Jeep Wrangler 4xe

Jeep Wrangler 4xe

El Jeep Wrangler 4xe, el legendario modelo, sigue la tradición mejorando incluso con la hibridación.

La marca Jeep y el modelo Wrangler son un ícono del automovilismo mundial del todo terreno. Eso sin duda. Jeep cumple 80 años de vida y este 2021 está siendo especialmente intenso en cuanto a nuevos modelo y en sus paso evolutivos hacia la electrificación.

Si hace pocos días conocíamos como es el Jeep Grand Cherokee 4xe, y no hace tanto como era el Jeep Renegade y el Jeep Compass del mismo apellido, ahora lo hacemos con el Wrangler, si cabe el modelo más mítico de la marca, con esta tecnología de hibridación y enchufable que se beneficia no solo de bajos consumos reales en conducción, también de la etiqueta 0 de la DGT.

No solo evoluciona, lo hace de forma inteligente.

El Jeep Wrangler 4xe ya está disponible para su venta también en España y su característica principal es que se trata de un híbrido con motor de gasolina y dos motores eléctricos.

En realidad, de esos dos motores eléctricos mencionados, prácticamente solo uno, el que está ubicado dentro de la caja de cambios, es el encargado de mandar también fuerza al coche junto el motor de combustión delantero.

El otro eléctrico hace las veces, principalmente, de generador de electricidad y motor de arranque, y está situado justo a continuación del motor de gasolina.

Solo en versión larga y casi 400 caballos

El Jeep Wrangler 4xe solo está disponible en la carrocería de cinco puertas, es decir, la de batalla larga. Como la batería está justo perfectamente ubicada debajo de la banqueta del asiento trasero, el Wrangler largo ha sido ideal para hacer esta versión híbrida enchufable.

De esta forma tan inteligente, no solo se tiene acceso a la batería con solo levantar la banqueta, tampoco resta espacio ni al maletero ni al depósito de combustible. Muy inteligente en diseño, reparto de pesos, accesibilidad, etc.

Este modelo tiene un motor, o mejor dicho, una potencia, sobrada en todos los sentidos. La suma conjunta de la potencia de los motores es de 381 caballos, casi 400 caballos vamos, y 631 Nm de par que es mucho par.

El motor de gasolina que está delante es el conocido cuatro cilindros de 2,0 litros y 272 caballos. El motor eléctrico que está junto a él, ofrece 63 caballos, aunque este básicamente se encarga generador y motor de arranque que va unido al de gasolina mediante una correa. Eventualmente puede, y lo hace, aportar su granito de arena en fuertes demandas al acelerador.

El otro motor eléctrico, el que va alojado en la caja de cambios, tiene 145 caballos. Este no solo apoya el motor de gasolina, también puede mover el coche el solo con su potencia.

Este motor tiene delante y detrás, dos embragues. Según el acabado del Jeep Wrangler 4xe, tiene el sistema de tracción Command Trac o Rock Trac.

La autonomía eléctrica en caso de tirar solo del motor eléctrico de 145 caballos es de hasta 51 kilómetros. La realidad en la conducción del Jeep Wrangler 4xe es que es potente y, además, se puede utilizar muy bien la energía eléctrica con el acelerador si necesidad de estar muy pendiente de su regulación para que no entre el motor térmico. En otros coches entra enseguida y se hace difícil tener un buen control en este sentido.

El cambio es automático y la tracción es a las cuatro ruedas siempre. En la parte inferior del salpicadero hay tres botones para elegir entre el modo de conducción hibrido, eléctrico o e-Save, para garantizar siempre un mínimo de energía eléctrica para un momento dado que sea necesario.

En modo eléctrico se puede circular hasta a 130 km/h. La batería es de Samsung, refrigerada, con 400 V y 17,3 kWh y Jeep ofrece 8 años de garantía. El enganche exterior para enchufarlo está situado en la aleta izquierda, al lado de la puerta del conductor.

Desde 68.000 euros y tres acabados

El precio del Jeep Wrangler 4xe es 68.900 euros para el primer escalón de la gama. El más caro cuesta 70.800 euros. Además de advertir de que la marca lanza unos buenos planes de financiación, es de reseñar que además, la diferencia con el Wrangler equivalente que no disponen de hibridación es de solo 3.300 euros, lo que nos parece muy interesante dadas las ventajas no solo de conducción potente y agradable de esta versión.

Los acabados disponibles son los conocidos Sahara, el primero; seguido de la versión Rubicon que además tiene algunos elementos para hacerlo más todo terreno aún, como las ruedas de tacos; y por último la versión 80th Anniversary, o versión de lanzamiento y de edición limitada.

No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *