Prueba: Hyundai Santa Fe, un salón rodante

TestDrive - Hyundai Santa Fe, un salón rodante

En estos tiempos que corren y con los motores diésel tan injustamente tratados, nos ponemos a los mandos de uno de ellos, incorporado en un SUV de gran tamaño, donde los motores diésel se muestran eficientes, de respuesta enérgica y solvente, y donde encajan a la perfección.

El SUV en cuestión es el nuevo Hyundai Santa Fe, cuya mal llamada actualización, porque yo creo que ha sido más bien una renovación profunda, llegó al mercado hace menos de un año.

El motor es un motor diésel CRDi de 200 CV de potencia, que a parte de las virtudes de rendimiento que tiene, su eficiencia le hace merecedor de la Etiqueta C de la DGT.

Antes de comenzar con la prueba deciros que el Hyundai Santa Fe también está disponible en motor híbrido y en motor híbrido enchufable. Y como viene siendo habitual en nuestras pruebas, empezamos por los precios.

Precios Gama Hyundai Santa Fe

Hyundai Santa Fe 2.2 CRDi 4×2 200 CV 8DCT Klass38.500 euros
Hyundai Santa Fe 2.2 CRDi 4×2 200 CV 8DCT Maxx42.200 euros
Hyundai Santa Fe 2.2 CRDi 4×2 200 CV 8DCT Tecno47.900 euros
Hyundai Santa Fe 2.2 CRDi 4×4 200 CV 8DCT Style54.500 euros

Hyundai Santa Fe Híbrido Eléctrico

Hyundai Santa Fe 1.6 EHV 230 CV 6AT Klass38.500 euros
Hyundai Santa Fe 1.6 EHV 230 CV 6AT Maxx42.200 euros
Hyundai Santa Fe 1.6 EHV 230 CV 6AT Tecno47.900 euros

Hyundai Santa Fe Híbrido Enchufable

Hyundai Santa Fe 1.6 TGDi PHEV 4×4 6AT Maxx45.190 euros
Hyundai Santa Fe 1.6 TGDi PHEV 4×4 6AT Tecno49.590 euros
Hyundai Santa Fe 1.6 TGDi PHEV 4×4 6AT Style54.190 euros

Diseño exterior elegante y deportivo

Ante nosotros se presenta un SUV grande, con capacidad para 7 plazas y con algo de maletero con ellas ocupadas, pero que exteriormente, no lo parece. Tiene un diseño no tan SUV y más aerodinámico aunque no faltan los detalles que le dan aspecto robusto.

Mide 4.770 mm de longitud, 1.890 mm de ancho y los 1.680 mm de alto y tiene una batalla de 2.785 mm. Las formas musculosas del Hyundai Santa Fe vienen remarcadas por los detalles en símil metálico a lo largo de toda la carrocería, además de los prominentes pasos de ruedas y los cubre bajos.

Parte delantera muy llamativa

El nuevo Santa Fe destaca por su enorme parrilla delantera de panel abierto con formas 3D, a sus extremos se colocan los nuevos grupos ópticos; justo por encima están las luces diurnas (separadas en T al estilo Kona) y todo ello con tecnología full LED.

En la parte inferior del parachoques, el cubre cárter incorpora una gran toma de aire que se suma a las que ya hay en los extremos en posición vertical para mejorar el flujo de aire y la aerodinámica.

Lateral y zaga

En la vista lateral el Hyundai Santa Fe destaca por su contundencia y estética, con esos remarcados pasos de rueda, llantas de 20 pulgadas e inserciones en símil metálico que podemos ver, en todo el conjunto de ventanillas, el lateral, bajos..

Por último la zaga, que también ha tenido su renovación. Encontramos unas ópticas más finas, partidas a la mitad por el portón y que se hayan unidas por una fina franja reflectante (no se ilumina).

En la vista trasera podemos ver como estos detalles junto con los pasos de rueda, acentúan la anchura del vehículo y junto con el cubre bajos en metálico, no pierde el aspecto aventurero propio de un SUV.

Interior de nivel Premium

Nos montamos en el Hyundai Santa Fe y encontramos un habitáculo muy amplio, materiales de alta calidad y muy bien rematado. Es una sensación totalmente premium.

El salto de calidad de Hyundai a lo largo de estos años es más que notable, y en el Hyundai Santa Fe (que es el buque insignia de la marca), se nota y mucho. Todos los componentes acabados son materiales premium de tacto suave.

El nuevo interior del SANTA FE ofrece ahora más espacio, confort y comodidad en comparación con el modelo anterior. 

El interior de nuestra unidad es bastante llamativo, con la tapicería en color blanco, muy sufrida para cualquier roce o pisada (aunque de fácil limpieza), muy elegante y que le da una mayor sensación de calidad al interior.

Y para un mayor confort a bordo, dispone de techo panorámico de gran tamaño eléctrico, que le confiere una luminosidad excelente. En momentos de oscuridad, incorpora iluminación ambiental LED.

Asientos delanteros

Los asientos de conductor y copiloto, ¿dispuestos a disfrutar? pues a ello se prestan con un mullido perfecto para cualquier tipo de viaje, con un espacio generoso y con unas posibilidades de configuración casi ilimitadas.

Se trata de asientos calefactables, ventilados, de regulación eléctrica en altura, longitudinal, para la parte interna de las rodillas y con regulación de lumbares. Vamos, que es difícil que vayas incómodo, y encima con 2 memorias totalmente personalizables.

El volante es regulable en altura y profundidad, multifunción de 3 radios, donde los nombres/icono vienen en un color que dependiendo de cómo de la luz, es difícil de leer.

Incorpora unas manetas para poder manejar el cambio automático de 8 velocidades y las palancas de intermitentes, limpias, etc..

A la izquierda tenemos una serie de botones de seguridad activa, la apertura del maletero, y en la puerta los de elevalunas, espejos retrovisores y cierre centralizado.

Consola Central de nuevo diseño

Ubicado entre los dos asientos y con un tamaño bastante grande. En la parte inferior incorpora una especie de guantera con toma USB a la que se puede acceder desde cualquiera de los dos asientos delanteros.

Por encima, lo primero que llama la atención es el cambio automático de doble embrague 8 velocidades que va por botones (Shift by wire) y a su lado está la rueda a través de la cual podemos controlar el modo de conducción.

Botones en línea para controlar parte del menú de la pantalla central (que yo uso como accesos directos, y moverme con más rapidez), debajo los de la climatización del vehículo, y rodeando la rueda de los modos de conducción, diferentes sistemas de seguridad.

Por debajo de ellos se encuentran los botones de calefacción y ventilación de los asientos y de calefacción del volante.

Por último encontramos dos huecos portabolletas, una pequeña guantera para llaves que se puede ocultar con una conexión USB, el sistema de carga inalámbrico vertical y por supuesto la gran guantera en la que cabe prácticamente de todo

Segunda fila de asientos o mejor dicho, el salón de casa rodante

Las plazas traseras son cómodas a rabiar, al igual que las delanteras, el mullido es perfecto e igualmente se pueden adecuar a nuestro gusto. Se pueden desplazar longitudinalmente e inclinar (una pasada, casi 40º) y además los asientos de los extremos ¡son calefactables!

Pero como todo no puede ser perfecto, están divididas en 60/40 (3 asientos independientes le hubiera venido perfecto) aunque esta configuración no resta espacio para que la persona del centro vaya bastante cómoda; además no tienen la posibilidad de conectar con el maletero sin abatir los asientos, lo que por ejemplo no nos deja llevar unos esquís u objetos largos.

La comodidad en esta segunda fila se consigue gracias a que hay mucho espacio tanto en altura, como en hombros, como en piernas, que además se benefician de que, como no hay un túnel central voluminoso, vas bastante holgado.

En este túnel central nos encontramos una conexión para enchufe normal y dos conexiones USB para que la parte trasera pueda ir entretenida. Como elementos plus de confort, encontramos las cortinillas que complementan las lunas semitintadas, el techo solar panorámico y las salidas de ventilación.

Tercera fila de asientos

Cuando me toca activar la tercera fila de asientos, siempre hecho en falta algún sitio para guardar la bandeja enrollable del maletero, porque nunca sabes qué hacer con ella.

Con el Hyundai Santa Fe, los diseñadores han dado con la tecla, cuenta con un espacio específico muy fácil de colocar bajo el piso, para guardarla sin que ande molestando; pero aconsejo guardarla antes de sacar los asientos que sino después es más engorro.

Una vez hecho esto, desplegamos la tercera fila de asientos; se trata de dos plazas que se despliegan desde el maletero con una mano haciendo uso de un tirador y se recogen igual de fácil quedando ocultas y dejando el piso del maletero plano.

Para acceder a esta fila de asientos, la apertura de las puertas de casi 90º, facilita el acceso, eso sí, yo iría por la parte trasera del copiloto, ya que sólo hay que mover un asiento, aunque tiene alguna que otra complicación.

La zona trasera es algo justa, más enfocada a llevar niños, aunque te sirve para un desplazamiento puntual y te evita tener que llevar 2 coches. El espacio dependiendo de lo que muevas longitudinalmente los asientos de la segunda fila varía para mejor, o para peor.

Me ha llamado aquí la atención una especie de consola en la parte derecha de esta tercera fila, porque incorpora un mando para la regulación de la climatización, una toma de 12V y botones para plegar los respaldos de la segunda fila (muy práctico para no depender de otros para salir del vehículo).

Maletero

Si hablamos de maletero, hablamos de espacio, mucho espacio y configurable a las necesidades de cada momento. Para que lo tengáis más claro, os dejo las diferentes capacidades del maletero dependiendo de las diferentes configuraciones de los asientos (y debajo las fotos ilustrativas)

  • 571 litros con los asientos de la segunda fila inclinados
  • 634 litros con cinco plazas en posición normal
  • 782 litros con la segunda fila adelantados pero no abatidos
  • 1.681 litros de capacidad segunda fila de asientos abatida

Hyundai Santa Fe con motor diésel, perfecta elección

Sorprendentemente vamos a los mandos de un motor diésel, con la que está cayendo sobre estos motores injustamente tratados, y la verdad, para mi gusto, es el motor perfecto para este tipo de vehículos, porque le otorga la potencia necesaria, el consumo es comedido y además contamina poco como acredita su etiqueta verde C de la DGT.

Se trata de un motor diésel de cuatro cilindros “SmartStream” de 202 CV de potencia y 440 Nm de par y tracción integral HTRAC made in Hyundai.

Ha incrementado la eficiencia del combustible y reducido en un 8% las emisiones de CO2 respecto de la anterior generación de motores.

El motor va asociado a una transmisión de doble embrague de 8 velocidades (8DCT) que aúna la suavidad característica de una transmisión automática convencional con una mayor eficiencia de combustible y una aceleración mejorada.

Modos de conducción

Se eligen a través de una rueda que tenemos entre los asientos al lado del cambio. Se pueden elegir entre 7 modos de conducción.

  • MODO DRIVE. Dentro de este modo podremos elegir entre los modos: ECO, Confort, Sport y Smart.
  • MODO TERRAIN. Aquí están los modos: Snow, MUD y Sand.

Tiene una particularidad y es que para pasar de DRIVE a TERRAIN y viceversa, deberemos pulsar el botón central, ya que girando la rueda no pasa de un a otro directamente.

Arrancamos

Lo primero que destacaría del Hyundai Santa Fe es su confort de marcha, es una auténtica pasada. Puedes hacer kilómetros y kilómetros y cuando paras ni lo notas.

Además es un vehículo que está muy bien aislado más allá del filtrado de las suspensiones, apenas notas ruido en el interior, salvo que te pongas a acelerar a tope.

Como comento en el titular es un salón rodante, y no solo para las plazas traseras, también las delanteras y si me apuráis las de la tercera fila, aunque en este caso ha ido ocupada una de ellas por el pequeño de la casa (que iba la mar de contento).

Nos ponemos en marcha, pulsamos la D del cambio, éste va por botones, puede resultar raro al principio, pero es muy cómodo cuando te habitúas.

La verdad es que he intentado evitar en la medida de lo posible circular por la ciudad, ya que creo que es un vehículo claramente enfocado a carretera y con la tracción integral HTRAC para hacer tus incursiones por el campo. Aunque he de decir que no se mueve nada mal por la ciudad.

Circular por autovía es un placer

Enseguida cogemos autovía para poder experimentar ese confort, y el conjunto de motor y cambio automático funciona a las mil maravillas. La respuesta del motor es progresiva, suave alcanza altas velocidades sin apenas darnos cuenta y en cuanto coges velocidad de crucero va de lujo.

En recuperaciones, o adelantamiento, cuando le pisas, el motor reacciona, el cambio baja un par de marchas y el Hyundai Santa Fe sale bastante rápido.

Después de unos 200 km de autopista en modo Confort, cambié de ambiente y le busqué las cosquillas por carretera, para ver como se comporta.

Para la ocasión cambié a modo de conducción Sport y junto con la posibilidad de cambiar de marcha por las manetas, conseguimos un comportamiento algo más deportivo.

TestDrive - Hyundai Santa Fe, un salón rodante
En conducción nocturna, los faros tienen una iluminación tan potente
que parece que vayas con las luces largas.

Las suspensiones trabajan muy bien a la hora de aislar las imperfecciones del asfalto, pero como está más enfocado al confort, el coche en curvas baila un poco, aunque sin perder tracción, a no ser que entres o salgas fuerte que en ese momento te puedes llevar algún que otro susto.

La dirección es firme pero muy filtrada y porqué, porque las ayudas a la conducción y en especial la de mantenimiento de carril van enfocadas a hacer eficientemente su trabajo, aunque en ocasiones de manera algo intrusiva para mi gusto.

El consumo medio homologado se cifra en 6,9 L/100 km según ciclo WLTP, y al final de nuestra prueba hemos rondado los 8 L/100 km. Una cifra muy buena para este tipo de vehículo.

En el campo saca buenas notas también

El Hyundai Santa Fe también es un vehículo apto para moverse por el campo, no sube trialeras, pero es difícil que el coche se te quede, porque entre ayudas, la tracción integral HTRAC y esos 200 CV de potencia, supera todos los obstáculos que se le ponen por el camino.

Equipamiento

El Santa Fe está disponible con tres niveles de equipamiento. El acabado de acceso a la gama, denominado Klass y que ya es bastante completito.

El siguiente en el escalafón es el acabado Maxx que incorpora elementos de confort como la tapicería de cuero, asiento del conductor eléctrico entre otros.

Equipado con la última tecnología SmartSense de Hyundai, el Santa Fe está entre los más seguros de su clase.

  • Control de crucero inteligente
  • Asistente de mantenimiento de carril
  • Mitigador de colisiones frontales
  • Detección de vehículos en el ángulo muerto
  • Alerta de aproximación de tráfico trasero activo
  • Reconocimiento de señales
  • Frenada de emergencia..

Si buceáis por el menú de la pantalla central podréis encontrar todos los sistemas de seguridad y ayudas a la conducción. La lista es bastante extensa y por eso he puesto algunos de los principales.

Por encima se coloca el acabado denominado Tecno que a todo lo anterior añade la pantalla de 10,25 pulgadas, Head-Up Display, un mejor equipo de sonido, llantas de 19 pulgadas, techo solar…

Y por último el tope de gama denominado Style (de nuestra unidad) termina por completar el acabado anterior con llantas de 20 pulgadas, asientos con memoria en cuero Nappa, faros Dual LED, el asistente de aparcamiento trasero (PCA-R) o el estacionamiento con llave inteligente-(RSPA).

Tecnológicamente muy avanzado

En el Hyundai Santa Fe este apartado es para que me pueda extender hasta el infinito y más allá con la multitud de opciones, gadgets, configuraciones y accesorios que equipa. (Al final de la prueba tenéis muchas fotos ilustrativas)

Justo tras el volante la primera de las pantallas, una pantalla digital a color donde encontramos un interfaz limpio, elegante y donde se muestra la información justa.

El diseño y color de los diferentes elementos lo podemos configurar o cambiar dependiendo del modo de conducción que elijamos. Y aquí la primera sorpresa, dependiendo del intermitente que activemos, uno de los diales se convierte en una cámara de retrovisor que muestran todo el ángulo muerto del lado hacia el que pulsamos el intermitente.

Encima de esta pantalla, oculto, tenemos un Head-Up Display, que ni se oculta ni se asoma y que lleva la información justa y necesaria (menos es más).

En el centro del salpicadero nos encontramos con la pantalla principal, táctil y que alberga TODO. Nuestra unidad al llevar el acabado tope de gama incorpora la pantalla de 10,25 pulgadas; para acabados inferiores la pantalla es de 8″.

El funcionamiento es muy sencillo, va muy fluido y es súper intuitivo. Aquí ayudan los botones en la parte inferior, que aunque para algunos puede ser un incordio, yo los usé como botones de accesos directos (defecto de diseñador), para no tener que tocar la pantalla que me resultaba mas incordio.

Sistemas tecnológicos

El principal, la aplicación móvil Bluelink, desde donde se puede controlar el vehículo a distancia (cerrar puertas o subir ventanillas, por ejemplo) o consultar otros aspectos del coche desde un smartphone.

Interacción movil-vehículo

La integración con Android Auto y Apple CarPlay es a través de cable y es instantánea; tiene la particularidad de que podemos tener la pantalla dividida, por si necesitamos alguna info diferente del vehículo.

Añadir otro puntazo, como es el sistema de carga inalámbrico del móvil, que es vertical y que además de evitar que el móvil baile por la guantera, ocupa menos espacio.

Conclusión

En líneas generales, el Hyundai Santa Fe es un coche que destaca por la calidad que presenta en el interior, con unos acabados desde el más bajo muy completos, tecnológicamente a la última, con un diseño exterior elegante y con una habitabilidad fuera de toda duda.

Tiene una mecánica diésel sobresaliente, donde se ha hecho un muy buen trabajo, sobre todo, en insonorización del coche. Viajas de manera cómoda y silenciosa y además tienes la posibilidad de elegir entre diésel, híbrido (por el mismo precio) e Híbrido enchufable.

A partir de aquí ya juega lo que más te guste.

avatar
20 años a los mandos
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *