La electromovilidad en España va a un ritmo muy lento

La electromovilidad en España va a un ritmo muy lento

La electromovilidad en España va aún a un paso muy lento a pesar de haber logrado aumentar su participación en casi cinco puntos en el indicador global de electromovilidad.

Puntuaciones

Actualmente alcanza una valoración general de 18,6 puntos sobre 100 en el cuarto trimestre de 2020.

La puntuación española se distancia así aún más de la media europea, que se sitúa en una valoración de 39,9 puntos sobre 100, con un crecimiento de más de 10 puntos en el cuarto trimestre de 2020.

El crecimiento español de la electromovilidad viene por la compra de vehículos electrificados y apenas nada por la instalación de puntos de recarga.

En el ámbito nacional, cinco comunidades autónomas se sitúan por encima de la media nacional. 

El cuarto trimestre, Madrid obtiene una mejora de 7,2 puntos pasando a ocupar la primera posición del indicador global de electromovilidad, con una valoración de 25,1 puntos. 

En el último trimestre el estímulo de las ventas de vehículos electrificados ha sido el factor principal para que en doce comunidades autónomas se haya logrado un crecimiento superior a los cuatro puntos.

FUERTE CRECIMIENTO DE LA PENETRACIÓN DEL VEHÍCULO ELECTRIFICADO

Durante el cuarto trimestre, España logra subir una nueva posición en el ranking europeo, con un crecimiento de 9,2 puntos y una valoración de 31,6 puntos en el indicador de penetración del vehículo electrificado. 

El esfuerzo comercial de las marcas ha permitido un fuerte crecimiento de las ventas de vehículo electrificado en el último trimestre del año, cuadriplicando las ventas respecto al mismo periodo del año anterior.

Lejos de la media Europea

España se encuentra todavía lejos de la media europea, que ha crecido cerca de 20 puntos, situándose en una valoración de 64,5 puntos sobre 100.

Los 31,6 puntos de España la posicionan de nuevo a la cola del ranking europeo. 

España está muy lejos de los países líderes en la electrificación de sus vehículos como Alemania que aumenta más de 30 puntos o Portugal que crece 15 puntos. 

Estos países han cumplido en el último año más del 50% de los objetivos evaluados por el Barómetro y ejemplifican cómo la apuesta decidida por el mercado eléctrico tiene resultados.

A nivel nacional

En el contexto nacional, todas las comunidades autónomas han tenido un crecimiento notable en el indicador de penetración de vehículo electrificado respecto al periodo anterior. 

Este fuerte impulso se debe principalmente al aumento de la demanda de vehículos electrificados en comparación con la caída de vehículos de otro tipo de tecnología gracias al esfuerzo comercial de las marcas. 

Durante el cuarto trimestre de 2020 las ventas de vehículos eléctricos puros han aumentado un 183% y la de híbridos enchufables un 394%

Destaca el crecimiento de casi 15 puntos de la Comunidad de Madrid hasta alcanzar una valoración de 45,8 puntos sobre 100, colocándose en primera posición del ranking nacional, superando la media de España.

NULO DESARROLLO DE INFRAESTRUCTURAS DE RECARGA DE ACCESO PÚBLICO

El desarrollo de infraestructuras de recarga de acceso público solamente ha crecido una décima en el cuarto trimestre de 2020, alcanzando una valoración global de 5,6 puntos sobre 100 y situándose en penúltima posición en el ranking europeo.

El muy lento desarrollo de infraestructuras de recarga coloca a España 10 puntos por debajo de la media europea. La media continental ya se coloca en una valoración de 15,3 puntos sobre 100.

A excepción de Italia y Reino Unido, el resto de los países han logrado crecer al menos un punto, siendo destacables los casos de Noruega y Países Bajos que se mantienen como referencias europeos.

Ámbito nacional

El despliegue de infraestructuras de recarga ha mantenido un ritmo de desarrollo muy similar al de los medios de comunicación nacionales, manteniéndose en la mayoría de las comunidades autónomas los puntos de recarga de acceso público del trimestre anterior. 

Solamente Cataluña ha aumentado su valoración siete décimas hasta alcanzar un total de 12,3 puntos sobre 100, que junto con Islas Baleares (11,6 puntos) son las dos regiones únicas que se sitúan cerca a la media europea.

En el último trimestre, la evolución de los puntos de recarga de acceso público en España ha sido muy lenta, alcanzando los 8.545 puntos. 

Una cifra muy escasa para el ritmo de desarrollo de electro-movilidad que debería tener España y que se encuentra muy lejos de las exigencias para cumplir los objetivos de desarrollo de infraestructuras de recarga. 

Además, desde el punto de vista cualitativo destaca, que más del 90% de la infraestructura de recarga de acceso público potencias por inferiores o iguales tiene a 22 kW.

Sólo el 0,8% de los puntos de recarga de acceso público interurbanos presentan potencias por encima de los 250 kW. 

Estos datos ponen de manifiesto las dificultades de uso relacionadas no sólo con la disponibilidad de infraestructura sino por los tiempos de recarga asociados.

Por ello, tal y como se reclama en las  16 medidas planteadas por ANFAC para impulsar el despliegue de infraestructuras de recarga eléctrica en España, es necesario establecer objetivos intermedios de desarrollo:

  • 48.000 puntos de recarga en 2022
  • 120.000 puntos de recarga en 2025
  • 360.000 puntos de recarga en 2030 que puedan abastecer para ese año al parque de 5 millones de vehículos electrificados planteado por el PNIEC. 
Os traemos las ultimas noticias recien sacadas del horno, para que no os perdais nada de este mundo tan apasionante de las cuatros ruedas
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *