Toyota Camry 4WD, otra leyenda

Este fin de semana hemos tenido el placer de disfrutar de un auténtico desconocido en nuestro mercado, el Toyota Camry 4WD, desde aquí damos las gracias a Juan Manuel Clares Mtnez. y a su hijo Juanma por mostrarnos este vehículo, que ha sido un placer conducir y toda una sorpresa.

Con este modelo, estamos ante la segunda generación del modelo Camry de la marca Toyota, que se fabricó entre los años 1986 y 1991; Probablemente este modelo sea uno de los grandes desconocidos del mercado español, pero que quién lo tuvo en sus manos, guarda un gran recuerdo de él, ya que era muy fiable y de gran calidad.

En el tema diseño, el modelo cinco puertas Hatchback fue eliminado y apareció la versión Wagon, mientras que la sedán pasó a ser de 4 puertas, siempre condicionado por el mercado americano que demandaba este tipo de vehículos.

Las medidas del Camry son 4500 mm de longitud, 1710 mm de ancho y 1400 mm de alto. La batalla o distancia entre ejes es de 2600 mm. Nada más salir al mercado se sitúa por encima de la Carina y Corona, otros dos modelos de tamaño mediano fabricados por Toyota.

Motorizaciones

Los motores en un principio lanzados al mercado eran el 1.8 litros y 86 CV de potencia y un 2.0 litros y 110 CV de potencia. En 1988, se agregó el motor V6 y la disponibilidad de llevar tracción integral (AWD). 

El motor 2.5 litros V6 mostraba al público una distribución de 4 válvulas por cilindro y dos árboles de levas en cabeza (DOHC), además de estar propulsado por 153 CV de potencia. Decir también que el sistema de AWD, sólo estaba disponible con la transmisión manual.

Todos los modelos montaban suspensión independiente a las cuatro ruedas, la cual era más bien blanda para una conducción suave, pero bastante precisa en las curvas.

Las transmisiones eran de cinco velocidades manual y a partir de 1989, opcionalmente se podía escoger automática de cuatro velocidades. Con el cambio automático el conductor podía escoger entre 3 modos de conducción: Economy, Normal y Power.

Equipamiento

En el equipamiento, decir que los niveles de acabado eran: Base, DX, LE.

En 1991, aparecen los frenos antibloqueo, opcionales en las versiones más altas. El Toyota Camry se empezó a ofrecer con carrocerías sedán de cuatro puertas y liftback, que para los más novatos en el tema, consistía en un tipo de carrocería en la cual la tapa del maletero incluye el vidrio trasero (“portón trasero”).

Nuestra unidad

Del vehículo del cual hacemos el reportaje, apuntamos que estamos ante un motor 2.0 litros y 110 CV de potencia, con unas prestaciones de una velocidad máxima de 195 km/h y era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos, que para un coche de esa época y con un peso cercano a las 2 toneladas era un dato bastante bueno. El consumo sin embargo, suponía un lastre, casi 9 litros/100 km.

En el equipamiento, muy bueno, para la época en la que estábamos, este vehículo equipaba volante regulable en altura, asiento del conductor regulable en 4 puntosretrovisores y elevalunas eléctricos, éstos últimos con bloqueo, cinturones traseros y luz de cruce regulable en altura y techo solar eléctrico.

En definitiva un coche muy completo, de una marca muy fiable, como era y es Toyota, amplio y muy cómodo de conducir. Que ahora 30 años después aún sigue funcionando como el primer día.

avatar
20 años a los mandos
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *