tomar en el navegador.

Los asientos traseros reciben, en primicia mundial, la tecnología Cover Carving Technology. Se trata de una nueva carcasa semirígida, resistente a la vez que flexible y ligera que se integra en el respaldo de los asientos. Esta ingeniosa innovación de Renault da una nueva libertad al diseño y aporta beneficios en términos de calidad percibida, habitabilidad (+3 cm para las rodillas en la parte trasera) y peso.

Tiene la funcionalidad 1/3-2/3 y está equipada de una trampilla para esquís. Las dos plazas laterales disfrutan de un reposacabezas giratorio. Una vez plegado y girado, despeja la visibilidad del conductor hacia atrás.

Para la parte trasera incorpora un par de enchufes USB, para la carga de dispositivos móviles, para hacer más ameno el viaje de los más pequeños.

El maletero tiene una capacidad de 515 litros, pero nos encontramos con una boca de carga pequeña que impide meter bultos muy voluminosos; aun así, la boca de carga es de las mejores de su segmento. La capacidad del maletero aumento hasta los 608 litros gracias al compartimento bajo el piso.

Es un maletero muy aprovechable al que se accede a traves de la apertura del portón eléctrico.  Tiene varios huecos en los laterales para ordenar y colocar objetos de uso cotidiano.

PRESTACIONES Y COMPORTAMIENTO DINAMICO

Nuestra unidad de pruebas incorporaba el motor más potente de la gama diésel, el dCi Biturbo (necesario para sacar esos excelentes 160 CV de potencia) de 160 CV de potencia y 380 Nm de par máximo. La gama la completan el 1.5 dCi de 110cv y el 1.6 dCi de 130.

Respecto a las versiones de gasolina están los motores 1.6 TCe de 150 y 200 CV, pudiendo elegir con caja de cambios manual o automática, según versiones, siendo la automática EDC de doble embrague, la que se monta por defecto en las versiones más potentes, como también era nuestro caso.

El Renault Talisman, se mueve con soltura por todo tipo de carreteras, es muy estable y ofrece una gran sensación de seguridad en curva: Ya sean reviradas o autopistas, el Renault Talisman cumple con nota. Además, es extremadamente cómodo gracias a la suspensión neumática, y que filtra cualquier alteración en el pavimento.

El Sistema Multi Sense nos permite elegir el modo de conducción idóneo para cada momento. En modo ECO, el más recomendable para la ciudad, la caja de cambios, (en nuestro caso automática EDC de doble embrague y seis relaciones) nos procura unos cambios suaves y rápidos para favorecer el consumo en las grandes ciudades, con lo que rápidamente llega a las marchas más largas. La dirección también se ablanda y se vuelve más ligera y la respuesta del motor se ve limitada en parte.

Modo Comfort, perfecto para viajes por autopistas y autovías, las suspensiones se ablandan, la dirección es ligera de tacto y el motor mantiene altas velocidades de manera constante y sin consumos excesivos. Es como viajar en el salón de casa.

Modo Sport, aunque no es un vehículo indicado para este modo de conducción, no está de más tenerla e incluso nosotros la hemos utilizado un par de veces. Con este modo Sport, hemos conseguido una más rápida respuesta del motor, la dirección se ha endurecido, así como las suspensiones, y el cambio aprovecha más las marchas, dando ese plus de potencia, que hemos necesitado, sobre todo en puertos de gran exigencia.

Para conseguir además ese excelente paso por curva, el Renault Talisman incorpora el sistema 4Control, un sistema que, a baja velocidad, hace que las ruedas traseras giren unos grados en sentido contrario a las delanteras para reducir el radio de giro del coche, pero que a altas velocidades, gira unos pocos grados las ruedas, pero esta vez en el mismo sentido que las delanteras. Este sistema también se agradece mucho a la hora de maniobrar o de aparcar en batería en huecos en donde no hay mucho espacio.

Por último, existe un modo Personalizado en el que podremos elegir, entre una infinidad de posibilidades cómo configurar nuestro Talisman Initiale.

Los consumos se mantuvieron estables en los 6,0 L/100 km, de lo que se puede decir que también es una buena cifra.

NIVELES DE EQUIPAMIENTO Y SISTEMAS DE SEGURIDAD

Antes de entrar en materia, hay que destacar dos tecnologías que incorpora el Renault Talisman, y que también incorporan otros modelos de la marca del rombo, y que son el sistema multimedia R-LINK 2 y el Sistema Multi-Sense.

El primero de ellos, es el Sistema R-LINK 2 que se ofrece con pantallas táctiles de 7” (acabado Intens) o de 8,7” (acabado Zen e Initiale). La diferencia más significativa es que la de mayor tamaño es vertical. Tienen interfaz personalizable, con iconos muy grandes y sin mucha complicación.

El otro elemento es el Sistema Multi-Sense, un selector de modos con cuatro opciones disponibles: Eco, Confort, Sport y Personalizable. Es un sistema que cambia en cuestión de nada, el comportamiento del vehículo modificando la dirección, el tacto del acelerador o el cambio EDC.

Cada modo de conducción va acompañado por un color característico que sirve de referencia para la iluminación ambiental del habitáculo, aunque podemos poner el color que queramos en cada momento.

Respecto a los acabados, la versión familiar del Talismán contará con cuatro niveles de equipamiento: Life, Intens, Zen y el más alto de gama que equipaba nuestra unidad denominado Initiale Paris, que aporta más si cabe, un extra de confort y refinamiento.

El acabado Zen, que a nuestro juicio, es el acabado más completo y “justo” incorpora de serie elementos como el climatizador bi-zona con sistema de purificación del ambiente, navegador, ordenador de a bordo, volante multifunción, sensores de aparcamiento delanteros y traseros y asientos delanteros con regulación eléctrica.

Además, incorpora llantas de 19”, control de velocidad de crucero adaptativo con limitador, luces delanteras Led, lunas tintadas, sistema de aparcamiento asistido, asistente de arranque en pendientes, asistente de cambio involuntario de carril y de ángulo muerto, …

Partiendo del acabado Zen, el Initiale Paris añade con Head-up Display, ayuda al aparcamiento por ambos lados, 4CONTROL, amortiguación pilotada, asientos con más regulaciones, sistema de sonido BOSE, compuesto por trece altavoces y un algoritmo exclusivo que convierte la señal de las fuentes estéreo, en señal multicanal para ofrecer un sonido Surround, tapicería de cuero y llantas de 20”.

A FAVOR

– Espacio interior
– Acabado muy completo
– Dinamismo y seguridad

EN CONTRA

– Ubicación del control de velocidad
– Visibilidad luna trasera
– Boca de carga del maletero

Escrito por

20 años a los mandos

Sin comentarios.

Deja una respuesta

Mensaje