TestDrive – Subaru Forester ECOHybrid, hasta donde quieras llegar

TestDrive - Subaru Forester ECOHybrid, hasta donde quieras llegar

Esta semana probamos la quinta generación del todocamino de mayor envergadura de la marca, el Subaru Forester, y esta vez con una única motorización ECO Hybrid.

Un todocamino en general muy equilibrado, con un muy buen comportamiento dinámico tanto dentro como fuera de la carretera, que se actualiza y todo ello sin renunciar a tres de sus señas de identidad: la seguridad, el motor bóxer y el sistema de tracción total Symmetrical AWD.

El precio del Subaru Forester ECO Hybrid y con el acabado Sport Plus parte de los 34.650 euros, con el acabado Executive parte de los 37.350 euros y el acabado Executive Plus parte de los 38.850 euros, precios muy razonables y con una relación equipamiento/precio muy equilibrada.

Nuestra unidad de pruebas, con el acabado Executive Plus, y algunos extras añadidos llega a casi los 40.000 euros.

Diseño SUV continuista

El diseño del nuevo Subaru Forester en la parte frontal no ofrece cambios radicales, parece un reestyling de la cuarta generación, pero cambia radicalmente todos sus componentes.

Se trata de un coche a primera vista robusto, basado en la filosofía “Dynamic x Solid”, y una apariencia que transmita solidez y durabilidad.

El Forester aumenta sus dimensiones y presenta 4,62 metros de largo por 1,81 de ancho y 1,73 de alto, lo que se traduce en una ganancia de 15 y 20 mm en su longitud y anchura, y una reducción en su altura de 5 mm.

En el frontal, destaca la parrilla enmarcada en cromados e incluyendo el lógo de la marca y las ópticas delanteras. En cuanto a la parrilla sus lamas pueden ser en forma de nido de abeja y acabado negro brillante, pero esta composición esta en opción por un precio de 230 euros.

Sin embargo, aunque el frontal tiene un diseño continuista, en los laterales y en la trasera, es donde se han realizado los cambios más visibles.

En la vista lateral, abultados pasos de ruedas para remarcar su capacidad todoterreno, con unos neumáticos con llantas de 17″. Una línea ascendiente de la tercera luna lateral que renueva el aspecto del coche.

Aquí la moldura del lateral que equipaba nuestra unidad de pruebas, la podremos incorporar por 85 euros, junto con unas llantas negras de aluminio de 18 pulgadas, por algo menos de 300 euros.

La parte trasera que integra los pilotos traseros en forma de C, tiene un portón de apertura y cierre automático de gran tamaño, que nos abre la puerta dejando un notable y cómodo hueco para meter maletas u objetos que pretendamos introducir en el maletero.

Interior muy espacioso

Lo primero por lo que destaca el Subaru Forester, es el acceso a las plazas delanteras, la apertura de las puertas es de casi 90º. Lo que facilita la entrada y salida del habitáculo.

Una vez dentro, el tacto de todos los materiales es bastante bueno, agradable y con sensación de durabilidad y de calidad; el espacio es muy amplio y se trata un ambiente luminoso gracias al techo solar, que es de generosas dimensiones, incluso su apertura y de la gran luna delantera y ventanas.

La cortinilla es manual y es algo difícil acceder a ella si la quieres cerrar y se encuentra abierta del todo.

Plazas delanteras perfectas para una conducción cómoda

El puesto de conducción es elevado, con la posibilidad de configurar a tu antojo la posición óptima, para luego poder memorizarla (tienes 2 memorias).

Al acomodarnos en el puesto de conducción, el coche es capaz de reconocernos y configurar los asientos y los espejos retrovisores según nuestras preferencias, establecidas previamente.

Ponemos las manos en el volante, miramos a nuestro alrededor y la primera vista puede ser muy abrumadora, por la cantidad de botones que podemos ver, pero acabas acostumbrándote y sabiendo donde está cada uno.

La información que más nos concierne en nuestros desplazamientos se muestra en una pequeña pantalla situada en la parte central del cuadro de instrumentos, justo entre los indicadores de velocidad y rpm (analógicos).

Aquí encontramos información de los diferentes sistemas de seguridad que llevamos activos, consumo del vehículo, distancia, relación de marcha

En la parte superior del salpicadero nos encontramos una pequeña pantalla, donde encontramos información de temperatura, consumo de batería, consumo instantáneo, climatizador…

Cuando activamos el X-Mode podemos ver la inclinación del terreno, así como la inclinación de nuestro vehículo y si se ha activado algún otro sistema de seguridad.

Como curiosidad, al dar marcha atrás se activa la cámara de los retrovisores pudiendo ver el exterior, lo que facilita mucho el aparcamiento.

La tercera es una pantalla táctil de 8 pulgadas y compatible con Android Auto y Apple CarPlay donde a través de los menús podemos manejar, radio, apps, y donde echamos de menos el navegador (para ello tenemos que usar el AppleCarPlay) o el cargador inalámbrico para el móvil.

Plazas traseras con mucho espacio

En las plazas traseras la comodidad y espacio es de 10. El acceso a través de las puertas cuadradas es sobresaliente, casi sin necesidad de agacharse. La visibilidad de las ventanas para los más pequeños es sobresaliente ya están situadas muy bajas.

La plaza central gracias a que el túnel central no sobresale apenas, es apta para una quinta persona. Hay espacio más que de sobra para personas por encima del 1,80 cm tanto en rodillas como cabeza, y presenta mullidos cómodos.

Aunque la banqueta trasera no es independiente y no se desplaza longitudinalmente, los respaldos sí se pueden inclinar, obteniendo una posición mas cómoda para los viajes largos.

Y un apunte muy a tener en cuenta, ya que pegado a uno de los laterales de los asientos se encuentra la rejilla de ventilación de las baterías; hay que tener la precaución de no taparla para que las baterías vayan bien refrigeradas.

Fijándonos en el lateral también podemos ver una especie de escalón y que en Subaru han pensado para facilitar el acceso a la baca del techo.

Para terminar con el interior, la tecnología EyeSight de la que os hablaré más extensamente más adelante, tiene un avisador en cuanto apagamos el motor, que nos avisa para que revisemos la parte trasera y no nos dejemos nada, ya sean bultos o niños.

Maletero familiar 100%

El maletero tiene una capacidad de 509 litros, con una amplia boca de carga y un umbral de carga bajo, que facilita meter la carga.

Al ser un espacio muy cuadrado, es muy aprovechable. Nuestra unidad equipaba una práctica cubierta de maletero de goma, muy fácil de limpiar y perfecta para cargar en días de lluvia y terrenos embarrados.

El maletero cuenta con ganchos en los laterales para sujetar bolsas, tomas de 12 V y se pueden abatir los respaldos de los asientos traseros desde el maletero tirando de una práctica palanca en los laterales.

Con los asientos abatidos el maletero se amplia hasta los 1.779 litros y un plano de carga totalmente plano.

Pero aquí tenemos un pero, y es que al albergar las baterías en el maletero no tenemos la rueda de repuesto más que necesaria en vehículos con capacidades off-road como nuestro vehículo. Lleva un kit antipinchazos en su lugar.

Equipamiento de serie muy completo

El Subaru Forester Eco Hybrid tiene tres acabados entre los que elegir: Sport Plus, Executive y Executive Plus. Desde el acabado de acceso incorpora de serie: 

  • Asientos delanteros calefactables
  • Climatizador dual automático con filtro anti-polvo
  • Luces LED, luces de encendido automáticas
  • Faros delanteros adaptativos (SRH) con tecnología LED
  • Llantas de aleación de aluminio de 17″
  • Apple Car Play y Android Auto

El número de elementos de seguridad que equipa el Subaru Forester ECO hybrid es bastante notable. En la parte izquierda del salpicadero y en la parte superior del techo, se encuentran unos botones que permiten activar y desactivar algunos de los asientes a la conducción.

Tecnología EyeSight

Es de serie en todos los acabados, pero hay ciertas ayudas en la conducción que vienen de serie a partir del acabado Executive Plus. Se trata de un sistema de asistencia a la conducción. Diseñado para prevenir cualquier peligro y evitar al máximo posible una colisión o un accidente.

Este sistema se encarga de monitorizar a través de unas pequeñas cámaras situadas en la pantalla superior del habitáculo, a la persona que conduce y si desvía la mirada de la carretera durante más de 4 segundos, el sistema alertará con un pitido de tal distracción.

La clave de esta tecnología es que detecta, además de las imágenes, la forma, la velocidad y la distancia de los vehículos que se aproximan o de los objetos que puedan obstaculizar el paso. Entre ellos, motos, bicicletas y peatones, y por supuesto coches de todos los tamaños.

El sistema avisa al conductor en caso de detectar algún peligro, e incluso llega a frenar fuertemente si puede evitar un accidente.

Si te distraes, sueltas el volante y el coche se sale del carril, este sistema te avisará con una alarma de sonido y un indicador intermitente. Incluso corrige la dirección del volante para mantener el coche dentro de su carril. Siempre y cuando la velocidad del vehículo sobrepase los 60 km/h.

Detecta a los vehículos que circulan por los carriles paralelos, o los que se acercan en caso de que el coche esté detenido. Ajustando las señales en cada caso.

Y consta de una alerta de arranque del vehículo delantero para avisar del movimiento del tráfico.

Cuenta con un especial control de crucero adaptativo. Que se diferencia del tradicional en que ajusta la velocidad para mantenerse a la distancia adecuada del vehículo delantero.

Se anticipa a los peligros, y avisa en caso de encontrar un obstáculo que impida la normal marcha del vehículo. Si no se realice una acción evasiva, el sistema frenará para evitar la colisión o reducir el impacto en caso de que sea inevitable.

Reconocimiento facial

Este sistema (no de serie en el acabado Sport Plus) también tiene un reconocimiento facial, que es capaz de detectar hasta 5 conductores diferentes, que previamente han sido memorizados, y ajustar el asiento y los retrovisores al gusto de cada uno.

Una única motorización

El Subaru Forester Eco Hybrid solo está disponible con el bloque motor e-boxer atmosférico de gasolina de cuatro cilindros de inyección directa, 2.0 litros y 150 CV de potencia de ciclo Atkinson.

Se suma un motor eléctrico de 16 CV incrustado en el cambio CVT, cuya energía es suministrada por una batería de iones de litio de 118 voltios y que suma a la hora de empujar el vehículo, más que para circular en modo EV propiamente..

Batería de iones-litio

Esta batería se ubica en el doble fondo del maletero, detrás justo de los asientos traseros y su capacidad es de 0,6 kWh.

Este sistema supone un peso añadido de 110 kg de peso y reducir el depósito de gasolina de 60 a 48 litros, lo que penaliza su autonomía.

Este sistema sólo se activa por debajo de 45 km/h, siempre y cuando el vehículo lo crea necesario, y la pena es que apenas lo usa. Se trata a grandes rasgos de un motor eléctrico que sirve para ayudar al motor de combustión para darle ese plus de potencia y no de un motor para circular en modo 0 emisiones.

Caja de cambios CVT Lineartronic, que necesita mejorar

Vaya por delante que no soy muy fan de este tipo de cambio. La transmisión de variador continuo funciona bien para la conducción urbana, apenas genera ruido y su funcionamiento es bastante suave.

La transmisión es de 7 velocidades, pudiéndose manejarse de manera secuencial gracias a unas levas ubicadas tras el volante, qu le confieren un manejo “casi” manual.

Dinámica de conducción

Antes de empezar a contaros la dinámica, os contamos que estamos ante un motor 2.0 litros de 150 CV de potencia entre las 5.600 y las 6.000 rpm, con un par máximo de 194 Nm a 4.000 vueltas, con lo cual nos encontramos con un motor algo perezoso a bajas revoluciones.

Además decir que va con la tracción a las 4 ruedas de manera permanente típica de los Subaru y por eso coloca el motor eléctrico en el cambio, así ambos motores mueven ambos ejes.

Decir también, que para la mejora dinámica más que evidente que notamos, mucha culpa la tiene la nueva plataforma SGP (Subaru Global Platform) que ya estrenó en el renovado Subaru XV.

Además de permitir la incorporación de mecánicas más eficientes, también otorga una mejor dinámica al coche, así como mayor estabilidad y aplomo, sobre todo en carreteras reviradas.

En ciudad, terreno hostil, se comporta perfecto

Es un vehículo de casi 5 metros, de unos 1.700 kilogramos con lo cual partimos de la base de que se va a sentir incómodo. Pues a pesar de estos datos, el Forester ECO Hybrid, se desenvuelve bastante bien, maniobra y se muestra ágil en el circuito urbano.

El cambio automático ayuda mucho en los innumerables atascos, por la comodidad que este transfiere al no tener que pisar un embrague ni cambiar de marcha, ay que como cualquier cambio automático lo hace por si mismo.

Lleva la etiqueta ECO, por lo que puede circular sin problema por las grandes ciudades, en las zonas en donde hay restrinciones.

En lo que respecta al tema del aparcamiento, bien es cierto que hay que buscar huecos “algo más grades”, pero cuando es muy justito el espacio, la cámara trasera junto con la ayuda de las cámaras ubicadas en los retrovisores, nos facilitan enormemente el aparcamiento (tecnología Eyesight, de serie desde el acabado Executive).

Muchos kilómetros en carretera

En carreteras secundarias es donde el cambio tiene unas prestaciones que no nos convencen del todo. Al realizar adelantamientos la respuesta a bajo régimen es escasa y no es hasta que superamos las 4.000 rpm donde se descubre y empuja el motor con fuerza hasta llegar a los 6.500 rpm.

El Forester en automático a veces te cambia para usar una marcha más larga (por aquello de economizar combustible), algo que particularmente no me gusta, creo que efectivamente economiza pero da sensación de inseguridad. Nosotros hemos optado cuando subíamos puertos o en tramos con posibilidad de adelantamientos, con el cambio por levas, para poder llevar el Forester a nuestro gusto y aquí sí es verdad que se comporta a la perfección.

En estos tramos, el paso por curva es preciso (la tracción permanente ayuda), puede que balancee un poco pero apenas perceptible; aquí hay algunos sistemas de ayuda a la conducción que nosotros hemos optado por descontectar por ser algo intrusivos y que nos quitaban de nuestra incursión en curvas. El sistema de frenado es bastante enérgico y eficaz.

Por autopista, un salón rodante

Las suspensiones blanditas, hacen que el vehículo sea un auténtico salón rodante cuando circulamos por autopista y no se nota el paso de los kilómetros. Con una insonorización sobresaliente y una marcha muy suave, el vehículo es todo comodidad para todas las plazas del vehículo. Y además el consumo tiene unas cifras muy buenas.

Capacidad todoterreno fuera de toda duda

El Subaru Forester ECO hybrid incorpora el tradicional sistema Simetrical AWD muy de Subaru. Se trata de uno de los mejores SUV del mercado para hacer off-road, y vamos a constatarlo.

Con el sistema Simetrical AWD, tenemos un plus de seguridad y motricidad gracias a la tracción permanente a las cuatro ruedas, mas si cabe cuando nos adentramos en el campo.

Cotas Off-Road y X-MODE

En lo referente a sus cotas Off-Road decir que tiene 22 cm de altura libre al suelo (excelente), 20º de ataque, 26º de salida y 21º del ángulo ventral.

El sistema híbrido en estas situaciones sí que resulta eficaz, ya que al tener el motor eléctrico incrustado en el cambio CVT, tenemos par instantáneo desde cero, lo cual facilita superar tramos más difíciles, ya que le motor se revoluciona menos y pasa mucho más fácil.

Cuando iniciamos la prueba de campo a través, utilizamos la rueda del X-MODE ubicada al lado del cambio y que a través de sus dos programas disponibles:

  • Modo Nieve/Grava (Snow Dirt)
  • Modo Nieve/Barro profundos (Deep Snow Mud).

El sistema X-MODE se encarga de activar y desactivar (control de tracción, por ejemplo) los sistemas que haga falta para poder superar los obstáculos.

Uno de esos sistemas que se activa automáticamente es el control de descenso, que se encarga de gestionar el freno (soltando el pie del freno) y mantener una velocidad baja para circular con seguridad en pendientes muy pronunciadas.

A pesar de su tamaño y peso, el Forester ECO Hybrid se desenvuelve con mucha soltura y supera baches y obstáculos fácilmente, aunque su larga batalla y el poco ángulo de ataque, puede dificultar a la hora de superar algunos tramos.

El consumo medio durante la prueba se sitúa cerca de los 10 l/100 km, una cifra que no es baja para tratarse de un coche híbrido, pero que si se tiene una buena que es un vehículo gasolina de 150 CV, de casi 2.000 kilogramos y con una aerodinámica no muy óptima, se trata de una buena cifra.

Gracias a esta batería, el Subaru Forester ECO-Hybrid se beneficia de la Etiqueta ECO de la DGT.

avatar
20 años a los mandos
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *