Prueba: Mercedes Benz Clase C, el primero de su clase

TestDrive - Mercedes Benz Clase C, el primero de su clase

Esta semana hemos conducido uno de esos turismos que son otro nivel, otro rollo como dirían los chavales. Se trata del nuevo Clase C de Mercedes-Benz en su modelo berlina y con el paquete AMG.

Y es que la Clase C se beneficia de tener un hermano mayor, la Clase S, que es un adelantado a su tiempo en tecnología, seguridad y asistencia en la conducción y hereda todo lo mejor, lo que le posiciona varios escalones por encima de todos sus rivales.

Os contamos rápidamente los precios, y nos ponemos en marcha para contaros todo sobre la nueva Clase C de Mercedes Benz.

Precios

BerlinaEstate
C 180 170 CV 9G-TRONIC48.251 euros
 C 200 204 CV 9G-TRONIC49.847 euros51.417 euros
C 300 258 CV 9G-TRONIC56.143 euros
C 200d 163 CV 9G-TRONIC47.194 euros48.719 euros
C 220d 200 CV 9G-TRONIC49.304 euros50.815 euros
C 220d 200 CV 9G-TRONIC 4MATIC51.765 euros53.276 euros
C 300d 265 CV 9G-TRONIC59.335 euros60.870 euros

El Mercedes Benz Clase C aumenta su tamaño en todas las cotas y ahora tiene unas dimensiones de 4.75 metros de largo (+65 mm), 1.82 metros de ancho (+10 mm) y 1.43 metros de alto (-9 mm). La distancia entre ejes es de 2.865 mm (+25 mm).

Diseño exterior

Se trata de un sedán cuatro puertas, bajito con novedades en los paragolpes, la parrilla frontal, llantas y capó y donde podemos encontrar hasta 12 colores diferentes.

Faros delanteros DIGITAL LIGHT

Y porqué hago mención especial a los faros, porque están literalmente a otro nivel. Nuestra unidad monta los sensacionales DIGITAL LIGHT, se incorpora en cada faro un módulo de iluminación con tres LED de alta potencia y 1,3 millones de espejos, reflejan y refractan la luz y con una definición superior a 2,6 millones de píxeles.

Gracias a estos faros, traídos directamente de la Clase S y a la inteligencia digital que hay detrás de ellos, los sistemas de cámaras y sensores del vehículo…

  • Proyección de líneas auxiliares o símbolos de advertencia sobre la calzada.
  • Advertencia de zonas de obras reconocidas, con proyección del símbolo de una excavadora sobre la calzada
  • Advertencia de la presencia de peatones en el arcén y marcado con un foco de luz
  • Indicación de la existencia de semáforos, señales de STOP o señales de dirección prohibida mediante la proyección de un símbolo sobre la calzada
  • Ayuda al circular por carreteras con carriles más estrechos de lo habitual (zonas de obras) mediante proyección de marcas de guiado sobre la calzada.

Frontal

El Clase C presenta una perfecta fusión entre deportividad y elegancia en el frontal, con esa gran parrilla y el logo de la marca bien grande, las aperturas de la zona inferior y la disposición de las luces.

Nuestra unidad incorpora el Paquete AMG donde la parrilla tiene un atractivo diseño diamantado.

Vista lateral

La silueta es sencillamente espectacular, es una berlina muy aeroninámica con pasos de rueda levemente sobredimensionados y pocas aristas para conferirle más elegancia.

Las puertas son de tamaño generoso, así como las espectaculares llantas que presenta y los cristales posteriores van tintados de serie.

Decir sobre los neumáticos y las llantas, al incorporar el paquete AMG, lleva llantas de 19 pulgadas (de base son de 17″) que van en unos neumáticos Pirelli P Zero en dimensiones 225/40 R19 93Y.

Al ser tope de gama nuestra unidad, no podía faltar el techo solar panorámico de apertura eléctrica, con un sistema de apertura y cierre táctil muy intuitivo.

En la zaga

La trasera tiene un aire a la Clase E, con unos faros Full LED más finos y divididos en dos secciones. La visibilidad por la luna trasera es bastante buena y el portón trasero es de apertura y cierre eléctrico.

No podía faltar ese toque deportivo con el sutil spoiler incorporado en la tapa del maletero, el difusor trasero y unos embellecedores que imitan las salidas de escape (las de verdad están ocultas bajo el paragolpes).

Interior, sin palabras

Nada más abrir la puerta, se nos muestra una elegancia y un mundo de tecnología sin límite, la presencia que tienen los asientos es imponente, aunque la elección de los colores de la tapicería no me ha gustado especialmente.

Eso sí, te sientas y el confort que puedes llegar a lograr es inigualable por sus competidores (incluso de segmentos superiores). Los materiales utilizados en el interior producen muy buenas sensaciones y transmite una gran sensación calidad desde el primer momento.

Se combina a la perfección deportividad, lujo y confort aunque todo ello queda eclipsado por las 2 enormes pantallas para instrumentación y el sistema multimedia.

El cuadro de instrumentos digital es de los más sobresalientes que te puedes encontrar en el segmento y ofrece las mayores opciones de personalización. La pantalla tiene un tamaño de 10,25 o 12,3 pulgadas según equipamiento y acomoda un sinfín de información.

Es posible seleccionar entre tres estilos de visualizado (clásico, deportivo, minimalista) y tres modos (navegación, asistencia, servicio) para personalizar su apariencia.

La pantalla principal es una pantalla táctil de 11,9 pulgadas (9,5 pulgadas de serie) flotante vertical que nos da acceso al sistema MBUX de segunda generación, con un funcionamiento soberbio y que os contamos más adelante.

Y para completar tenemos el Head-Up Display que con un tamaño bastante generoso nos mantiene informado de lo principal, sin tener que retirar la mirada de la carretera.

Toda la instrumentación del Mercedes-Benz Clase C funciona a la perfección y son de respuesta rápida.

En esta Clase C nos encontramos con un mayor número de controles táctiles a parte de la pantalla central, como puede ser en el volante (control capacitativo), techo solar, volumen. Es más estético, pero tienen menor precisión que los botones físicos.

Me ha llamado la atención que el menú de climatización de cuatro zonas opcional siempre está visible en la pantalla, lo que es muy de agradecer ya que no necesitas, sino quieres, meterte en el menú y buscar. Los nuevos aireadores del climatizador imitan las turbinas de un avión dándole ese aire más deportivo.

Puesto de conducción

Los asientos delanteros son extremadamente cómodos con infinidad de ajustes eléctricos y memoria. Ofrecen un agarre perfecto cuando hemos ido por carreteras reviradas y un confort excelente en trayectos largos.

Tú le marcas tu altura al sistema y el coche se encarga de regular el asiento y el volante para que vayas en la posición de conducción óptima -desde 145 cm hasta 220 cm-.

Para una mayor comodidad interior el Mercedes-Benz Clase C incorpora un completo sistema de iluminación ambiental LED con hasta 64 colores totalmente personlizable.

El volante tiene controles capacitivos actualizados, sensores para los pulgares y ajuste eléctrico. Llegados a este punto tengo algunas reticencias, porque has de hilar muy fino, sino quieres volverte loco, porque son de gran sensibilidad. Eso si, con la práctica y su uso, se adquiere habilidad.

Asientos traseros

Gracias a su mayor distancia entre ejes y a sus proporciones mejoradas, la nueva Clase C también cuenta con más espacio interior para la parte trasera que su predecesora.

El acceso a las plazas traseras es cómodo, con una buena apertura de puertas, pero al ser tan bajo, manipular sillas o el acceso de personas mayores, es algo más complicado.

El espacio en líneas generales es bastante bueno para piernas, anchura y la altura, y aún conduciendo una persona alta, no hay que tener muy flexionadas las rodillas.

Para mi es más un 4 plazas que un 5 plazas, porque la plaza central es testimonial, por altura, anchura y sobre todo para las piernas ya que el túnel central sobresale bastante. 

Maletero muy aprovechable

El maletero presenta una capacidad muy buena de 455 litros; se trata de un maletero muy aprovechable por sus formas regulares, aunque tiene la pega de que su acceso es por portón (se trata de sedan 4 puertas) y no permite meter objetos muy voluminosos.

También encontramos redes de sujeción de objetos, unos prácticos botones para abatir la segunda fila de asientos, toma de 12 V y un doble fondo para guardar accesorios y otros objetos obligatorios en estos días de llevar en el coche.

Motorizaciones

La Clase C Berlina monta tres motorizaciones gasolina y tres motorizaciones diésel.

  • Motores de gasolina de cuatro cilindros: C 180 de 170 CV de potencia, C 200 con 204 CV y por último el C 300 con 258 CV.
  • Motores diésel: C 200d con un motor de cuatro cilindros y 163 CV, C 220d de 200 CV (nuestra unidad de pruebas) y el C 300d con cuatro cilindros y 265 CV.

El C 220d puede asociarse a la tracción total 4MATIC.

Además todas las motorizaciones incorporan el cambio automático 9G-Tronic, una transmisión a la que la gusta llevar el vehículo desahogado, primando la eficiencia.

Además como novedad en la Clase C de Mercedes Benz se incorpora un sistema de 48 voltios (EQ Boost). Este sistema además de aportar deportividad, le da un plus eficiencia otorgándole el distintivo ECO de la DGT.

Nuestra motorización

Nuestra unidad es un motor diésel, 2.0 litros y 200 CV de potencia y 440 Nm de par motor. Se trata de un bloque de aluminio, con dos árboles de levas en la culata, geometría variable, inyección directa por conducto común, turbo e intercooler.

Consumos

Mercedes-Benz, homologa un consumo combinado WLTP de 4.6 l/100 km y nosotros nos hemos quedado en unos excelentes 5,9 l/100 km de media llegando a bajar hasta los 5 l en autopista. Con un depósito de 66 litros, es fácil superar los 1.000 kilómetros en viaje, ¿quién da más?

Presenta cuatro modos de conducción: EcoComfortSport e  Individual. Dependiendo del modo seleccionado, el vehículo hace modificaciones sobre varios parámetros del vehículo como son el cambio, la sensibilidad del acelerador, etc..

Dinámica de conducción

Para mi gusto se trata de la mecánica diésel más equilibrada y que ofrece las mejores prestaciones rendimiento/eficiencia de toda la Clase C.

Es un motor suave, con una entrega de potencia progresiva, que si bien no te da una respuesta inmediata cuando le pisas, va sobrado de empuje.

Resaltar la perfecta insonorización a bordo, incluso circulando a alta velocidad.

El motor empieza a empujar en serio prácticamente a partir de las 2.000 rpm, aunque la posibilidad de usar las manetas del cambio, te dan la posibilidad de manejar a tu antojo esa fuerza y mejorar las prestaciones.

Si por el contrario lo que nos va es Confort o ECO, la transmisión automática hace su función a la perfección y raro es que cambie de marcha por encima de la 1.500 rpm.

Dicho esto a modo introducción, vamos a contaros como va el Mercedes-Benz Clase C berlina en las diferentes situaciones de conducción.

Ciudad

Probablemente sea el medio más hostil de los 3 en los que se va a mover la Clase C de Mercedes-Benz y sin embargo la nota final es de notable alto.

La dirección trabaja a la perfección, es muy cómoda en las maniobras y rápida en ejecución y ademas cuenta con asistencia en función de la velocidad.

Todos los sistemas de asistencia que incorpora nuestro vehículo, hace que conduzcamos de una manera muy segura, aunque en ocasiones nos llevemos algún susto por testigos que se encienden o suenen o por un frenazo algo brsuco.

En cuanto al tema de aparcar, no se puede poner más sencillo, incorpora un sistema de cámara 360º cuya resolución no tiene rival y es la mejor del mercado, ofrece la posibilidad de tener diferentes vistas.

Y además lleva el sistema de aparcamiento automático, que mediante indicaciones te indica que busques aparcamiento y una vez encontrado el Mercedes-Benz Clase C, se encarga el solito de aparcarlo.

Si por el contrario eres tú el que quiere aparcar el vehículo, automáticamente el vehículo va en velocidad reducida para evitar golpes con otros obstáculos.

Y otra cosa a reseñar es la función de navegación de realidad aumentada y los comandos de voz, al ser actualizados y mejorados, proyecta una lectura más nítida en la pantalla de visualización frontal. Ahora no hay excusa, perderse es prácticamente imposible.

Autopista / Autovía

Primordial para lograr en la Clase C de Mercedes-Benz un excelente confort de suspensión, de rodadura y acústico, es la inclusión del nuevo tren de rodaje. 

La suspensión filtra a la perfección todas las imperfecciones de la carretera y hace disfrutar de la conducción. Puedes devorar kilómetros que el cuerpo apenas nota fatiga. Va muy suave y transmite seguridad con una estabilidad y un nivel de adherencia perfecto.

Aquí hemos probado hasta cuánto te puede llevar la conducción autónoma y la verdad es asombroso como activando las asistencias correctas, el vehículo va literalmente solo, adecuando velocidad, acelerando y frenando, manteniendo el carril,… es una auténtica pasada.

Carretera

Y después de probar las bondades en autopista, probamos su comportamiento en carretera; vienen curvas.

En este momento pasamos de un modo de conducción ECO o Confort al modo SPORT o al INDIVIDUAL, y la cosa cambia. Le apretamos y le da igual, se muestra muy seguro y es fácil de llevar por el camino correcto. Eso sí, no esperemos un deportivo, porque no está hecho para eso.

Para un plus de deportividad incorporar la Dirección Directa Deportiva incluida en el tren de rodaje deportivo, la suspensión deportiva y unos frenos mejorados, acrecentarían la deportividad.

Pero sigamos, el tren delantero marca el camino y el coche entra como si fuera por raíles, la suspensión contiene de manera firme los balanceos y no se inmuta cuando reducimos marcha y aceleramos al salir de las curvas; solo cuando ya le hemos buscado las cosquillas, la trasera nos ha dado un toque, pero rápidamente se coloca en su sitio.

Segunda generación MBUX

Probablemente sea uno de los sistemas más avanzados que equipe vehículo alguno, y en esta su segunda generación, el MBUX está interconectado con prácticamente todas las funciones del vehículo.

El sistema multimedia también incluye control gestual e incorpora protección mediante PIN, huella dactilar y voz. Tampoco falta un gran control de las funciones del vehículo desde la aplicación Mercedes Me.

Gran fluidez, gráficos sobresalientes, nitidez y manejo de todas las pantallas y cámaras, a esta Clase C en este aspecto, no se les puede sacar pega alguna.

Si el MBUX ya era el mejor sistema del mercado, ahora estamos ante un conjunto simplemente espectacular que no iguala ninguno de sus rivales directos.

Seguridad, un listado infinito… y más alla

Y así es el Mercedes-Benz Clase C con un listado casi infinito de sistemas de seguridad y de asistencia a la conducción. Cuando hemos estado manejando la pantalla para ver qué equipaba nuestra unidad ha llegado incluso a ser apabullante toda la tecnología que incorpora, que os hemos trasladado en estas imágenes.

Encontramos regulador de velocidad adaptativo con lector de señales y adaptación de la velocidad, sensor de ángulo muerto, asistente de mantenimiento y centrado en el carril, asistente de aparcamiento, PRE-SAFE Impulse Side, frenada de emergencia en ciudad…

Equipamiento

El equipamiento de serie en todos los Clase C incorpora llantas de aleación de 17 pulgadas, climatizador automático de dos zonas Thermotronic, instrumentación digital, volante multifunción forrado en piel, freno de mano eléctrico, ordenador de viaje, cuatro elevalunas eléctricos, arranque por botón y espejos térmicos.

También incorpora de serie Apple CarPlayAndroid Auto, bluetooth, USB, sensor de lluvia, asientos calefactables, acceso sin llave, cámara posterior, SmartBeam, cargador de móvil por inducción, escáner de huella dactilar, suspensión «Agility Control» y radio DAB, entre muchos otros.

Luego ya todo depende de los opcionales y extras que quieras añadirle. Como podéis ver en las fotos, nuestra unidad iba cargada hasta los topes.

Conclusiones

La altura del listón que ha puesto este nuevo Mercedes-Benz Clase C le posiciona seguramente como la mejor berlina del segmento, superando claramente a sus rivales Audi A4 y BMW Serie3.

Además la versión que hemos probado diésel 220d de 200 CV presenta una relación prestaciones, rendimiento, eficacia, confort, sobresaliente.

Si a ello unimos que se beneficia de la tecnología de hibridación ligera de 48V, que le da la etiqueta ECO, y que en el interior incorpora lo máximo y más avanzando en cuanto tecnología de seguridad, asistencia y confort, hablamos claramente del rival a batir, y va a ser difícil hacerlo.

avatar
20 años a los mandos
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *