AUDI Q8, el SUV de alto rendimiento, y con un confort inigualable

El Slogan de Audi es “A la vanguardia de la técnica”, cuando entras en los nuevos modelos de Audi, sientes que no es solo un slogan, sino que esa frase es pura realidad.

Modelos como el nuevo Q8 que hemos estado probando es tangible es vanguardia en su diseño interior y claro está, también en su imagen exterior.

El Audi Q8 tiene una fuerte personalidad. Dado que es un SUV y sus dimensiones son de un tamaño considerable (4.986 mm de longitud, 1.995 mm de ancho y 1.705 mm de alto), había que dar un giro de tuerca en su imagen exterior, ese giro se ha visto traducido en una carrocería SUV de corte coupe, pareciendo más bajo que su hermano, el Audi Q7, pero sin perder espacio en su interior, y manteniendo el prestigio de un SUV de Audi.

Hay tres opciones mecánicas dentro de la Gama del Q8, sin contar las versiones más deportivas denominadas SQ8 (diésel con una potencia de 435 CV y un par máximo de 900 Nm entre 1.250 y 3.250 rpm) o Q8 RS (gasolina con una potencia de 600 CV y 800 Nm de par entre 2.200 y 4.500 rpm)

Precios

El Audi Q8 tiene un precio de salida desde 82.610€ (Q8 45 TDI quattro tiptronic 8 vel, 231CV) el primer escalón lo abre el motor diésel, a este le sigue la mecánica gasolina Q8 55 TFSI quattro tiptronic 8 vel. con 340CV desde 85.610€, terminado con el Q8 50 TDI quattro tiptronic 8 vel. con 286CV de potencia desde 86.130€.

Todos los motores del Audi Q8 cuentan con la tecnología Mild-Hybrid (MHEV), que puede reducir el consumo de combustible en hasta 0,7 l/100 km en utilización real, y por la que obtienen la pegatina de la DGT denominada como “ECO”.

Es imponente por fuera e impresionante por dentro, vamos a ver cómo se comporta en el día a día, y que clase de respuesta da en los distintos trayectos por los que hemos realizado la prueba.

Diseño exterior

De su frontal destaca visualmente la imponente parrilla Singleframe de diseño octogonal y posición vertical, y las grandes entradas de aire, le dan una imagen muy agresiva.

Al ser una línea coupe el techo va descendiendo a medida que vamos dirigiendo nuestra vista hacia la parte trasera.

No podemos despedirnos del frontal sin antes hablar de los faros LED (serie), mientras que la tecnología HD Matrix LED está disponible de forma opcional.

Aquí, tanto la firma tridimensional de las luces diurnas como el diseño de los grupos ópticos traseros muestran esa vanguardia a la que hace referencia el Slogan de la marca.

Porque además de bonitos parecen de otra época más futurista.

Las llantas de serie tienen 19 pulgadas de diámetro (con unos neumáticos que miden 265/65). En opción pueden ser de 20, 21 y 22 pulgadas (y los neumáticos de hasta 285/40).

Un elemento que le hacía aumentar es sensación de carácter eran sus llantas de 22 pulgadas (opcionales), las cuales resaltaban esa línea deportiva que la marca quería potenciar en este modelo.

En la zaga, destaca la firma lumínica de los grupos ópticos, además de la anchura del coche.

Nuestra unidad de pruebas montaba el nivel de acabado S-Line que los distingue por tener elementos más deportivos como, por ejemplo, las carcasas de los espejos retrovisores están diseñadas con una terminación en símil aluminio, o el difusor, en negro titanio mate, integra un protector inferior acabado en color plateado, y está flanqueado a ambos lados por dos tubos de escape redondos.

Como opción, para acentuar más esa imagen deportiva, Audi ofrece el paquete de estilo negro, que acentúa el área de los paragolpes, la parrilla singleframe y las ventanillas laterales.

Diseño interior

Lo primero que resalta nada más abrir el coche son:

 El espacio, un habitáculo muy generoso para que 5 pasajeros viajen muy cómodos, con tres plazas individuales traseras.

Todos los asientos son amplios y cómodos, en ningún momento sientes donde te sientes estas libres se movimiento sin estorbar al de al lado.

La calidad de acabados. En el salpicadero llama la atención las dos grandes pantallas. La superior, de 25,6 cm (10,1″), controla los sistemas de infotainment y de navegación.

La pantalla inferior, de 21,8 cm (8,6″), permite al conductor manejar las funciones de climatización, confort y de entrada de texto.

El salpicadero con su apariencia black panel, se convierte en una superficie amplia y elegantemente oscura cuando el sistema está apagado.

La configuración del Audi Q8 es solo de 5 Asientos, no se puede escoger 7 asientos como en el caso del Audi Q7.

La amplitud de su habitáculo mejora al su más directo rival –BMW X6- en las dimensiones más relevantes, incluyendo la longitud y la altura.

Tenemos distintas opciones en asientos. Empezando por el estándar, confort, deportivos, y deportivos S.

En todas las opciones, en el caso de los delanteros, el ajuste de la posición longitudinal, de la altura, de la inclinación del respaldo y del apoyo lumbar es eléctrico.

La opción Confort tiene función de calefacción y ventilación de serie para los delanteros (en opción hay masaje para los delanteros y calefacción para los traseros).

La mayor diferencia que hay entre estos mencionados y los deportivos y deportivos S, es que estos últimos sujetan mejor el cuerpo en las curvas que el resto porque los apoyos laterales son más grandes.

En el caso de los asientos traseros como hemos mencionado existe la posibilidad de montar tres asientos individuales con regulación longitudinal, pudiendo así ganar espacio dentro del habitáculo o del maletero según las necesidades de cada momento.

El maletero cuenta con una capacidad de 605L, pudiendo aumentar hasta los 1755 Litros si abatimos los respaldos de los asientos posteriores. En esto también su pera a su rival directo.

Las pantallas del salpicadero y consola central, ambas táctiles, tienen la peculiaridad de que cuando se selecciona una función con el dedo, se escucha y se siente un ‘clic’ a modo de confirmación.

Pero si te gusta dar órdenes por voz, en el Q8 no te cortes, el control de voz tiene reconocimiento de lenguaje cotidiano lo que hace muy sencillo dar este tipo de órdenes, como si fuera el asistente de Google.

Por ejemplo, se puede decir la frase “tengo hambre” y, en consecuencia, sugerirá restaurantes cercanos a la ubicación del vehículo.

También tenemos la tercera pantalla digital que se sitúa detrás del volante, ofreciendo la información deseada al conductor. Esta tiene una dimensión de 12,3″, con una resolución de 1920 por 720 píxeles. La visión de esta pantalla es buena, aunque el sol estaba en una posición baja e incidía directamente en ella.

Motorizaciones

Hay tres motorizaciones disponibles para la el Audi Q8.

El nivel de acceso se abre con la denominación Q8 45TDI. Con un motor de tres litros diésel rinde una potencia de 231 CV y un par máximo de 500 Nm, en este caso disponible entre 1.750 y 3.250 rpm.

Acelera de 0 a 100 km/h apenas necesita 7,1 segundos, con una velocidad máxima de 233 km/h.

El Q8 50 TDI, monta un motor diésel de 6 Cilindros con sistema de inyección Common Rail y turbocompresor, vehículo híbrido suave (Mild hybrid o MHEV), entregando una potencia de 286CV.  Acelera de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos, alcanza una velocidad máxima de 245 km/h y tiene un consumo medio de 6,6 l/100 km.

El nuevo Audi Q8 55 TFSI está equipado con un motor de gasolina con seis cilindros, tres litros de cilindrada, inyección directa y sobrealimentación mediante turbocompresor. Este propulsor rinde una potencia máxima de 340 CV y un par máximo, de 500 Nm, está disponible en el rango comprendido entre las 1.370 y las 4.500 rpm.

Con este motor, el Audi Q8 acelera de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h.

La caja de cambios tiptronic de ocho velocidades y la tracción total permanente quattro es de serie en todos los Q8.

Prueba dinámica

Nuestra unidad de pruebas montaba la mecánica diésel 50 TDI, que rinde 286 CV de potencia.

A primera vista puede parecer que este coche en curvas va a ser rudo por la envergadura. Nada que ver con la realidad, se muestra muy ágil y en ningún momento da la sensación de que llevas un coche de este tamaño.

Cuando arrancas, lo primero que notas es el aislamiento acústico del habitáculo, no hay sonido alguno dentro, es mas no podrías asegurar si es diésel o gasolina porque no se oye nada el motor a ralenti.

Una vez en movimiento, tampoco el ruido entra, aunque se acelere mucho, la insonorización es tan buena que no molesta en ningún momento del régimen de vueltas al que vayas.

La suspensión de serie tiene muelles helicoidales y amortiguadores de dureza variable. En opción, hay dos suspensiones con muelles neumáticos, una con una configuración normal (o confortable) y otra deportiva.

En ambos casos, es posible regular la altura de la carrocería en cinco niveles.

El coche es muy suave en cuanto a la conducción se refiere. Uno de los elementos que aportan este confort es la suspensión neumática, la cual trabaja bien amortiguando los baches e irregularidades del asfalto, dando un alto nivel de confort a sus ocupantes.

Por otro lado, esta suspensión, también evita el balanceo de la carrocería, proporcionando una estabilidad altísima y esto a su vez se traduce en plus que otorga a la seguridad del conductor.

En cuanto a la dirección puede actuar sobre las ruedas delanteras y, en opción, también en las traseras.

En este último caso el diámetro de giro del Q8 es menor, es decir, necesita menos espacio para hacer maniobras.

Esto se agradece cuando conduces por ciudad o entras en parkings más justos de espacio. También en carretera la dirección a las cuatro ruedas ejerce más seguridad a la conducción.

La respuesta cuando pisas el acelerador es contundente, es rápido y sale de situaciones en donde hace falta potencia con mucha tranquilidad.

No se nota en ningún momento necesidad de más potencia, la que tiene este motor le sobra para cubrir las necesidades del 99% de los usuarios.

El consumo de este motor es muy contenido para la potencia que lleva bajo el capo. Situándose la media del consumo en 7,7l/100 Km, teniendo en cuenta que no hemos ido buscando el consumo, y hemos circulado tanto por ciudad (100Km) como por carretera (100Km), así como por autovía (100Km).

Equipamiento

El Audi Q8 va equipado con el sistema MMI Navegación plus, que utiliza el estándar LTE Advanced para la transmisión de datos y punto Wi-Fi.

El sistema de navegación ofrece una serie de sugerencias de destino al reconocer las preferencias del conductor, basándose en trayectos anteriores ya realizados.

Los servicios online de Audi connect añaden funciones predictivas al proceso de la navegación.

La llave opcional Audi connect key permite al conductor abrir y cerrar el vehículo, y encender el motor mediante el uso de un smartphone Android.

La personalización permite al cliente almacenar hasta 400 parámetros en los perfiles de usuario individuales.

Con la aplicación myAudi, los conductores también pueden enviar destinos de navegación, música en streaming o citas del calendario desde el teléfono hasta el sistema MMI.

Cuenta como en otros modelos de Audi con el sistema Audi Conect, ofrece la información de tráfico online, el aviso de alertas o el servicio de aparcamiento en la calle, los cuales utilizan la información de la inteligencia conectada de la flota de vehículos Audi, también forman parte de Audi connect.

La gama de servicios de Audi connect también incluye Alexa, el servicio de voz de Amazon basado en la nube, que está integrado en el MMI.

El conductor puede utilizarlo para realizar pedidos y para obtener información sobre eventos.

Opcionalmente se puede montar un sistema de audio Bang & Olufsen 3D Advanced Sound System y con el Audi phone box.

Seguridad a bordo

El Audi Q8 cuenta con control de crucero adaptativo, el asistente de eficiencia, el asistente de cruce, el sistema de alerta por cambio involuntario de carril (lane change warning), el asistente de bordillos (curb warning; alerta al conductor para evitar daños en las llantas durante las maniobras de estacionamiento) y la cámara 360 grados.

También aquí está la vanguardia de la que hace gala el slogan, y eso se transmite con el sistema Remote Garage Pilot, que, bajo la supervisión del conductor, permite al Audi Q8 entrar y salir de un garaje de forma autónoma.

El conductor activa el proceso desde fuera del vehículo mediante la aplicación myAudi en su smartphone.

El asistente de aparcamiento remoto parking pilot ofrece un nivel similar de confort. Detrás de todos estos sistemas se encuentra el controlador central zFAS, que monitoriza constantemente el entorno del vehículo y utiliza los datos para proporcionar la mejor asistencia posible.

Para ello, en función de las opciones seleccionadas se utilizan hasta cinco sensores de radar, seis cámaras, doce sensores ultrasónicos y un escáner láser.

Otro sistema de seguridad es el Audi cruise assist, el cual reduce la tarea del conductor en viajes largos, mediante la asistencia al control longitudinal y lateral del vehículo.

Incorpora las funciones del control de crucero adaptativo (adaptive cruise control), del asistente de conducción en atascos (traffic jam assist) y del asistente activo de mantenimiento de carril (active lane assist).

Para conducir en ciudad, el Audi Q8 hace que sea más fácil y más seguro con elementos como el Asistente de cruce (crossing assist), el asistente de tráfico cruzado trasero (cross traffic assist rear), el sistema de advertencia de salida (exit warning) y el asistente de cambio de carril (lane-changing assistant).

Cada uno tiene su pasión. La mia desde pequeñito era leer las revistas de coches, ahora soy yo el que escribe de lo que se, para que otras personas puedan aficionarse a este mundo como yo lo hice en su día, ademas de mantener informados al resto de lectores.
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *