Mazda MX-30, eléctrico con sentido común, urbano y de calidad

En el centenario de su nacimiento, Mazda ya comercializa a nivel global su primer eléctrico 100%, el MX-30.

Este año, concretamente el 30 de enero, Mazda cumplió 100 años desde su nacimiento. No es poco precisamente, y está llena de historia. Y qué mejor ocasión que poner a la venta su primera eléctrico puro.

CROSSOVER, SUV, COUPÉ Y LO QUE SE QUIERA

Se trata de un Crossover, o SUV, porque ahora los conceptos se mezclan y un automóvil como este puede ser una cosa o la otra, o tener ambas de las dos; incluso tener más virtudes.

Su aspecto también es el de un coupé, o casi, por la caída del techo en la parte de atrás, muy pronunciado. Eso, además, deja que las plazas traseras sean menos altas dentro.

Su carácter es eminentemente urbano, como se encarga de recalcar la propia marca. Aunque todo hay que decirlo, lo hemos probado en carretera y también va de cine.

Han querido hacerlo de carácter urbano porque en los estudios que maneja Mazda, en ciudad la media de kilómetros recorridos está en torno a los 50, y el MX-30 tiene homologados 200, y 265 en ciclo WLTP.

O sea, más que de sobra. Hay competidores con más autonomía, es cierto.

100% ELÉCTRICO y 145 CV

Por eso, el MX-30 se basta con baterías  menos potentes, concretamente de 35,5 kWh declarados y 145 caballos de potencia. La velocidad máxima está limitada a 140 km/h, de sobra diría yo, y, por encima de todo, es un urbano con mucho sentido común, suave, elegante, que transmite mucha calidad y uno de los mejores eléctricos que he conducido hasta la fecha.

Tampoco el precio es malo teniendo en cuenta cómo remueve el sector; desde poco más de 34.000€, y por menos con el descuento que plantea el plan MOVES, que son 5.500€.

Por otra parte, el MX-30 calca prácticamente las dimensiones del CX-30 (4.395 mm de longitud), excepto en altura, y comparte chasis, aunque en su original figura pueden observarse dos cosas rápidamente.

Carece de arco central y las puertas traseras laterales son más pequeñas y se abren al revés. Mazda las llama puertas “freestyle”.

Ya las había utilizado en el RX-8, pero también las habían utilizado Mini, Hyundai, BMW en el I3 y varias marcas y modelos más.

En el MX-30 sirven para dar un mejor acceso a las plazas traseras que si solamente se accediera desde las delanteras abatiendo los asientos, y no suponen ser tan aparatosas como las normales en plazas de aparcamiento estrechas, por ejemplo.

Solo se pueden abrir si su correspondiente delantera está abierta y el conductor o el acompañante se han quitado el cinturón, y los cristales de estas no son practicables de ninguna forma, son fijos.

Por si fuera poco, los asientos delanteros cuentan con unos botones en los respaldos que permiten que estos se pueden recorrer hacia delante y abatir, también hacia delante, para permitir un mejor acceso si hace falta.

Tienen memoria también, para facilitar aún más las cosas si se quiere. Muy bien pensado, la verdad.

Las plazas traseras son más reducidas de los normal, no solo en altura, también en banqueta y respaldo, pero para ciudad están bien e incluso, me atrevo a decir, que para desplazamientos interurbanos. Todo depende un poco de la altura y/o envergadura del pasajero.

EXCELENTE, SUAVE, DE CALIDAD

El peso del conjunto supera ligerísimamente los 1.700 kilos, que son unos 310 más que el CX-30 por el peso extra que suponen las baterías.

Estas, de ión y litio, se han situado muy inteligentemente bajo el piso, resguardadas además por una jaula que además de protegerlas contribuye a una rigidez del chasis, que me ha parecido sorprendente.

El comportamiento es por ello, no solo en ciudad, también fuera, aunque se vende como un coche urbano, muy bueno a mi parecer. La batería la fabrica Panasonic y está refrigerada, otro tanto a su favor.

La potencia del motor eléctrico del MX-30, situado delante, es como he dicho, de 145 CV declarada y 271 Nm de par motor; es un motor Hitachi.

En ciudad, como digo, va de cine, pero es que en carretera también. No tiene el empuje, casi siempre desmedido, de los eléctricos al hundir el pie a fondo, pero se aprecia potencia al hacerlo y la respuesta es muy buena.

Es por ello suave, que no aburrido. Al levantar el pie del acelerador rápidamente se nota una leve mayor retención que en un motor de combustión, pero es muy pequeña y nuevamente menos brusca que en otro eléctricos que en pro de la regeneración son bruscos.

El MX-30 es todo suavidad y lo de la gestión del pedal del acelerador es perfecta para mí.

La marca además le ha dotado de un poco de sonido artificial en el interior para que cuando arranquemos, aceleremos o desaceleremos, ese sonido, tipo motor normal, vaya en consonancia con lo que hacemos.

El sonido es muy bajo, no es nada molesto y es muy enriquecedor en la conducción. Me parece todo un acierto, otro en este coche y la lista suma y sigue.

Los frenos son suaves, perfectamente modulados, la dirección excelente y el resto, exactamente lo mismo.

Por eso es uno de los mejores eléctricos que, hasta la fecha, he conducido, y que más agradables resultan en su conjunto.

Dentro de un año, más o menos, el MX-30 incorporará a la gama otra versión dotada de un motor rotativo como generador de electricidad.

A este tipo de combinación de motor eléctrico y motor a modo de generador de corriente se les llama de “autonomía extendida”. En ningún momento ese pequeño motor podrá mover el coche.

En el MX-30 también se pone de manifiesto que las cualidades dinámicas no se han dejado al azar, incluso aunque se insista en que un coche eminentemente urbano.

Las ruedas son de 18” y 215 de ancho y 55 de perfil. Entre su notable equipamiento están las ayudas a la conducción que ahora incluyen también el Smart Brake, o frenada tras la detección de vehículos de frente, por ejemplo en cruces, giros en calles con circulación de frente por el otro carril, etc.

Otra característica en la conducción es que está dotado también con el sistema GVC Plus, o sea, un sistema que se encarga de hacer más confortable las transiciones de pesos y tracción en curvas, por ejemplo; frenando la rueda que se necesite, aplicando menor o mayor potencia en algunos casos (curvas), etc., de forma que se optimiza la tracción delantera del coche y el conductor solo nota un comportamiento excelente.

ORIGINAL TAMBIÉN 100%

Si la carrocería es original, no lo es menos una serie de detalles de diseño o equipamiento en el interior. Curiosamente, el salpicadero practica el minimalismo de Mazda, según ellos, pero a mí me ha aparecido también perfecto.

En general, líneas rectas, que para conducir un coche son geniales.

La consola central se permite el lujo de ser de las llamadas “flotantes” porque parece que no está sujeta a nada al carecer de anclaje por la delantera.

Ello no ha sido óbice para dotarlo de tres pantallas digitales, para nada intrusitas o grandes, como en otros modelos de otras marcas, sean o no eléctricos. La primera la del cuadro de relojes, configurable.

  • La segunda, la situada en el centro y parte superior del salpicadero, dedicada al navegador sobretodo.
  • Y la tercera, delante de la palanca de cambios, para las funciones del del climatizador especialmente. Y un detalle, está es táctil, pero también ofrece la posibilidad de apretar botones físicos para las mismas funciones de la pantalla táctil.

¡Urra!, porque en conduciendo es más fácil apretar un botón físico, y saber donde está mirando o sin mirar, que en un pantalla, por muy buena que sea.

Los materiales del interior también esconden sus secretos. Y son originales, bonitos, de buen tacto y creo que también acertados.

La piel de los asientos es “Piel Vegana”, un tendencia hora de moda, que en realidad no es piel pero que la imita prácticamente a la perfección y aboga por ese ecologismo tan de moda, tan bueno y tan necesario. Solo el volante y la palanca de cambios automática son de piel verdadera.

Otros elementos como los guarnecidos de las puertas, o parte de ellos, son de plástico reciclado, o PET, sobretodo de botellas de plástico, y que otra vez obtiene un resultado en diseño y apariencia creo que de muy buen gusto.

En algunos sitios, como debajo de la consola central flotante, debajo de la palanca de cambios, se ha puesto corcho; corcho tratado magistralmente para que conserve su apariencia y aguante roces, peso, etc. ¿El motivo? Otro guiño a la historia de Mazda que empezó produciendo corcho.

TIEMPOS DE RECARGA

Vamos por partes. Para recargar la batería de 35,5 kWh hay varias “fórmulas”, como siempre.

Con un  potencia máxima con corriente alterna de 6,6 kW, que es con el cargador que viene el coche, se hace en 4h aproximadamente para una carga de batería de entre el 20 y 80% de su capacidad, y con corriente continúa y 50 kW máximos, alrededor de 30 min en la misma situación.

Con 50 kW de corriente continua disponibles, se necesitan entre 30 y 40 minutos para una carga de 0% a 80%.

La garantía de Mazda sobre la batería es de 8 años o 160.000 km, asegurando dispondrá al menos de un 70% de capacidad durante ese tiempo.

Los esfuerzos en los automóviles eléctricos van dando sus frutos, aunque puedan considerarse pocos todavía.

Así, Mazda regala en las primeras unidades de venta (no ha especificado cuántas) un wallbox Pulsar Plus, de 7,4 kW con el MX-30, cuyo proyecto de instalación será gratuito gracias al acuerdo adquirido con Iberdrola para facilitar las cosas.

De este modelo, se abaratan costes para el comprador de un MX-30 que debería hacerse cargo solo de la instalación propiamente dicha.

Iberdrola, a su vez, puede llegar a realizar un 10% de descuento mensual a la factura de la luz si el usuario contrata con esta empresa el Plan Vehículo Eléctrico.

TRES VERSIONES Y DESDE 34.375 EUROS

Las versiones de acabado del MX-30 son tres: Origin, Evolution y Zenith. A ellas hay que sumar ahora, y temporalmente, otra llamada “1st Edition”.

Esta está situada, por nivel de equipamiento y precio, entre la primera, u Origin, y la segunda, o Evolution.

Hay que tener en cuenta que solo el Plan MOVES supone 5.500€ de descuento, por lo que si el precio normal es bueno, si se puede acceder al citado plan, es más atractivo todavía.

Precios

  • Mazda MX-30 Origin 34.375€
  • Mazda MX-30 1st Edition 34.590€
  • MX-30 Evolution 36.850€
  • MX-Zenith 38.250€

No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *