Prueba Hyundai Kona N deportividad en formato SUV

Prueba Hyundai Kona N deportividad en formato SUV

El Hyundai Kona N es una rara avis en estos momentos en los que priman los vehículos eléctricos o híbrido enchufables por encima de todo, y por ello, éste Kona N, sobresale sobre el resto.

Hyundai tiene una clara apuesta por la electrificación, donde su máximo exponente es el espectacular Hyundai IONIQ 5 (prueba), un auténtico éxito, pero no han descuidado la deportividad gracias a la diversificación de su gama N.

Y dentro de esta gama N hemos estado con el Hyundai Kona N, un SUV que se muestra muy dinámico y que no tiene rival en el mercado; se trata de un modelo de tracción delantera, equipado con un nuevo diferencial de disco controlado electrónicamente, un motor 2.0 litros Turbo de 280 CV y una puesta a punto especifica para este modelo.

El Kona N pesa 1.510 kilos y mide 4,2 metros de longitud, 1,8 m de ancho y 1,5 m de alto. La distancia entre ejes es de 2,6 metros con lo que garantiza una buena habitabilidad interior. 

Precios

La gama Kona tiene un gran abanico de motores entre los que elegir. Para el modelo que nos atañe esta semana, el Hyundai Kona N tiene un precio de partida de 40.100 euros, un precio muy ajustado para su nivel de prestaciones, preparación, tipo de coche y completo equipamiento de serie.

Hyundai KONA Híbrido 48V 1.0 TGDI 120 CV 4×2desde 19.640 euros
Hyundai KONA Híbrido eléctrico 1.6 GDI HEVdesde 23.990 euros
Hyundai KONA Eléctrico 100 kW 39 kWhdesde 25.140 euros
Hyundai KONA Eléctrico 150 kW 64 kWhdesde 30.140 euros
Hyundai KONA 1.0 TGDI 120 CV 4×2desde 18.390 euros
Hyundai KONA 1.6 TGDI 198 CV 7DCT 4×4desde 28.290 euros
Hyundai KONA N 2.0 TGDI 280 CVdesde 40.100 euros

Deportividad por los 4 costados

A ver quién es el guapo que me dice que el Kona N no mola. Si andas buscando un Kona algo tuneado, estas completamente equivocado, mas allá de las formas, no se parecen en nada.

Ya solo por la pintura (Performance Blue) y los contrastes en negro y rojo, el coche llama la atención. En su conjunto presenta una estética muy atractiva y sobre todo deportiva.

Parte delantera, se diferencia de los demás Kona por una parrilla con tres pequeñas tomas de refrigeración de la parte superior (que hacen de continuación y unión de los faros), unas ópticas muy afiladas y el logo de Hyundai acompañado del logotipo N en un lateral de la parrilla.

En su vista lateral no deja de tener aspecto de SUV, pero los pasos de rueda sobredimensionados, las llantas de 19 pulgadas y los faldones laterales en tonos negro y una fina tira en rojo, que contrastan con la carrocería en Azul Performance Blue, le dan un aspecto más racing.

En la trasera, también se nota diferencia con sus hermanos, aspecto robusto y dos elementos diferenciadores, el alerón con la tercera luz de freno triangular y el difusor sobredimensionado en negro con un ribete rojo, y dos salidas de escape de grandes dimensiones. 

Interior

En el interior se respira deportividad por los cuatro costados, nos olvidamos rápidamente que es un SUV. Materiales de calidad con plásticos duros, y buen acolchado general de los asientos.

Asientos deportivos en cuero y Alcántara con costuras en Blue Performance, que agarran el cuerpo a la perfección y que son configurables el´éctricamente y además calefactables.

En el Hyundai Kona N el espacio interior y habitabilidad no varía respecto a sus hermanos.

La segunda fila es cómoda, con un acceso amplio y buena altura libre al techo, además de ser unos asientos cómodos. La plaza central es algo incomoda, para uso ocasional.

El maletero tiene una capacidad de 361 litros pudiendo llegar a los 1.143 litros si abatimos los asientos traseros.

Volante específico

Solamente es ver el volante y te das cuenta de su gen deportivo, es un flipe, todo hay que decirlo. NO está achatado en la base, es grueso, calefactable, tapizado en cuero perforado con pespuntes en azul y trae diferentes botones con funciones muy específicas para usar en la conducción.

Que los botones sean de diferentes colores y tamaños, hace que sea más fácil de manejarlos al ser muy intuitivo (no tienes que estar buscando en el menú) sobre todo para los modos de conducción.

Uno de ellos en azul, es el selector del modo de conducción y otro, en color rojo, activa la función NGS (N Grin Shift) y hace que el motor vaya a tope durante 20 segundos. (Si lo queremos volver a usar hay que esperar 40 segundos para poder activarlo de nuevo).

Instrumentación digital

La pantalla del sistema multimedia es de 10,25″ táctil, e incorpora un gran abanico de gadgets e información de todo tipo, así como la posibilidad de configurar multitud de elementos del vehículo.

Tiene una visibilidad muy clara, los gráficos son de mucha calidad y justo debajo tiene una serie de botones físicos a modo de accesos directos a la pantalla.

Bloque motor

Hablamos de un motor 2.0 turbo de 280 CV entre 5.500 y 6.000 rpm y 392 Nm de par entre 2.100 y 4.700 rpm. Asociado a un cambio automático de doble embrague y ocho velocidades.

El sistema de tracción es al eje delantero y dispone de un diferencial autoblocante con gestión electrónica que funciona a la perfección.

Para mejorar la deportividad en la conducción el Hyundai Kona N incorpora diferentes elementos como pueden ser la suspensión adaptativa, un diferencial autoblocante controlado electrónicamente, una carrocería reforzada, nuevas geometrías de suspensión y un eje trasero multibrazo.

Diferentes modos de conducción

prueba de la deportividad del Hyundai Kona N es su amplia variedad de modos de conducción. Gracias a una rueda situada al lado del cambio, podemos elegir entre: Normal, Sport y Eco, además en Tracción escogemos entre: Nieve, Nieve profunda, Barro y Arena.

Dinámica

El Hyundai Kona N va realmente bien en todas las situaciones, y aunque hay diferencias pequeñas de dinámica con el i30 N y con el i20 N, responde a la perfección lo que le eches.

Esta hecho para ir rápido, aunque cuando queramos ser más eficientes, activamos el modo ECO, se convierte en todo un ahorrador.

Pero como la deportividad nos llama, deciros que cuando nos metemos en carretera de curvas, el diferencial electrónico de deslizamiento limitado hace un trabajo extraordinario evitando el subviraje y elimina en gran parte las pérdidas de tracción en curva, lo que nos ha permitido ir realmente fuerte y trazar con seguridad.

Tener las suspensiones y el chasis bastante afinados en dureza, evita los balanceos de la carrocería (propios de los SUV), además la dirección coloca muy bien el coche, siendo muy precisa y directa. El sistema de frenado directamente clava el vehículo.

El cambio automático de 8 velocidades es también uno de sus puntos fuertes por su precisión en el manejo y funcionamiento. Es rápido de respuesta al acelerador y cambia con soltura, mientras que las levas en el volante nos permiten un manejo más personal.

El Hyundai Kona N es un vehículo de prestaciones y sensaciones más que de confort.

Y sobre los consumos, rondamos los 9,0 litros yendo con relativa calma, a partir de aquí, todo lo que hagamos incidirá en un mayor consumo, superando con facilidad los 11 l/100 km.

Activamos el Modo N, deportividad extrema

Se trata del modo de conducción más deportivo, donde se modifican muchos parámetros (dureza de suspensión, respuesta motor, etc) e incluso el sonido de escape se hace más ronco.

El Hyundai Kona N se convierte en una tabla, vas pegado al asfalto y parece que vayas en un kart. Tiene 3 niveles disponibles para ajustar la suspensión y si nos decantamos por el más duro, ya puede estar bien asfaltada la carretera y pasar con cuidado los badenes, o preocúpate de tus posaderas.

El coche va por raíles, y nos permite ir realmente muy rápido y además con seguridad. La respuesta al acelerador es inmediata y la gestión del cambio mediante las levas nos permite llevarlo a nuestro gusto.

NGS

Pero si esto no es suficiente, y quieres sensaciones más radicales, basta con presionar un botón rojo ubicado en el volante en el que se puede leer “NGS” por N Grin Shift. 

El Hyundai Kona N actúa sólo y la caja DCT de 8 velocidades baja automáticamente hasta la marcha en la que te pueda ofrecer el máximo rendimiento en aquel momento y durante 20 segundos los 300 CV funcionan a todo trapo. (Usarlo con cuidado)

En un cronógrafo se muestra con una cuenta atrás en el cuadro los segundos que te quedan de uso del NGS. Si lo quieres volver a usar, tarda 40 segundos en volver a estar disponible.

Conclusiones

Es un SUV-B con un exterior muy atractivo y deportivo, buen espacio interior y cargado de equipamiento en asistentes de conducción, seguridad y conectividad.

Y por si esto fuera poco, 280 caballos de potencia, un chasis que va realmente bien y unas prestaciones sobresalientes. Si quieres algo “diferente” y con una relación de precio/equipamiento/prestaciones muy bueno, plantéatelo.

avatar
20 años a los mandos
No hay comentarios todavía, Se el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *