TestDrive – Toyota RAV4 Electric Hybrid, mucho más que un SUV

Toyota RAV4 Electric Hybrid, mucho más que un SUV

Hoy os traemos uno de los coches que por su tecnología despierta mucho interes, nos referímos al Toyota RAV4 Electric Hybrid. Por su imagen de SUV (de los mas demandados en el mercado actual), y su tecnología hybrida, puede ser uno de los coches de la marca Toyota mas interesante de analizar.

Cuando hablamos de sistemas hybridos, estos tiene una etiqueta (Cero o ECO) que tiene una serie de ventajas como, evitar pagar el impuesto de matriculación, acceso al centro de las grandes ciudades, circular por el carril bus VAO, abaratamiento del 50% en coste del aparcamiento público regulado, etc…

Los precios del RAV4 Electric Hybrid parten de los 33.900€ para la versión 220H 4×2 y acabado ADVANCED hasta los 40.850€ del acabado LUXURY.

Por otra parte, la versión 4×4, parte de los 35.400 euros para el acabado ADVANCED, hasta los 43.850 euros de la versión 220H 4×4 del acabado LUXURY.

El acabado especial Black Edition parte de los 39.050 euros para el motor Hybrid 220H con cambio e-CVT 4×2 y de los 42.050 euros del motor Hybrid 220H, e-CVT y 4×4.

Exterior musculoso y convincente

La última generación del Toyota RAV4 es totalmente diferente a su predecesora, con una imagen más moderna, musculosa, con unos pasos de rueda de marcado diseño y que además emana mayor deportividad.

Frontalmente nos encontramos con una parrilla de grandes dimensiones.

En su exterior predominan las líneas rectas muy marcadas y con un diseño de pilar “C” de tipo flotante (que puede ser pintado en un color diferente al del resto de la carrocería).

Un interior muy espacioso

Nos montamos en el RAV4, de fácil acceso gracias a esa sobreelevación, algo que agradeceran personas de avanzada edad o de movilidad mas reducida.

Una vez dentro la primera impresión es amplitud, mucha amplitud. La visibilidad desde la posición del conductor es muy buena y los diferentes reglajes del asiento hacen que coloque el asiento en posición óptima fácilmente.

Los materiales empleados son muy buenos al tacto y transmiten sensación de calidad, al igual que los ajustes y terminaciones, que tienen pinta de durar y aguantarlo todo.

Los asientos delanteros son muy cómodos y envuelven el cuerpo, lo que hacen que vayamos muy cómodos aunque hagas bastantes kilómetros seguidos sin hacer ninguna pausa.

En nuestra unidad de prueba iban tapizados en cuero, que aunque en estos tiempos son algo fríos, la calefacción de los asientos lo mitiga muy rápidamente. Ademas el asiento del conductor puede tener ajuste eléctrico y ajuste lumbar, aunque esto último es opcional.

Pasamos a las plazas traseras y es sorprendente tanto por el espacio que hay entre los asientos delanteros y los traseros, así como la anchura para albergar a 3 adultos.

El espacio para las rodillas es sobresaliente y la altura libre al techo da más que de sobra para gente alta, además la inclinación del respaldo, que se puede variar, ayuda en la comodidad de los viajes.

Estas plazas traseras disponen de un buen acceso por el angulo de apertura de las puertas, y también cuanta con anclajes tipo ISOFix y Top Tether.

Insonorización a bordo

La insonorización del habitáculo está muy lograda y además apenas se notan las vibraciones, prácticamente inexistentes con el motor en marcha.

El maletero

Por último tenemos el maletero, 580 litros de capacidad, con formas muy regulares y un piso plano.Para facilitar su acceso, el portón es de apertura y cierre eléctrico,

Lleva 4 anillas de sujeción, toma de corriente a 12V y un punto de luz al lado derecho y un segundo maletero bajo el piso para guardar cosas del vehículo muy práctico y que evita llevarlos sueltos en el maletero.

Fácil de conducir y siempre conectado

Nos centramos en la conducción, la postura ideal de conducción es fácil de conseguir, gracias a todos los ajustes que se pueden realizar, profundidad, altura, en nuestro caso la opción de ajuste lumbar, para lograr la posición óptima de conducción y con una visibilidad estupenda.

Circulando con el Toyota RAV4 nos percatamos de que en ciertos giros revirados, el grosor del pilar “A” penaliza la visibilidad, teniendo que mirar más de una vez para realizar esas maniobras.

El cuadro de instrumentos cuenta con una zona central formada por una pantalla en color, en la que se muestran los datos del ordenador de viaje y el velocímetro.

Me gusta el indicador de uso de la potencia, lo que me permite sacar mayor partido al sistema híbrido, la aceleración que le puedo dar sin pasrme para que se anule el modo EV,.. e incluso cuánto debo frenar para hacer un uso óptimo de la frenada regenerativa.

Por otra parte, llama poderosamente la atención, la pantalla central multimedia táctil de 8” que gracias a su posición y tamaño, evita que tengamos que desviar mucho la mirada para consultar.

Aunque como hemos comentado, es táctil, también se mantienen los mandos físicos para mayor comodidad y seguridad de uso.

Por debajo se encuentran los mandos del climatizador, que para mi gusto son exageradamente grandes, aunque para usarlos sin tener que dejar de mirar a la carretera, son perfectos.

Bajamos un poco más y llegamos al pomo del cambio, junto con los botones del selector de modos de conducción. Encontramos también tomas de USB, portabotellas y una guantera muy voluminosa, donde cabe casi de todo (en su interior hay 2 conexiones USB)

Respecto a la conectividad destacamos a parte de las tomas USB, conexiones en entornos Apple Car Play y Android Auto desde la pantalla táctil del salpicadero, con control de voz para acceder a servicios como los de Google Maps o Spotify.

Motor de gran rendimiento y eficiencia

Como hemos comentado al principio en el RAV4 tenemos la versión híbrida de tracción delantera 4×2 (220H) o la versión de tracción total AWD (440H), híbrida enchufable (PHEV) y con batería de ion litio.

Nuestra unidad es la denominada RAV4 220H, que combina un motor de gasolina de 2,5 litros de ciclo Atkinson y con doble inyección, directa e indirecta que genera 177 CV de potencia a los que se suman los 88 kW de su motor eléctrico, lo que da una potencia total conjunta de 218 CV.

Eficiencia y rendimiento, cifras

Homologa un consumo de 5,5 L/100 km, aunque en nuestra prueba que ha discurrido por todo tipo de superficies nos hemos ido hasta los 6,7 L/100 km de consumo medio.

Respecto a las prestaciones homologadas alcanza una velocidad máxima 180 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos.

El nuevo RAV4 Electric Hybrid incorpora el sistema híbrido autorrecargable, donde el motor eléctrico se recarga por el motor de combustión y por las retenciones y frenadas, que se aprovechan sin apenas pérdidas en forma de calor.

Su pequeña y ligera batería de pequeña capacidad, de 1,59 kW/h, no se recarga enchufándola, sino por la corriente generada por un alternador eléctrico (movido por el motor de gasolina) o la que se transforma al frenar o retener, recuperando la energía cinética en eléctrica.

Con esta pequeña batería, la autonomía en modo EV es de unos 5 km, puede parecer poco, pero que hace bajar los consumos bastante.

Un vehículo de este tamaño, de gran peso, con una potencia superior a los 200 CV de potencia, con 55 litros de depósito de combustible, que tenga más de 700 km de autonomía es un gran logro y un grado de confort si loq ue buscas es hacer un viaje sin tener que parar a repostar.

Cambio e-CVT, necesita mejorar

Es uno de los pocos puntos a mejorar que puedes encontrar en este RAV4 Electric Hybrid, aunque ha mejorado mucho respecto a los primeros cambios de variador continuo, particularmente no es de los cambios que a mi me enamoran. 

Este tipo de cambios cuando uno acelera a fondo, se escucha mucho el sonido del motor y la entrega del tope de potencia no es inmediata, algo que parece que va mejorando, dado que en este nuevo RAV4 no pierde tanta fuerza ni se sobreacelera, y responde con mayor rapidez al pisotón en el acelerador; Aun así seguramente que este coche con un cambio automático de doble embrague mejoraría sus cifras..

Tiene tres modos de conducción: Eco, Normal y Sport.

Adicionalmente tenemos el botón EV con el que el RAV4 va en modo en eléctrico hasta algo más de 50 km/h, siempre que la carga de la batería esté bien cargada y no aceleres bruscamente.

En los modos de conducción, e incluso a altas velocidades, también podremos circular en este modo EV, (por ejemplo, bajar puertos, en llano a velocidad constante), pero se desactiva en el momento que nota el acelerador.

Sobre los modos de conducción Sport y Eco, comentar que cambian ciertos parámetros para su optimización de uso, como son la respuesta del acelerador, la potencia del climatizador o el endurecimiento de la dirección.

En la palanca de cambios, también encontramos la posición S, donde el cambio se convierte mediante en manual dando leves toques hacia delante o hacia atrás, para subir o bajar marcha.

Para mi gusto personal, el RAV 4 Electric Hybrid es más un vehículo para llevar en modo ECO, Normal, EV, que para el modo Sport, con el cambio en S.

Conducimos un SUV eficiente y resolutivo

Nos ponemos en marcha a bordo del RAV4 Electric Hybrid comenzando por la autovía. Aquí nuestra conducción es suave y rutera, el coche se comporta de manera excelente, muy cómodo, con mucha seguridad y con una insonorización muy buena, con lo que el viaje se convierte en una confortable sensación de paz y tranquilidad.

Además contamos con la potencia suficiente para realizar adelantamientos rápidos y seguros, si circulamos por carretera convencional de un sentido por cada dirección.

Después de más de 200 km, cambiamos la suavidad de la autopista por la agresividad en la conducción de puertos y carreteras reviradas.

En este trayecto mas virado, encuentro más incómodo a nuestro RAV4 Electric Hybrid; bien es cierto, que el cambio no es su mejor aliado y además que el ESP entra demasiado rápido en ciertas ocasiones.

También hay que tener en cuenta que es un SUV y en ningún momento este tipo de coches se encuentran cómodos en estos trayectos, como dice el dicho “zapatero a sus zapatos”.

Se nota que el RAV4 es un todocamino muy orientado al confort, con una suspensión que evita balanceos de la carrocería en zonas muy reviradas y al que le gusta devorar kilometros en carretera.

Terminamos nuestros puertos y para llegar a destino nos metemos en caminos de tierra; el RAV4 Electric Hybrid se maneja con mucha solvencia en estos terrenos, gracias en gran parte a los 19 cm de altura libre al suelo, pasa por caminos sin mermar ese confort del que ha hecho gala en la autopista.

Dado que nuestra unidad de pruebas es un tracción 4×2 es apto para salir del asfalto pero no para hacer 4X4.

Para terminar de probar a fondo el RAV4 Electic Hybrid, nos metemos en ciudad, en busca de esa eficiencia que nos dice su nombre “Electric Hybrid” y la verdad casi desde el primer momento la notamos.

Entra casi al instante el modo EV, que significa que vamos en Cero Emisiones, el vehículo se muestra ágil en la conducción a pesar de su voluminoso tamaño, la dirección es precisa, y aunque su tamaño invita a buscar plazas de aparcamiento grandes, gracias a su cámara perimetral y diferentes sensores de aparcamiento, las maniobras de aparcamiento son pan comido.

Equipamiento muy completo y un vehículo muy seguro

Toda la gama RAV4 trae de serie el pack de seguridad Toyota Safety Sense, el conjunto de sistemas de seguridad y asistencia a la conducción que incluyen entre otros:

  • Control de crucero activo
  • 9 airbags
  • Frenada precolisión con detección de peatones y ciclistas
  • Reconocimiento de señales de tráfico
  • Alerta de cambio de carril
  • Asistente de mantenimiento de carril
  • Control inteligente de luces de carretera

Además incorpora el AVAS (Acoustic Vehicle Alerting System), la alerta sonora que avisa a los peatones cuando el vehículo circula en silencio (en modo 100% eléctrico), y que actúa a menos de 20 km/h y al hacer marcha atrás (obligatorio en breve en todos los híbridos y eléctricos).

Niveles de equipamiento

El RAV4 Electric Hybrid tiene 3 niveles de equipamiento: Advanced, Style y Luxury y luego un equipamiento especial denominado Black Edition.

El nivel de nuestra unidad equipa el acabado Style que incorpora entre otros elementos faros LED por proyector en lugar de parábola, la alerta de tráfico trasero, kit anti-pinchazos y llantas de 19″ en lugar de 18″, que pasarían a ser opcionales. 

Además incluye cámara de visión trasera, lunas ultratintadas, soporte inalámbrico de carga de móviles y sensores de aparcamiento.

Otros elementos de confort como el climatizador dual, 4 elevalunas y espejos externos eléctricos, entrada sin llave, tapicería mixta en símil cuero sintético y el portón con apertura eléctrica.

Los modelos 2020 añaden el paquete Hybrid Pack Plus, con molduras específicas en umbral de puertas, protector de llave, alfombrillas, red de maletero y hasta pincel de retoques.

Como opciones destacamos el techo panorámico practicable de vidrioy el navegador, que nuestra unidad equipaba.

avatar
20 años a los mandos
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *