AUDI AG: LA ESTRATEGIA DE LA PROPULSIÓN DEL FUTURO

Audi trabaja sin descanso en tratar de dar respuesta a las demandas de la movilidad del futuro. A finales de 2010 y comienzos de 2011 llegará al mercado el Q5 híbrido, el primer Audi que combina motores de gasolina y electricidad. Audi mostró el A8 híbrido por primera vez como concept car en Ginebra. Con un índice de emisiones de C02 de 144 g/km, se sitúa en el liderato de su segmento. Otra primicia mundial en Ginebra fue el ejercicio de diseño A1 e-tron, que muestra que la capacidad de Audi en materia de sistemas eléctricos llega hasta el segmento de los compactos.

A finales de 2012, Audi lanzará el automóvil eléctrico e-tron que pudo verse el año pasado en el Salón del Automóvil de Frankfurt. Se fabricará una serie limitada y será el primer coche eléctrico que llegue al mercado.

En palabras de Rupert Stadler, presidente del Consejo de Dirección de AUDI AG: “En el futuro, nuestros clientes podrán elegir automóviles propulsados por una gama de tecnologías cada vez mayor. A los motores TDI y FSI de alta eficiencia se unirán mecánicas eléctricas en los formatos que mejor se adapten a las necesidades de movilidad. A la propulsión híbrida le seguirán vehículos cien por cien eléctricos”. Y continúa: “La denominación `e-tron´ jugará un papel muy importante. Al igual que el término `quattro´ se ha convertido en sinónimo de tracción total, `e-tron´ será el término que designará en Audi a la movilidad eléctrica”.

Al desarrollar sistemas de propulsión alternativos, Audi pretende seguir una estrategia basada en asociar la tecnología a cada línea específica de modelos y mercados para ofrecer a sus clientes beneficios tangibles.

“Actualmente consideramos a los híbridos como una tecnología específicamente orientada a la disminución del consumo; en su debido momento los híbridos conectables demostrarán sus puntos fuertes cuando los conductores cubran distancias más largas en modo completamente eléctrico en combinación con un motor convencional”, afirma Michael Dick, miembro del Consejo de Dirección para Desarrollo Técnico en AUDI AG.

En palabras de Dick, “el punto fuerte de un vehículo eléctrico radica en el entorno urbano, donde la exigencia de medios de transporte sin emisiones contaminantes se incrementará fuertemente”.

Al margen de los híbridos y de los coches eléctricos, Audi continúa evolucionando su capacitación a largo plazo para desarrollar conceptos de propulsión básica a base de pilas de combustible y del hidrógeno como portador de energía.

Cada año, Audi invierte cerca de dos mil millones de euros en proyectos de desarrollo, haciendo hincapié en el progreso del diseño de motores de combustión interna y en las áreas asociadas a los mismos. La movilidad eléctrica es una nueva prioridad. En esta materia, el e-tron mostrado en Fránkfurt fue una señal contundente. Al mismo tiempo, las diferentes actividades se están agrupando entre sí de manera estratégica. Audi ha establecido que el proyecto e-performance se encargue de todo lo relacionado con la movilidad de propulsión eléctrica. Desde el otoño de 2009, un equipo ha estado trabajando en el proyecto de investigación del mismo nombre con el apoyo del Ministerio de Investigación y Ciencia Federal de Alemania. Miembros del equipo, compuesto por personal de desarrollo de AUDI AG y científicos de varias universidades, trabajan en el desarrollo de un nuevo concepto de vehículo completamente eléctrico, que abarca desde la carrocería a la batería y a la gestión electrónica.

Audi A1 e-tron

Audi extenderá su familia de modelos e-tron paso a paso: el ejercicio de diseño A1 e-tron que la compañía mostró en el Salón del Automóvil de Ginebra es un innovador Mega City Vehicle (MCV). Al igual que los deportivos de la misma familia, cuenta con propulsión eléctrica y posee una autonomía superior a los 50 km en tráfico urbano. Con una potencia máxima de 102 CV, el A1 e-tron también es un automóvil divertido de conducir.

Cuando se agota el suministro energético de la batería, se recarga a través de un ampliador de autonomía excepcionalmente compacto, consistente en un motor Wankel de un solo rotor y de un generador eléctrico con un ritmo de carga de hasta 15 kW.

Dicho dispositivo proporciona al A1 e-tron una autonomía adicional de 200 km. De acuerdo con el estándar para determinar el consumo de este tipo de vehículos, el consumo es de sólo 1,9 l a los 100 km, equivalentes a unas emisiones de CO2 de sólo 45 g/km.

Audi A8 híbrido

Audi ha mostrado el estudio de ingeniería A8 híbrido en el Salón del Automóvil de Ginebra. Sus dos motores, el 2.0 TFSI y el propulsor eléctrico, aportan un rendimiento combinado de 245 CV y un par de 480 Nm. Ambos confieren al coche un rendimiento equivalente al de un motor de seis cilindros convencional de alta cilindrada. La reducción sistemática de la capacidad demuestra sus ventajas en materia de consumo en combinación con la propulsión eléctrica: el consumo medio es de sólo 6,2 l/100 km, equivalente a unas emisiones de CO2 de 144 g/km.

El Audi A8 híbrido utiliza una configuración híbrida paralela, un principio de elevada eficiencia que evita pérdidas de potencia por fricción innecesaria. El potente motor eléctrico integrado entre el cuatro cilindros de gasolina y 211 CV y la transmisión tiptronic de ocho velocidades confieren hasta 45 CV adicionales al conjunto mecánico, además de 211 Nm de par.

El ejercicio de diseño A8 es un híbrido cien por cien, lo que implica que tanto el motor de gasolina como el eléctrico pueden impulsarlo de manera completamente independiente o de forma combinada. En modo completamente eléctrico, el coche puede alcanzar los 65 km/h y cubrir una distancia de más de 2 km.

Vigésimo aniversario de la presentación del Duo, el primer híbrido de Audi

100 Avant quattro (Audi Duo I)

La primera generación del Audi Duo se fabricó en otoño de 1989 sobre la base del Audi 100 Avant (C3) y fue presentada al público por primera vez en el Salón del Automóvil de Ginebra en marzo de 1990. Un Audi 100 Avant quattro con un motor de inyección de cinco cilindros y una potencia de 136 CV montado en el eje trasero con un motor eléctrico de corriente continua de 12,6 CV, demostrando de esta manera la fiabilidad del automóvil híbrido y su capacidad para recorrer cortas distancias con cero emisiones contaminantes. La sección eléctrica del automóvil estaba alimentada con una batería de níquel-cadmio.

100 Avant quattro (Audi Duo II)

En el Salón del Automóvil de Ginebra de 1992, Audi presentó un concepto alternativo de automóvil de turismo. Este Audi Duo tenía dos formas de propulsión bajo su carrocería de Audi 100 Avant quattro (C4): un motor de combustión interna conduciendo ambos ejes y un motor eléctrico que podía conectarse al eje trasero cuando fuera necesario. Su batería de sulfuro de sodio operando a 252 voltios le otorgaba una autonomía de alrededor de 80 kilómetros.

A4 Avant Duo (Audi Duo III)

A mediados de septiembre de 1996, con motivo de la AAA de Berlín, Audi desveló la tercera generación del Audi Duo. La base técnica era la del Audi A4 Avant (B5), propulsado por el conocido motor TDI de cuatro cilindros con una potencia de 90 CV y un motor eléctrico de tres fases sincronizada enfriado por agua que generaba 29 CV. Al conducir con el motor diesel o al frenar, el motor eléctrico funcionaba como un generador y se utilizaba como un recuperador de energía.

21-04-2010//

Os traemos las ultimas noticias recien sacadas del horno, para que no os perdais nada de este mundo tan apasionante de las cuatros ruedas
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *