Prueba Toyota RAV4 Plug-in Hybrid ¿mejor que el Electric Hybrid?

Prueba Toyota RAV4 Plug-in Hybrid ¿mejor que el Electric Hybrid?

Esta semana nos hemos puesto al volante del Toyota RAV4 PHEV (o Plug- in Hybrid), la versión híbrido enchufable del SUV de mayor éxito de Toyota.

El vehículo sigue teniendo las mismas dimensiones que su hermano el electric hybrid: 4.60 metros de largo, 1.85 metros de ancho y 1.69 metros de alto. La batalla mide 2.690 mm.

Y tiene unos rivales muy duros como son el Ford Kuga PHEV (que probaremos en breve) o Mitsubishi Outlander PHEV,  Citroën C5 Aircross Hybrid, y se pueden meter en el ajo también el el Audi Q5 TFSIe, el Mitsubishi Eclipse Cross PHEV, o el Hyundai Tucson PHEV. Para echarse a temblar de la competencia que tiene.

Precios

  • Toyota RAV4 PHEV Advance: 46.950 euros
  • Toyota RAV4 PHEV Style Plus: 56.000 euros

La versión de acceso se puede acoger a las ayudas a la compra del Plan Moves III, con un máximo de hasta 5.000 euros entregando un coche para achatarrar.

Diferencias con el RAV4 electric hybrid

Pocas diferencias hay entre ambos modelos, sutiles diría yo, y las podemos encontrar en la parrilla con marco metalizado, la moldura metalizada en la parte baja del paragolpes y un spoiler frontal negro brillante.

Las llantas de 18 y 19 pulgadas son específicas para esta versión y además en ambos laterales la identificación del modelo.

En la trasera encontramos también una moldura trasera metalizada que une los pilotos traseros y la zona baja del paragolpes está pintada en negro brillante.

Interior de mucha calidad

El acceso al Toyota RAV4 PHEV es muy cómodo, la verdad es que casi todos los SUV tienen ese punto a su favor del acceso a las plazas tanto delanteras como traseras, que le confiere ese elevación.

Probamos los asientos antes de ponernos en marcha y los primero que notamos es que presentan un mullido muy bueno y que son muy amplios.

Los materiales son muy buenos al tacto y transmiten sensación de calidad, al igual que los ajustes y terminaciones, muy de agradecer en este tipo de vehículos que tienen que soportar todo tipo de trato. 

Asientos delanteros

Los asientos delanteros son configurables al gusto, eléctricos, calefactables y con ajuste lumbar, y para una perfecta posición de conducción, el volante es regulable en altura y profundidad.

Todos los mandos se ubican a la vista y muy a mano. El manejo de los diferentes sistemas es muy intuitivo, y evita distracciones al volante.

Asientos traseros

En la parte trasera hay mucho espacio y eso se nota en que incluso 3 adultos pueden viajar con comodidad, además la posibilidad de reclinarlos levemente, aumenta esa comodidad.

El espacio para las rodillas, sobresaliente, la altura libre al techo da más que de sobra para gente de más de 1,90 cm, esta parte trasera, ni una pega, porque además el túnel central no es muy intrusivo y dispone de salidas de aire y tomas USB.

Maletero para todo

Se trata de un maletero de gran capacidad perfecto para familias, 580 litros tienen la culpa, además sus formas regulares y un piso plano configurable en 2 alturas facilitan la colocación de los bultos. El portón es de apertura y cierre eléctrico.

Equipamiento

  • Advance, se trata del acabado de acceso a la gama, incluye de serie llantas de 18 pulgadas, faros bi-LED, asientos calefactables delanteros y traseros, maletero con apertura eléctrica climatizador bizona o un enchufe de 220V para recargar dispositivos electrónicos, además de puertos USB o la habitual toma de 12V. El sistema multimedia escompatible con Apple CarPlay o Android Auto.
  • Style Plus, que equipa de serie carrocería bitono, llantas de 19”, asientos en piel, Head-Up Display de 10 pulgadas, techo panorámico, maletero con apertura manos libres, carga inalámbrica, sistema de audio premium JBL o cámara 360º.

Toyota Safety Sense

Toda la gama RAV4 trae de serie el pack de seguridad Toyota Safety Sense, el conjunto de sistemas de seguridad y asistencia a la conducción que incluyen entre otros:

  • Frenada automática de emergencia
  • Control de crucero adaptativo inteligente
  • Asistente activo por cambio de carril
  • Detector de fatiga
  • Asistente de luces de carretera, entre otros.

Además incorpora el AVAS (Acoustic Vehicle Alerting System), la alerta sonora que avisa a los peatones cuando el vehículo circula en silencio (en modo 100% eléctrico), y que actúa a menos de 20 km/h y al hacer marcha atrás (obligatorio en breve en todos los híbridos y eléctricos).

Motorización

El Toyota RAV4 PHEV incorpora un motor gasolina Dynamic Force de 2.5 litros y 185 CV con dos propulsores eléctricos, uno por eje, siendo el delantero de 182 CV y el trasero de 54 CV.

En conjunto, 306 CV de potencia y todo ello asociado a una transmisión secuencial e-CVT Shiftmatic. Incorpora la tracción total AWD-i que ya encontramos en el RAV4 Hybrid (prueba).

Los propulsores eléctricos toman su energía de una batería de iones litio de 18,1 kWh, que ofrece mucha más capacidad que la de la variante híbrida convencional (1,59 kWh).

Consumos y eficiencia

Según los datos oficiales, el Toyota RAV4 PHEV homologa una autonomía eléctrica de 75 km en ciclo mixto y 98 km en recorridos urbanos (WLTP).

Respecto al consumo, anuncia 1,0 l/100 km en ciclo combinado, mientras que sus emisiones se fijan en 22 g/km de CO2. Por lo tanto, cuenta con la etiqueta CERO emisiones de la DGT.

Batería y recarga

La batería está situada en la parte inferior del coche con una capacidad bruta de 18,1 kWh. Cuenta con refrigeración líquida y admite recarga con una potencia máxima de 6,6 kilovatios, únicamente con corriente alterna.

Se puede recargar utilizando un enchufe doméstico con 230 voltios y 10 amperios y alcanzará la carga completa entre 7 y 8 horas, por lo que puedes recargarlo por la noche.

Con una instalación de 32 amperios y un Wallbox, aunque la potencia sea de 7,4 kW, el máximo que admite son 6,6 kW, suficiente para reducir el tiempo de carga a 2,5 horas.

Conducción

El sistema híbrido tiene cuatro modos de funcionamiento:

  • Modo eléctrico (EV): circulamos siempre en 0 emisiones hasta una velocidad máxima de 135 km/h.
  • Auto EV/HV: prioriza siempre el motor eléctrico, pero el térmico actúa en situaciones de alta demanda de potencia. Máxima potencia 306 CV
  • HV: modo híbrido “reducido” para mantener la carga de la batería
  • CHG: fuerza la recarga de la batería generando electricidad a partir del motor térmico

Además de los diferentes modos de funcionamiento del sistema híbrido, el coche tiene cuatro modos de conducción: Eco, Normal, Sport y Trail.

Según el modo de funcionamiento que elijamos, se modifican la entrega de potencia, la asistencia de la dirección, el funcionamiento del climatizador y el sistema de tracción total.

Por último, dos modos más de conducción:

  • Modo SAVE, permite mantener la carga de la batería y reservarla de cara a una utilización posterior, funcionando con gasolina.
  • Modo CHARGE, que permite recuperar carga durante la marcha utilizando el propio motor de combustión.

En movimiento

Para empezar la prueba hemos circulado en modo EV todo el camino sin pasar los límites, en circulación mixta, carretera y ciudad, y hemos conseguido hacer unos excepcionales 69 km en eléctrico 100%.

Por ciudad, muy eficiente

En ciudad a pesar de ser un vehículo grande y voluminoso, se mueve con soltura. La dirección es muy rápida de movimientos y responde al instante, los frenos son enérgicos y nos sirven si nos amoldamos, a recargar algo la batería.

Grandes retrovisores exteriores, una posición de conducción elevada y unos sensores de aparcamiento con la cámara trasera, ayudan y mucho, a que el aparcamiento en superficie sea sencillo. También ayuda, la etiqueta CERO, qué nos permite aparcar y circular por cualquier sitio.

Fuera de la ciudad, gran rendimiento y prestaciones

Se trata de un vehículo ideal para hacer largos viajes, enfocado al confort es capaz de hacer muchos kilómetros sin que notemos cansancio.

El trabajo de las suspensiones es notable, absorbiendo en todo momento las irregularidades del asfalto, que junto a la excelente insonorización del habitáculo, es fácil que la parte trasera duerma a pierna suelta.

A altas velocidades, el vehículo te aconseja cerrar las ventanillas para un mayor confort y simplemente pulsando OK, se encarga de cerrar todas.

Por carretera el enfoque al confort que en autopista es una virtud, aquí es más un debe, y eso que pese a ser un vehículo voluminoso, cumple con nota su cometido.

Se muestra solvente en curvas gracias a la plataforma TNGA-K, que ahora es mucho más rígida, con lo que en curvas de media velocidad, entre bien y se puede ir relativamente rápido sin sustos de balanceos, aunque al acelerar se volverá algo más ruidoso, si por el contrario son curvas lentas, si que se muestra más perezoso.

Conclusión

Una vez llegados hasta aquí, y después de haber leído esta prueba, ¿cuál me interesa más, el RAV4 Plug-in o el RAV4 Electric Hybrid (prueba)

El RAV4 Plug-in que hemos probado esta semana, es más potente, más silencioso y consume menos combustible, y además con la posibilidad de solicitar las ayudas actuales a la compra de coches PHEV, sale a un precio caaasi similar.

Por no hablar de las bonificaciones en impuestos, la gratuidad de aparcamiento en superficie ya sea zona azul o verde, o la libre circulación sin restricciones por cualquier ciudad.

¿Tienes dudas aún?

avatar
20 años a los mandos
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *