Prueba: Volvo XC40 T4 Recharge, el nuevo eléctrico enchufable

TestDrive - Volvo XC40 T4 Recharge

El Volvo XC40 lleva desde 2017 en el mercado y en 2020 presentó su versión híbrida enchufable T4 Recharge, la motorización, que está semana hemos tenido la oportunidad de probar.

Deciros que el apellido Recharge lo utiliza Volvo para todos sus coches electrificados, ya sean híbridos enchufables o eléctricos puros. Avanzamos los precios y empezamos con la prueba.

Precios

Volvo XC40 Recharge T4 plug-in hybrid Essential46.300 euros
Volvo XC40 Recharge T4 plug-in hybrid Core49.265 euros
Volvo XC40 Recharge T4 plug-in hybrid Plus51.443 euros
Volvo XC40 Recharge T4 plug-in hybrid Premium Edition39.000 euros

Siempre podemos mejorar estos precios con las ayudas a la compra del Plan MOVES III (si queda algo), que pueden suponer un descuento adicional de hasta 7.000 euros.

El Volvo XC40 Recharge está fabricado sobre la plataforma CMA una plataforma creada con el objetivo de cumplir unos objetivos responsables. Esta plataforma se desarrolló en previsión de que el XC40 fuera electrificado en el futuro y así se utiliza un paquete de baterías oculto bajo el suelo del coche y que no afecta a la capacidad del maletero.

El Volvo XC40 pertenece al segmento de los SUV compactos con una longitud de 4.425 mm, una anchura de 1.863 mm y una altura de 1.652 mm. La distancia entre ejes es de 2.702 mm.

Diseño

Exteriormente el Volvo XC40 presenta un diseño elegante con personalidad propia. Luce una enorme parrilla delantera trapezoidal que destaca por ser bastante ancha, y en los flancos unas ópticas en forma de flecha invertida, muy elegantes; además tiene el detalle de la cámara delantera oculta en el logo de la marca.

En el lateral, la combinación de color entre carrocería y pilares+techo, le da un toque distinto. Vemos unas enormes llantas de 21 pulgadas dentro de unos pasos de rueda en plástico negro.

Y aquí encontramos la única diferencia con respecto a los modelos de combustión, ya que la boca de carga eléctrica aparece en la parte de la aleta delantera izquierda.

La trasera presenta unos pilotos bastante verticales en forma de L que se prolongan y se funden con el spoiler y el techo.

El portón incorpora el nombre de la marca, junto con la placa identificativa del modelo, mientras que en la parte inferior hay paragolpes de plástico negro en el que destacan unas salidas de escape cromadas simuladas.

Interior muy práctico

El interior es muy limpio y sencillo sin enormes pantallas ni elementos superfluos. Su habitabilidad es muy buena y es lo suficientemente espacioso para llevar a 4 adultos muy cómodamente.

El XC40 Recharge estrena un cuadro de instrumentos de 12,3 pulgadas totalmente digital donde se visualiza toda la información necesaria para la conducción y que se maneja desde el volante.

La pantalla de 9 pulgadas en el centro del salpicadero, táctil y vertical, sirve de soporte principal del sistema de infoentretenimiento, la cual se encuentra flanqueada por dos salidas de aire en vertical de gran tamaño (todas las salidas de aire son de esta forma).

El manejo de este sistema es muy intuitivo, aunque cuenta con una infinidad de parámetros a configurar y te puedes liar un poco, pero con el uso termina siendo sencillo. Cuenta con conectividad con Android Auto y Apple CarPay sin cable.

Una de las pegas de este sistema lo encuentro en la ausencia de mandos físicos para controlar la climatización (ya que si los hay para controlar el audio), pero bueno todo es cuestión de gustos…

Respecto al volante, me ha sorprendido por su sobriedad, es multifunción, de un tamaño y agarre muy bueno, pero sin una infinidad de botones que a veces te vuelven loco. Solo los necesarios.

En el tronco central se ubican una serie de guanteras, junto con la mini palanca del cambio y el cargador inalámbrico del móvil. No son guanteras muy grandes, pero si están muy bien compartimentadas para poder llevar llaves, dinero, el móvil, botellas, todo muy bien estructurado.

Asientos

Los asientos son cómodos, de fácil ajuste (con memoria) tanto en altura, profundidad como en lumbares, calefactables (el botón hay que buscarlo en la pantalla) y junto con la posibilidad de colocar el volante en altura y profundidad, nos deja en la posición perfecta de conducción.

Y en conducción para ganar visibilidad trasera si no hay ocupantes en esta parte, tenemos un botón dentro de la pantalla, mediante el cual abate los reposacabezas.

Respecto a las plazas traseras decir que hay bastante espacio para las piernas y también para la cabeza; aunque creo que es más un coche de 4 plazas que de 5, porque la plaza trasera es muy estrecha y además tiene el hándicap de un túnel de transmisión bastante molesto. 

Esta parte trasera se beneficia del techo solar para ganar en habitabilidad a y luminosidad.

Maletero

El maletero del XC40 T4 Recharge, al igual que sus hermanos con motores de combustión tiene una capacidad de 460 litros. Es muy aprovechable ya que sus formas son muy regulares, y presenta un hueco bajo el piso del maletero donde guardar los cables de recarga, la rueda de repuesto,… que sorprendentemente está desnudo (sin recubrimientos ni protección, se ve mucho hierro).

Echo de menos un compartimento específico para guardar el cable de carga que comparado con algunos, tiene un tamaño pequeño muy bueno y manejable.

Gracias a la posibilidad de abatir la segunda fila de asientos en dos partes (60:40) queda una superficie casi plana (si abatimos la fila completa) de 1.336 litros.

Ya que hablamos de su comparación con los modelos de combustión, decir que el depósito de combustible reduce su capacidad en este modelo de 54 a 48 litros.

Motorización

El Volvo XC40 T4 Recharge combina un motor térmico tricilíndrico de gasolina con 1.5 litros de cilindrada y turbo, que da 129 caballos y un eléctrico de 82 CV, que hacen un total de 211 CV de potencia.

La transmisión es de tipo doble embrague y siete relaciones, que puedes manejarlo de manera manual y la cual destaca por unas transiciones suaves.

Batería

La batería del Volvo XC40 híbrido –situada bajo el túnel central– consta de 90 celdas y tiene una capacidad de 10,7 kWh, lo que posibilita una autonomía en eléctrico puro oficial de 50 km, lo que le habilita para llevar la etiqueta cero de la DGT.

Para cargar íntegramente las baterías del XC40 híbrido se tardan entre tres horas (cargador de 16 amperios) y seis horas (6 amperios), y sorprendentemente sólo tiene una toma de carga de Tipo2, lo que limita bastante el tipo de carga, que no la infinidad de cargadores de este tipo.

Al volante

El XC40 destaca por ser un coche confortable y bien aislado. En ciudad es difícil escuchar al motor de combustión girando a bajo régimen, pero cuando el motor eléctrico se pone a funcionar el silencio es absoluto.

Tiene 4 modos de conducción que se seleccionan a través de un botón a mi modo bastante escondido y un poco alejado del conductor bajo la pantalla central en la parte derecha: Hybrid, Pure, Power, OffRoad.

Modo Pure

Muy apropiado para desplazamientos cortos de día a día, mueve el vehículo en eléctrico 100%, y si podemos recargar por la noche, es el vehículo ideal para uso uso diario.

La autonomía declarada es de 50 km, nosotros nos hemos quedado en unos excelentes 39 kilómetros.

El XC40 puede moverse en eléctrico puro hasta 125 km/h o hasta que pisemos con energía el acelerador, que saltará el motor de combustión.

Aquí, el uso de la frenada regenerativa es muy importante y notaremos en estos casos como al frenar el tacto del pedal es algo duro, pero nada más que la misión de recuperar y recargar las baterías.

Modo Hybrid

El modo de conducción más usado con el que logramos la mejor combinación en términos de eficiencia y fuerza. El sistema híbrido funciona muy bien, apenas se nota el paso de eléctrico a combustión, y eso se agradece por la comodidad e insonorización a bordo, aunque como todo PHEV, cuando salimos a carretera acabamos con la carga de batería rápidamente.

Además puedes ir recargando la batería mientras conduces. La manera de activarlo es un poco extraña, ya que e tienes que meter en el el menú de la pantalla, en funciones del vehículo y activar el botón carga. Es raro que no tenga u botón por el salpicadero o tronco central para poder actiarlo.

Más modos de conducción

Respecto al modo Power, como su nombre bien indica, maximiza las prestaciones de eléctrico y térmico, aunque mi consejo es usarlo para ocasiones esporádicas, porque más allá de una aceleración algo más enérgica no tiene uso para una conducción deportiva.

Y modo Offroad, que nos sirve para adentrarnos fuera de la carretera, por caminos de tierra y que mejora la tracción del Volvo XC40.

Dinámica de conducción

EL Volvo XC 40 T4 Recharge tiene un comportamiento notable en líneas generales. En ciudad es rápido de movimientos, con una dirección precisa y ágil, es silencioso y eficiente, con el puntazo de poder aparcar y circular por donde queramos incluso en episodios altos de contaminación.

En carretera es muy cómodo de conducir y los viajes no se hacen pesados, tanto en incorporaciones como en adelantamientos, los 211 CV de potencia lo solventan sin problema; si es verdad que tarda un pelin en saltar, pero cuando se pone a acelerar lo hace sin contemplaciones.

Los diferentes sistemas que incorpora el Volvo XC40 T4 Recharge, hacen que se pueda conseguir una conducción casi semi autónoma. Mantenimiento del carril, velocidad de crucero adaptativo, distancia con el vehículo que precede,… todo ayuda a que el vehículo pueda ir “casi” solo.

Aquí la autonomía en eléctrico, estando hasta arriba las baterías de carga, aún yendo por debajo de 125 km/h, pero a altas velocidades, la consumes en muy poco tiempo y kilómetros.

Por carretera los pasos por curva rápido, se nota cierto balanceo y saliendo de las mismas, apurando un poco más, tiende a irse de atrás, aunque el Volvo XC40 T4 Recharge, corrige de manera precisa e instantánea, marcando el camino correcto correcto.

En el puerto que nos tocó pasar en la prueba me gustó mucho su comportamiento con el modo de conducción Power. Toda la fuerza puesta al servicio del coche y éste responde de una manera sobresaliente. A pesar de ser un tricilíndrico empuja con fuerza y recupera bastante bien.

El consumo medio de toda la prueba se fijó en unos excelentes 5,2 L/100 km. Bien es cierto que en ciudad consumimos 0 L/100 km, pero tanto en autopista como en carretera no andamos con miramientos.

Equipamiento

La gama del XC40 Recharge para España tiene tres niveles de acabados: Essential Core y Plus, muy completos desde la base. Entre el equipamiento que podemos destacar de nuestra unidad está el techo solar eléctrico, el sistema de sonido Harmann Kardon, asientos calefactables, y en materia de seguridad:

City Safety

El Volvo XC40 T4 Recharge ofrece una serie de sistemas y ayudas a la conducción avanzadas que se integran en el denominado City Safety entre los que podemos destacar:

  • Atenuación de colisiones con vehículos del carril contrario
  • Detección del borde de la calzada
  • Protección en caso de salida de la calzada
  • Sistema de frenado de emergencia
  • Asistente de frenado en cruces
  • Reconocimiento de señales de tráfico
  • Asistente activo de permanencia de carril y limitador de velocidad
  • Alerta de luces de emergencia
  • Alerta de firme deslizante
  • Vista de aparcamiento 360º

Casi todos estos sistemas se configuran a través de la pantalla del sistema multimedia, pudiendo algunos desconectarlos y otros configurarlos al gusto.

avatar
20 años a los mandos
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *