PRUEBA TOYOTA PRIUS HYBRID

Toyota supera los 10 mill. de híbrido vendidos en todo el Mundo

PIONERO EN SU ORIGEN


INTRODUCCIÓN

Esta semana nos ponemos al volante de la cuarta generación del Toyota Prius, un modelo que nació en 1997 como el primer vehículo híbrido para todos los públicos y que supuso un hito automovilístico es esos momentos, sirviendo como rampa de salida para todos los modelos actuales híbridos, Plugin Hybrid, enchufables, autonomía extendida,…

La profunda renovación a la que ha sido sometida esta cuarta generación habla muy a las claras de hacia donde quiere dirigirse la marca en el segmento de los híbrido.

El nuevo Toyota Prius combina un diseño muy avanzado, que poco o nada tiene que ver con su predecesor con más eficiencia, más tecnología de última generación y por supuesto, mucho más calidad.

Aunque haya disminuido su potencia de los 136 CV de la generación anterior, a los 122 CV actuales, el nuevo Prius, acelera más y mejor, consume menos, y la batería recupera más rápidamente, lo que permite al nuevo Prius andar en modo EV más tiempo, por lo que consumiremos menos combustible y emitiremos menos gases contaminantes.

El nuevo Prius está disponible en una única versión de motorización híbrida, que combina un motor gasolina con otro eléctrico y con un solo acabado, muy completo eso sí, y aun precio de partida de 29.990€.

30-11-2016//Agustín Conde.


DISEÑO

Nos hemos plantado frente al nuevo Toyota Prius y nos ha recordado en sus formas al Toyota Mirai. El nuevo diseño del Prius es original, rupturista y porqué no decirlo sorprendente. Rompe con todo lo anterior y tiene su propia personalidad, rebajando su chasis en 20 mm, consiguiendo un coeficiente aerodinámico Cx de 0,24.

Además el nuevo Prius crece hasta los 4.540 mm (aumentando en 60 mm respecto a la anterior versión), también es 15 mm más ancho, llegando a los 1.760 mm, lo que mejora sobremanera su habitabilidad interior, muy de agradecer para su pasajeros y conseguido gracias a la introducción de la nueva plataforma TNGA GA-C.

El frontal es muy atrevido y dinámico, donde llaman poderosamente la atención los faros LED en forma de C. Se pueden ver también unas pequeñas tomas de aire con una función muy específica y es la de refrigerar de la manera más eficiente el motor. Se abren o cierran en función de las necesidades de refrigerar el motor

Nos fijamos en el lateral y observamos una silueta suave y muy aerodinámica, terminando en el nuevo alerón integrado en la trasera. Es en la trasera donde el cambio se ha hecho más radical, con un alerón que divide el parabrisas trasero en horizontal y vertical en 2, consiguiendo que apenas reste visibilidad al conductor.

Los pilotos traseros son de nuevo diseño, igualmente distintivos y rompedores, en vertical y con personalidad propia. En la parte trasera también nos encontramos los distintivos del vehículo así como los sensores de aparcamiento y la cama de visión trasera, que se ubica al lado de la apertura del maletero.

Nos metemos en el interior del vehículo y pese a lo rebajado de su chasis, el entrar y salir del vehículo es sencillo, facilitado también por las dimensiones de las puertas que son bastante generosas.

Lo que primero notamos al sentarnos es amplitud y confort tanto delante como detrás. Además los materiales y ajustes son de muy buena calidad, y el nivel tecnológico, que a continuación os vamos a detallar, es impresionante.

Nos fijamos en el salpicadero, pulsamos el botón de inicio y se iluminan en el centro del mismo 2 pantallas de 4,2 pulgadas, que sustituyen al tradicional salpicadero. Estas pantallas nos muestran y mostrarán en nuestra ruta, la velocidad, consumos, carga de batería, sistemas activos de seguridad,…

Por encima del volante y nos encontramos el Head Up Display, que durante la ruta nos mostraba la velocidad, la carga de batería, y el funcionamiento del sistema híbrido.

Describimos ahora la otra pantalla ubicada en la consola central. Se trata de una pantalla táctil de 7” multifunción que incorpora el sistema Toyota Touch 2 & Go. A través de su menú -por cierto muy elaborado y estructurado- manejamos el sistema infoentertaiment, navegación, conectividad,…

Y seguimos, que esto no acaba, la climatización del habitáculo, se encuentra justo debajo, y a continuación nos encontramos con la palanca de cambios. A la izquierda de esta se sitúa el botón P (Parking). Al lado derecho de la palanca de cambios se encuentran dos botones que se encargan de seleccionar los 4 modos posibles de conducción. Como hándicap tenemos la ubicación de los botones de climatización de los asientos. Están semiescondidos, y donde su accionamiento es algo difícil.

Pasamos al túnel de transmisión y aquí nos encontramos con el sistema de recarga inalámbrica de smarthphone, una toma de 12V, un puerto UBS , uno AUX, dos posavasos y una generosa guantero de apertura lateral hacia el conductor (menos incómoda que las que abren hacia atrás).

Pasamos al volante multifunción de tacto agradable, tamaño perfecto y con los elementos necesarios para manejar la info del vehículo.

Los asientos delanteros cuentan con multitud de reglajes, incluso un reglaje lumbar para mejorar la comodidad a bordo.

A priori todo esto que hemos estado leyendo nos pueda parecer un poco pesado y lioso, pero todas las funciones son de aprendizaje rápido y su manejo es muy sencillo e intuitivo.

La parte trasera destaca por su habitabilidad y comodidad. Hay espacio más que de sobra para rodillas y cabezas incluso en personas altas, siendo la plaza central algo más estrecha e incómoda, pero suficiente. Los asientos traseros llevan, por supuesto, anclajes isoFIX.

Por último nos paramos a mirar el estupendo maletero, que tiene una capacidad de 502 litros. El acceso se hace mediante un portón de grandes dimensiones y cargar las maletas resulta bastante sencillo. Debajo del maletero se ha colocado el kit antipinchazos. Al abatir los asientos (que lo hacemos mediante unos tiradores desde el maletero), la capacidad de carga llega a los 1.600 litros.

PRESTACIONES

El nuevo Toyota Prius Hybrid, presenta un motor Atkinson 1.8 litros mejorado con respecto a la anterior versión, consiguiendo recortar las pérdidas de calor y disminuyendo su potencia conjunta hasta los 122 CV, para conseguir una mayor eficiencia. Con el nuevo Prius se tiene la posibilidad de conducir en modo eléctrico hasta los 110 Km/h (Algo que siempre se le ha demandado,…).

El nuevo Prius presenta nuevos modos de conducción que se activan en unos botones ubicados a la derecha de la palanca de cambios. El POWER Mode, que es el modo de conducción de mayor rendimiento, y que se añade al ECO y Normal Mode.

Cada uno de estos modos de conducción altera el funcionamiento del sistema híbrido. Llama la atención que en el nuevo Prius se conserva el cambio CVT, que a nosotros personalmente no nos gustaba demasiado, pero resulta que este cambio está pero que muy mejorado y nada tiene que ver con el de su predecesor. Ahora es mucho más agradable.

Presionamos el botón de arranque (pisando el freno como nos indica la pantalla) y si no es porque se activan muchos elementos en la consola y además aparece una animación del Prius que termina con la palabra READY, ni te enteras de que puedes empezar a comenzar la marcha. Antes de comenzar la marcha debemos quitar el freno de mano, un pedal que está ubicado donde estaría el embrague (hay que pisarlo para que se suelte, y volverlo a pisar para activarlo).

Empezamos nuestra prueba en ciudad, recorriendo unos cuantos kilómetros en completo silencio, y donde el Prius es insuperable homologando apenas 2,5 L/100 km. Estuvimos casi todo el trayecto en modo eléctrico, sin consumir apenas combustible. En la palanca de cambios tenemos la posibilidad de conducir en el modo B, que lo que hace es frenar el vehículo más enérgicamente al soltar el pedal del acelerador, con lo que se consigue que recargue más rápidamente las baterías.

En carreteras secundarias hicimos una prueba que iba desde Las Navas del Marqués hasta Las Rozas, puro puerto, subidas, bajadas, curvas, algunas rectas, con posibilidades de adelantar,..

Empezamos el trayecto y después de haber recorrido unos 20 km y subiendo el puerto que nos lleva hasta La Paradilla, el modo POWER entra en acción algunas veces, el consumo sube hasta los 6,2 l/100 km. Una vez llegados a este punto, nos toca bajar y durante unos cuantos kilómetros; aplicamos el modo B en nuestro modo de conducción y llegando a El Escorial, en consumo medio ha bajado hasta los 3,5 l/100 km. El trayecto discurre por Galapagar y el puerto que lleva a Las Rozas, y después de unos 50-60 km, la media se queda en unos excelentes 4,2 l/100 km.

Durante la prueba, probamos la respuesta del nuevo PRIUS con el modo POWER y notamos como ha mejorado la dinámica de conducción, se han mejorado las suspensiones dotándolas de más rigidez, haciendo que el coche donde antes se balanceaba y tenía leves subvirajes, se convierta en un coche con más aplomo y con entradas y salidas de las curvas con mucha más seguridad.

En autopista aplicamos el modo CONFORT, nos mantenemos en unos consumos de 4,5 – 5,0 L/100 km con una comodidad a bordo muy buena, que hace que pasen los kilómetros y nuestro cuerpo ni lo note.

La insonorización abordo está mucho más conseguida que su predecesor, aunque por ponerle un pero, si vamos en el modo B activado, y estamos decelerando, y la carga de la batería está llena, hace un ruido bastante molesto, que se mitiga cuando cambiamos a modo D, pero que se escucha también.

En resumen esta cuarta generación del Toyota Prius mejora en todo, y ya era difícil en algunos campos, a la generación anterior, presenta un diseño muy atractivo y diferenciador, y se posiciona como una muy seria opción de compra de vehículo híbrido no enchufable.


EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD

El Prius tiene la particularidad de que únicamente se vende en un sistema de propulsión híbrido y con un solo nivel de acabado, eso sí muy completo, y con apenas 3 cosillas opcionales.

El equipamiento del Prius trae de serie asientos calefactables, climatizador bizona, cámara de visión trasera, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, asistencia al aparcamiento, Navegador, Head up Display, y sistema de carga inalámbrica para teléfonos móviles.

Además, debemos destacar los faros delanteros de Bi-LED, con encendido y apagado automático, con luces largas con sistema antideslumbramiento, además de luz diurna también de LED, apertura y arranque sin llaves, llantas de 17” en acabado bitono, equipo de sonido JBL y sensor de lluvia con encendido automático de limpiaparabrisas y retrovisores exteriores calefactables y abatibles eléctricamente.

En materia de seguridad, multitud de airbags, el paquete Toyota Safety Sense, que incluye aviso de cambio involuntario de carril con asistencia a la dirección, reconocimiento de señales de tráfico, sistema de precoslisión con detección de peatones, detector de fatiga, control de crucero adaptativo y regulador de velocidad.

Opcionalmente Toyota ofrece la tapicería de cuero, la pintura exterior del vehículo, que en nuestra unidad era la llamada Rojo Pasión, y algunas decoraciones exteriores.

 

Toyota-Prius-01 Toyota-Prius-02 Toyota-Prius-03 Toyota-Prius-04 Toyota-Prius-05 Toyota-Prius-06 Toyota-Prius-07 Toyota-Prius-08 Toyota-Prius-09 Toyota-Prius-10 Toyota-Prius-11 Toyota-Prius-12 Toyota-Prius-13 Toyota-Prius-14 Toyota-Prius-15 Toyota-Prius-16 Toyota-Prius-17 Toyota-Prius-18 Toyota-Prius-19 Toyota-Prius-20 Toyota-Prius-21 Toyota-Prius-22 Toyota-Prius-23 Toyota-Prius-24 Toyota-Prius-25 Toyota-Prius-26 Toyota-Prius-27 Toyota-Prius-28 Toyota-Prius-29 Toyota-Prius-30

avatar
20 años a los mandos
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *