Fiat Ducato y E-Ducato 8, Sin malos humos y hasta 370 kilómetros de autonomía con electricidad

Fiat Ducato y E-Ducato 8, Sin malos humos y hasta 370 kilómetros de autonomía con electricidad

Una de las mayores novedades de la Fiat Ducato, esa furgoneta que todos conocemos tan bien, no es que cumpla 40 años en el mercado, no es que  sea la líder de ventas en vehículos comerciales de su tipo en muchos mercados, no es que haya sufrido toda la gama una buena renovación, es que ahora también tiene una versión eléctrica. Sí, eléctrica 100%. Es la E-Ducato.

De la mano de Fiat Profesional, y de Stellantis, ese grupo y gigante automovilístico mundial creado hace poco entre la fusión de FCA y PSA, la E-Ducato nace dentro de la gama o momento de la Ducato 8.

En general, la gama Ducato experimenta positivamente lo que se suele denominar un restyling, o una actualización. Pero lo más importante de estos cambios, algunos estéticos y que bienvenidos son siempre, son las puestas al día técnicas como una zona de conducción actualizada, motores menos pesados y más eficientes, nueva caja de cambios automática de 9 velocidades o elementos de seguridad tales como la conducción semiautónoma que le sitúa en el Nivel 2.

Furgoneta eléctrica

Así es, la E-Ducato es 100% eléctrica y dispuesta a cubrir, claro, las necesidades del transporte ligero (hasta 3.500 kilos de peso máximo, que puede superar los 4.000 en caso de los eléctricos para poder conducirse con el carnet B, el normal vamos).

La E-Ducato se puede adquirir en varias configuraciones (furgón panelado o acristalado, chasis, combi…) como no podía ser de otra manera. Eso, y también tres alturas (de 2,30 a 2,83 metros) y tres longitudes (de 5,41 metros a 6,36), volumen de carga de 10 a 17 metros cúbicos de máxima y una carga útil que va desde los 690 a los 1.910 kilos.

Todas esas combinaciones dan lugar a más de 80 posibilidades porque a eso hay que sumar que ofrece dos tipos de potencia de batería.

Y vamos a lo no menos interesante, el motor eléctrico. La potencia es de 122 caballos (90 kW). Por supuesto, el cambio es automático, como mandan los cánones en los vehículos eléctricos. Otra cosa más a su favor, en por ejemplo, en circulación y reparto urbano.

Para esa misma potencia, se ofrecen dos posibilidades: Una batería de 47 kWh, la “pequeña” para entendernos, y otra “grande” de 79 kWh. La diferencia, además del precio, es la autonomía.

Con la batería pequeña, la E-Ducato homologa una autonomía de 170 kilómetros en el combinado del ciclo WLTP y de hasta 235 en ciudad. Mientras que con la batería grande hace lo propio hasta 280 y 370 kilómetros, respectivamente.

El resultado en conducción real es realmente satisfactorio. Como un vehículo eléctrico, y en el que solo hay que tener en cuenta sus dimensiones por ser una furgoneta (nada distinto a la Ducato con motor térmico). Fácil de conducir al olvidarse del cambio, y perfecta porque al levantar el pie del acelerador la deceleración de este tipo de vehículos, que además aprovechan para regenerar, la mayor parte de las veces hace innecesaria tocar el freno.

Y sin ruidos internos del motor. Ah, y potente porque otra de las virtudes de los eléctricos es que el par es prácticamente inmediato (280 Nm), algo que en un vehículo de carga se agradece sobremanera. Eso sí también, la velocidad real autolimitada no llega a 100 km/h por mucho que se pise el pedal a fondo. Claro que se ya se sabe que este tipo de vehículos tiene limitada su velocidad por debajo de esa cifra.

La ubicación de la batería, para quien se lo pregunte, como nosotros, está muy bien resuelta. Podría pensarse que restan espacio de cabina o de carga. Pero no, están bajo el suelo de carga, y entre eje y eje, un espacio que normalmente no se aprovecha para el transporte ni de personas, ni de carga ni de equipaje.

Además, hace que la E-Ducato lleve más centrado y bajo el peso, lo que suma más ventajas para la conducción. Están refrigeradas por líquido, que es un sistema más eficiente.

Carga de la batería

Otros aspectos importantes son la carga de la batería y las garantías. La batería de 47 kW puede cargarse totalmente en 50 minutos a 50 kW en corriente continua (C. C.), y admite, claro está, corriente alterna (C. A.) a 7,1, 11 o 22 kW. Así, a 11 kW la carga completa se realiza en menos de cinco horas. Por lo que respecta a la batería grande, en C. C. y a 50 kW, el tiempo es de 85 minutos, y a 11 kW en C. A. de ocho horas.

Por otra parte, la mencionada garantía de la batería está en 8 años o 160.000 kilómetros (lo que ocurra primero) para la batería de 47 kW, o de 10 años o 220.000 kilómetros para la de 57 kW.

Precio

El precio de la E-Ducato parte de los 59.410 euros para la versión Furgón Panelado con batería de 47 kW, y de 76.410 para la misma versión pero con la batería más potente. De ahí para arriba.

La Ducato 8

Las versiones de motor térmico, las de toda la vida vamos, se estructuran en cuatro posibilidades. Son las diesel Multijet3 de 120, 140, 160 y 180 caballos. El cambio puede ser manual de seis velocidades o el nuevo automático de nueve, según las versiones y/o motorización. Ahora estos motores anuncian 25 kilos menos de pesos. Los precios aquí parten de los 28.825 euros.

Común a estas Ducato tan modernos es la conectividad con el sistema Uconnect de Fiat con compatibilidad con los smartphons más habituales y con varias posibilidades muy interesantes de control remoto, etc, posibilidad de tener una red WiFi para hasta ocho dispositivos y un eficaz y útil herramienta de control de flotas. Además de otras funcionalidades.

Entre esas funcionalidades están las de control de crucero adaptativo, asistente de retenciones y mantenimiento de carril. Con ellas, y siempre con el cambio automático asociado, alcanza el Nivel 2 de Conducción Semiautónoma.

No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *