Prueba Mercedes-Benz EQB SUV eléctrico de hasta 7 plazas

Prueba Mercedes-Benz EQB SUV eléctrico de hasta 7 plazas

Seguimos probando la línea EQ de Mercedes-Benz y en esta ocasión nos ponemos al volante del modelo EQB, el hermano mayor del Mercedes-Benz EQA (prueba) probado hace poco más de un mes, y la versión eléctrica del Mercedes-Benz GLB (prueba) probado hace unas semanas.

Y es que desde la marca de la estrella se lo están currando a base de bien, para por un lado ofrecer el mayor abanico de motorizaciones y modelos, y por otro, adaptarse a los nuevos tiempos, donde los vehículos eléctricos 100% van ganando terreno.

Precios

Modelo Autonomía
EQB 250469 km55.225 euros
EQB 300 4 MATIC420 km59.164 euros
EQB 350 4 MATIC420 km61.433 euros

Diseño elegante similar al GLB

A primera vista nos viene a la memoria el GLB por su similitud en las formas. Pocas diferencias y unas medidas muy similares, 4.684 mm de longitud, por 1.834 mm de ancho y 1.706 mm de alto lo hacen muy similar.

Encontramos diferencias en la parrilla delantera en negro, que en el Mercedes-Benz EQB es ciega (característica de vehículos eléctricos), lo que además redunda en una mejora aerodinámica llegando a un coeficiente de 0,28.

Además una tira LED en la parte superior de la parrilla sirve de unión de los faros LED High Performance que viene de serie en el EQB.

La zaga tiene también los faros unidos por una banda de luz y la matrícula pasa a ubicarse más abajo que en el GLB. En el eléctrico está en el paragolpes, mientras que en el GLB ocupa el portón justo donde se coloca una estrella de Mercedes que oculta la apertura del maletero.

En el lateral podemos ver la insignia EQB, la tapa de carga, y las espectaculares llantas de 19 pulgadas con neumáticos en medidas 235/50.

Nuestra unidad equipa el acabado AMG Line, que trae consigo ciertos elementos específicos como el faldón delantero con piezas de adorno en cromo, ademá de cortinas de aire funcionales.

Interior sin rival

El salpicadero, el volante, los mandos y la disposición de los botones es prácticamente idéntica al de los modelos compactos de Mercedes y el interior en general, idéntico al del Mercedes-Benz GLB.

Un interior de gran calidad con materiales excelentes, muy buenos ajustes y por supuesto el impresionante sistema MBUX de infoentretenimiento, sin lugar a dudas el mejor del mercado.

El ambiente es totalmente personalizado y acogedor, gracias a que la iluminación interior permite unas 64 tonalidades cromáticas a base de LED. Un pero, en la parte del copiloto hay un embellecedor plateado que cuando llevamos el techo abierto y hace sol, llega a cegar al conductor.

Los asientos delanteros no son regulables eléctricamente sino manualmente, sólo los lumbares son eléctricos, pero la comodidad sigue siendo de 10 y la posición de conducción ideal es muy fácil de alcanzar.

Plazas traseras

La segunda fila de asientos cuenta con 15 cm de regulación longitudinal, lo que facilita la modularidad a bordo. Asientos cómodos, mullidos perfectos, abatibles hacia atrás, y realmente muy cómodos.

En su posición normal, tiene una gran distancia para las piernas de los pasajeros (967 mm), en altura y en hombros. Aunque la sobrelevación del túnel central y la estrecha plaza central, hace que sea para usos esporádicos. Eso sí, usado a modo apoyabrazos es muy útil y funcional.

Con hasta 7 plazas

El aspecto diferenciador del Mercedes-Benz EQB con sus rivales se centra en la posibilidad de montar una tercera fila de asientos, con dos butacas escamoteables homologadas para personas de una altura máxima de 1,65 m.

El acceso es para personas ágiles y un niño entra sin problema, ya que además del movimiento longitudinal de las butacas, está la posibilidad de abatirlas, para facilitar el acceso.

Yo que llevo niños pequeños con silla, me agradó sobremanera que incluyan anclajes isofix, además de contar con conexiones USB-C, perfecto para conectar aparatos de entretenimiento.

Tanto desplegarlos cómo abatirlos es sencillo, se hace desde el maletero, tirando de unas cintas en la parte baja y sin esfuerzo.

Maletero muy modulable en espacio

La capacidad del maletero con cinco asientos es de 495 litros, pudiendo ganarle 190 litros más si movemos los asientos longitudinalmente hacia delante (eso si te quedas sin espacio para las piernas).

Con las siete plazas en posición de uso, la capacidad del maletero es de apenas 130 litros. Pero abatiendo los respaldos de la segunda fila llegas hasta los 1.650 litros de capacidad.

Equipamiento

En España el Mercedes-Benz EQB trae de serie el acabado Progressive Line, pudiendo escoger también sin coste adicional el Electric Art Line. A parte tienes el acabado AMG Line, que tiene un sobre coste en torno a 3.000 euros.

Además el Mercedes-Benz EQB tiene una edición especial denominada Edition 1, por 5.215 euros.

A esto hay que sumarle una serie de Paquetes como es el Paquete Night, que por 200 euros incorpora Cristales calorífugos tintados oscuros, Llantas de aleación de 18” y 5 radios dobles color negro y pulidas y Barras longitudinales sobre el techo en color negro.

Electric Art 

Detalles en color oro rosa tanto en el tapizado como los difusores de ventilación. Adorno retroiluminado y llantas de aleación especiales de 18″, Además de climatización automática THERMOTRONIC.

AMG Line

Asientos calefactados para conductor y acompañante, llantas de aleación AMG de 20″ multirradio color cobre mate y pulidas. Alfombrillas modelo especial.

Motorización

La variante más sencilla, el Mercedes-Benz EQB 250, cuenta con un motor eléctrico delantero de 190 CV (140 kW) de potencia y 375 Nm de par.

El Mercedes-Benz EQB 300 4MATIC (nuestra unidad) suma un segundo motor eléctrico en el eje posterior, que eleva su potencia hasta los 228 CV y el EQB 350 4MATIC este segundo motor eleva la potencia hasta los 292 CV.

Respecto a la capacidad de la batería en los 3 motores es la misma, Tiene un capacidad total de 66,5 kWh y permite una autonomía desde los 420 km hasta los 469 km dependiendo de la motorización.

La carga de la batería es de 32 minutos (del 10% al 80% con un enchufe de corriente continua –carga rápida- de 100 kW) o de 5 a 9 horas con corriente alterna del 10% al 100% (según el enchufe de 11 kW o de 7,4 kW). 

Tres modos de conducción

El coche ofrece tres modos de conducción gracias al Dynamic Select: ECO, Comfort y Sport. El modo ECO es perfecto para moverse por la ciudad ya que prima la eficiencia sobre el rendimiento motor.

El modo COMFORT, viene perfecto para viajes, ya que no es tan sosegado cómo con el modo ECO, ni es de enérgicas respuestas como el modo SPORT.

Y por último el modo SPORT, qué está orientado principalmente a una conducción por carretera, con curvas, que nos permite exprimir el vehículo y contar con 390 Nm de par instantáneo aunque no es un elemento en el que se sienta a gusto.

Dinámica para disfrutarla conduciendo

Se trata de un coche muy bien insonorizado y con una calidad de rodadura sobresaliente. Es súper cómodo para moverse por la ciudad, a parte de tener una gran autonomía para no tener que pensar en recargarlo con asiduidad.

Tras el volante tenemos levas con las que modificamos la retención del coche al levantar el pie del acelerador. Hay tres niveles de retención que van desde el D- (no llega a detener el coche por completo) al D+ (se mueve más por inercia, sin apenas retención).

Además incorpora el nivel DAuto, es muy cómodo para su uso en carretera, aunque a veces te puedes llevar una sorpresa porque frene en exceso, y es que con este modo aplicado, el EQB varía la retención en función del límite de velocidad de la vía, la distancia respecto del vehículo precedente o la presencia de un cruce o rotonda, si llevas puesto el navegador.

Prima el confort y eso se nota

Te pones a conducirlo en autopista y el coche va de lujo, el interior es muy cómodo, la insonorización es excelente (te pones por encima de la velocidad permitida sin enterarte) y los kilómetros pasan sin que le pese a tu cuerpo.

Lo conduces por carreteras reviradas y el coche va bien, no es su medio favorito, pero cumple y eso ya me vale. El motor recupera muy bien y si pisas, acelera con determinación, la frenada también tiene su punto, y sino llevas ningún nivel de retención, frena perfecto.

Consumos

Durante la primera parte de la prueba de cerca de 115 km solo por autopista a altas velocidades, sin pensar en la eficiencia, el consumo medio fue de 21 kWh/100 km.

La segunda ruta fue por carretera, con puertos, subidas y bajadas, 105 km, y haciendo una conducción eficiente, aprovechando sistemas, etc,.. el consumo de la prueba fue de 15,3 kWh/100 km.

Conclusiones

La verdad es que con el Mercedes-Benz GLB acabé encantado, a mi parecer uno de los mejores productos del mercado y en su segmento no hay rival; pues con este EQB creo que el listón está casi a la misma altura, lo tiene casi todo, habitabilidad sobresaliente, una calidad de rodadura excelente, la tecnología a bordo (MBUX), multitud de sistemas de seguridad y asistencia a la conducción.

Y porque digo “casi”, porque la autonomía entre 420 y 480 km aún es un handicap (y más si viajas a largas distancias que la autonomía real es bastante menor); con 250 km más de autonomía real, sería perfecto.

avatar
20 años a los mandos
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *