Así son los modelos PHEV de AUDI

Así son los modelos PHEV de AUDI

A continuación os presentamos las tecnologías híbridas presentes en la gama actual de Audi.

Sistema PHEV

Los vehículos híbridos son aquellos que combinan un motor de combustión interna y un motor eléctrico con su correspondiente sistema de almacenaje de energía. 

Una característica típica de esta hibridación es que el motor eléctrico puede actuar como único sistema de impulsión en momentos determinados para que el coche se mueva en modo cero emisiones o también puede ayudar al motor de combustión con una capacidad de empuje adicional. 

El motor eléctrico, además, sirve como generador en las fases de recuperación, convirtiendo la energía cinética en energía eléctrica y almacenándola en una batería de iones de litio

¿Cuál es la fórmula de Audi para ofrecer el mejor sistema PHEV?

Audi quiere alcanzar un triple objetivo: una experiencia de conducción segura, una gestión de la recarga sencilla y una gran practicidad en el uso diario

Por un lado, la experiencia de conducción libre de emisiones queda garantizada por un potente motor eléctrico que entrega hasta 143 CV, según el modelo. 

Esto asegura un funcionamiento completamente eléctrico en un amplio rango de velocidades y en diversas situaciones de conducción. 

La sofisticada gestión del sistema híbrido permite que el vehículo se mueva en modo totalmente eléctrico de manera frecuente y, al mismo tiempo, controla la interacción entre los dos motores. 

Decide cuándo el automóvil funciona en modo eléctrico, en qué fases es preferible recuperar energía o cuándo debe desplazarse por inercia mientras el motor térmico está inactivo. 

También determina el momento en el que este último debe volver a entrar en funcionamiento. 

La utilización de diversos sensores, datos e información de la ruta es esencial para la gestión inteligente del sistema de propulsión. De ello depende que se puedan recorrer grandes distancias en modo totalmente eléctrico y que se alcance una alta eficiencia energética durante la conducción.

 Según el ciclo WLTP, los modelos PHEV de Audi ofrecen una autonomía eléctrica de hasta 59 km.

Segundo pilar: gestión de la carga

La gestión de la carga es el segundo pilar en el desarrollo de los vehículos PHEV de Audi. En los modelos pertenecientes a segmentos medios y grandes el cargador tiene una potencia de hasta 7,4 kW, lo que permite completar la carga de las baterías en aproximadamente 2h y media.

En definitiva, una recarga fácil y rápida o dos veces al día, ya sea en casa o en el trabajo, lo que es compatible con el uso habitual de los clientes de vehículos híbridos enchufables. 

Los servicios de carga e-tron Charging Service de Audi ofrecen a los modelos PHEV acceso con tarjeta a unos 137.000 puntos de carga en 25 países europeos. 

Además del sistema de carga “Compact” con cable para tomas de corriente doméstica e industrial.

Tercer pilar: practicidad en el uso diario

Esto tiene mucho que ver con los dos apartados anteriores, al haber un funcionamiento frecuente en modo eléctrico y una fácil gestión de la carga. 

El amplio espacio disponible, la elevada versatilidad y la facilidad de conducción de los PHEV de Audi son otros criterios importantes que los significan en vehículos aptos para el día a día. 

Los ingenieros de la marca han hecho grandes esfuerzos a la hora de integrar el sistema eléctrico de una manera compacta, especialmente en lo que que ver con las baterías, que ahorran el máximo espacio posible en el maletero. 

Debido a su ubicación en la parte baja, el suelo de la zona de carga está ligeramente elevado en comparación con otras versiones, pero mantiene una superficie uniforme. 

¿Qué híbridos enchufables tiene Audi en su gama actual?

Por el momento, los híbridos enchufables de Audi se enmarcan en las gamas A6, A7, A8, Q5 y ​​Q7

Salvo en el caso del A8, en todos ellos los clientes pueden elegir entre una variante orientada a la comodidad y una versión con una configuración más dinámica. 

Audi presentará nuevos modelos PHEV en los próximos meses y ofrecerá opciones PHEV hasta en ocho gamas distintas. 

¿Qué motores utiliza Audi en sus versiones híbridas enchufables?

Audi combina un propulsor de gasolina turboalimentado de inyección directa (TFSI) con un motor eléctrico, cuya batería de iones de litio se instala debajo del piso del maletero. 

En todos los modelos híbridos enchufables, el motor eléctrico está integrado en la transmisión. 

Justo delante de ésta se encuentra el mecanismo de acoplamiento que la conecta al motor TFSI. 

Los Audi Q5, A6 y A7 PHEV emplean una transmisión S tronic de siete velocidades, mientras que en los Q7 y A8 PHEV se opta por un cambio tiptronic de ocho velocidades.

En todos los PHEV la potencia se transmite al suelo a través de las cuatro ruedas, para así lograr la mejor capacidad de tracción en todo tipo de condiciones y un gran nivel de agilidad en conducción deportiva. 

Los modelos de seis cilindros montan de serie la tracción quattro; los modelos de cuatro cilindros emplean la tracción quattro ultra. 

La potencia del sistema híbrido es de 367 CV para las versiones de cuatro cilindros (A6, A7, Q5) y de 456 CV para las variantes de seis cilindros (Q7, A8). 

En los mercados europeos, los modelos A6, A7 y Q5 están disponibles con una segunda variante PHEV asociada al motor de gasolina 2.0 TFSI, con una potencia conjunta del sistema de 299 CV.

¿Qué baterías utilizan los modelos PHEV de Audi?

La corriente que alimenta los motores eléctricos es suministrada por una batería con celdas de iones de litio refrigeradas por líquido, ubicada bajo el piso del maletero. 

En los modelos de segmentos medios y grandes, la batería de 385 voltios almacena 14,1 kWh; en el Q7 son 17,3 kWh. 

En los modelos A6, A7 y A8 se compone de 104 celdas agrupadas en ocho módulos. 

Su circuito de refrigeración está integrado en el de baja temperatura que refrigera el motor eléctrico y la electrónica de potencia, que transforma la corriente continua de la batería de alto voltaje en corriente alterna trifásica para el motor eléctrico. 

¿Cuánto tiempo necesita un PHEV de Audi para cargar su batería?

Conectado a un cargador de trifásico de corriente alterna de 400 voltios con una potencia de 7,4 kW, se necesitan alrededor de dos horas y media para cargar completamente la batería de 14,1 kWh que montan prácticamente todos los modelos. 

En una toma de corriente doméstica de 230 voltios, el proceso de carga se completa en seis horas y media aproximadamente.

Gestión del sistema de propulsión: ¿cómo selecciona el usuario los modos de conducción disponibles?

El sistema de gestión híbrido de los modelos enchufables está diseñado para que el cliente pueda conducir de la forma más cómoda y eficiente posible. 

Hay tres modos de funcionamiento disponibles:

  • Auto, que permanece en funcionamiento durante la guía de ruta activa
  • EV, el vehículo es impulsado exclusivamente por energía eléctrica, siempre que el conductor no exceda un punto de presión concreto en el pedal del acelerador. Esta es la configuración predeterminada cada vez que se arranca el vehículo. 
  • Hold, el sistema de gestión mantiene el estado de carga existente de la batería, por ejemplo, para permitir una conducción completamente eléctrica posterior en áreas urbanas. A pesar de ello,

Además, el usuario puede utilizar el selector de modos de conducción Audi drive select para alternar entre los programas confort, eficiency, auto y dynamic

Durante la aceleración, según el modo elegido, cambian los umbrales en los que cada motor entra en juego. 

¿Cómo funciona la gestión de la hibridación en los modelos PHEV de Audi?

Para largos recorridos de conducción eléctrica confía en la interacción entre una batería de tamaño adecuado y una gestión sofisticada del sistema que, debido a su alta eficiencia y capacidad de recuperación, elimina la necesidad de recurrir a baterías más grandes. 

El asistente de eficiencia y la Estrategia Operativa Predictiva son los ejes tecnológicos de los modelos PHEV. 

Ambos sistemas tratan de elevar al máximo el nivel de eficiencia utilizando la energía almacenada en la batería de iones de litio mediante la gestión predictiva de la propulsión y la capacidad de recuperación, gracias a la cual una gran cantidad de energía cinética llega de nuevo a la batería transformada en energía eléctrica.

El asistente de eficiencia, ya conocido de otras versiones de la gama de Audi, tiene como objetivo influir en la propulsión y la recuperación para adaptarse a los datos de la ruta predictiva. 

Se tienen en cuenta las señales de límites de ciudad, las intersecciones, las rotondas y la topografía concerniente a pendientes y curvas. Los límites de velocidad y los vehículos precedentes captados por el sensor de radar también se encuentran en información relevante. 

El asistente muestra información al conductor y, con un impulso háptico en el acelerador, le recuerda que debe levantar el pie del pedal.

La Estrategia Operativa Predictiva controla el comportamiento de la propulsión y la recuperación a lo largo de toda la ruta. 

Durante la guía de ruta activa se analizan los datos de navegación y las informaciones proporcionadas por el asistente de eficiencia y los sensores del vehículo. 

A partir de este análisis, el sistema prepara un plan aproximado para toda la ruta y otro más detallado para los próximos kilómetros. 

El conductor recibe información cuando llega el momento de levantar el pie del acelerador. Al mismo tiempo, se inicia la recuperación predictiva. 

La planificación de la ruta tiene el propósito de optimizar la conducción eléctrica en áreas urbanas para llegar al destino con la batería casi vacía. 

La razón es que se debe utilizar la mayor cantidad de energía eléctrica posible para recargar el vehículo en el destino.

¿Qué es un pedal de acelerador activo?

Al proporcionar una respuesta háptica, el pedal del acelerador activo ayuda a los usuarios a ser más eficientes dentro de su estilo de conducción. 

Un punto de presión en el pedal del acelerador indica cuándo el vehículo se está saliendo del rango de conducción totalmente eléctrica. 

Gracias a la información recogida por el asistente de eficiencia, también se le indica al conductor que deje de acelerar para avanzar por inercia o recuperar energía.

¿Cómo funciona la recuperación de energía?

En términos de recuperación, el sistema de propulsión de un PHEV se asemeja al nuevo Audi e-tron totalmente eléctrico

Está diseñado para lograr una alta eficiencia y la máxima capacidad de recuperación. 

Durante las frenadas, los modelos híbridos enchufables de Audi recuperan hasta 80 kW. 

El motor eléctrico se encarga de las deceleraciones menores, es decir, de prácticamente todas las situaciones cotidianas en las que el conductor pisa el freno. 

Una sofisticada configuración del sistema da como resultado una transición casi imperceptible entre el freno del motor eléctrico actuando como generador y el freno convencional, combinado con un tacto estrictamente definido y siempre constante en el pedal.

¿Cómo se complementan los dos motores?

La estrategia de propulsión se ha diseñado para ofrecer experiencias de conducción bien diferenciadas, que van desde la máxima eficiencia gracias al empleo del motor eléctrico, hasta la máxima deportividad, en la que entra en juego el motor de combustión para ofrecer la mayor capacidad de empuje del sistema. 

En esta situación ambos propulsores funcionan de manera conjunta y el nivel de asistencia de cada uno depende del programa de conducción seleccionado. 

Según el modelo y la configuración del motor, se aplica un máximo de 500 Nm (Q5, A7) o 700 Nm (Q7, A8), lo que supone hasta 200 Nm más de lo que el TFSI es capaz de desarrollar por sí solo.

En el modo de transmisión “S”, que está preseleccionado en el programa de conducción dinámico, el motor eléctrico permanece activo y recupera energía durante las fases de deceleración

En el caso de las otras configuraciones y en interacción con el asistente de eficiencia, la recuperación de energía en las frenadas siempre se usa cuando más sentido que mantener la inercia. 

La recuperación puede originar deceleraciones de hasta 0,1 gy devuelve hasta 25 kW a la batería de iones de litio.

¿Cuál es el papel del sistema de gestión térmica?

El avanzado sistema de gestión térmica es decisivo para lograr una gran autonomía eléctrica y una rápida climatización del habitáculo. Un circuito de alta temperatura refrigera el motor TFSI, sus accesorios y la transmisión. 

Un circuito de baja temperatura enfría la batería, el cargador, el motor eléctrico y la electrónica de potencia. 

Una bomba de calor vinculada al circuito de refrigeración del sistema de climatización utiliza el calor residual de los componentes de alto voltaje para calentar el interior del coche.

¿Qué oportunidades digitales plantea la aplicación myAudi con los modelos PHEV?

La aplicación myAudi es una herramienta práctica para el uso del automóvil, que permite gestionar los servicios de Audi connect a través de un smartphone. 

Mediante esta aplicación, el usuario puede realizar consultas remotas sobre el estado de la batería y la autonomía, programar e iniciar procesos de carga y acceder a estadísticas sobre consumo energético. 

Otra función permite al cliente climatizar su coche antes de empezar a conducir.

Modelos AUDI

Audi A6 55 TFSIe quattro
Consumo combinado de combustible en l / 100 km: 2,1–1,9;
Consumo combinado de electricidad en kWh / 100 km: 17,9–17,4;
Emisiones combinadas de CO2 en g / km: 47–36 (NEDC: 47–43).

Audi A6 Avant 55 TFSIe quattro
Consumo combinado de combustible en l / 100 km: 2,2–1,8;
Consumo combinado de electricidad en kWh / 100 km: 19,0–18,2;
Emisiones combinadas de CO2 en g / km: 50–41 (NEDC: 48–44).

Audi A7 Sportback 50 TFSIe quattro
Consumo combinado de combustible en l / 100 km: 2,2–1,5;
Consumo combinado de electricidad en kWh / 100 km: 18,8–16,8;
Emisiones combinadas de CO2 en g / km: 49–33 (NEDC: 48–40).

Audi A7 Sportback 55 TFSIe quattro
Consumo combinado de combustible en l / 100 km: 2,2–1,7;
Consumo combinado de electricidad en kWh / 100 km: 18,9–18,1;
Emisiones combinadas de CO2 en g / km: 49–39 (NEDC: 48–44).

Audi A8 60 TFSIe quattro
Consumo combinado de combustible en l / 100 km: 2,9–2,7;
Consumo combinado de electricidad en kWh / 100 km: 21,1–20,7;
Emisiones combinadas de CO2 en g / km: 66–62 (NEDC: 60–57)

Audi A8 L 60 TFSIe quattro
Consumo combinado de combustible en l / 100 km: 2,9–2,8;
Consumo combinado de electricidad en kWh / 100 km: 21,3–20,9;
Emisiones combinadas de CO2 en g / km: 67–64 (NEDC: 61–57)

Audi Q7 55 TFSIe quattro
Consumo combinado de combustible en l / 100 km: 3,9–3,2;
Consumo combinado de electricidad en kWh / 100 km: 25,2–23,9;
Emisiones combinadas de CO2 en g / km: 87–72 (NEDC: 69–64)

Audi Q7 60 TFSIe quattro
Consumo combinado de combustible en l / 100 km: 3,9–3,2;
Consumo combinado de electricidad en kWh / 100 km: 25,0–24,2;
Emisiones combinadas de CO2 en g / km: 87–73 (NEDC: 69–64)

Os traemos las ultimas noticias recien sacadas del horno, para que no os perdais nada de este mundo tan apasionante de las cuatros ruedas
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *